Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 INTERNACIONAL MARTES 7 s 8 s 2007 ABC La farmacéutica dice que la sentencia perjudicará a la investigación P. M. DÍEZ NUEVA DELHI. Aunque la compañía suiza anunció ayer que no recurrirá ante el Tribunal Supremo la desestimación de su demanda contra la ley de patentes de la India, sí que arremetió con violencia contra dicha decisión judicial. En un comunicado difundido en su página web, el director de Novartis India, Ranjit Shahani, aseguró que el fallo tendrá consecuencias negativas a largo plazo para la investigación y el desarrollo de mejores medicamentos Por su parte, el profesor Paul Herrling, jefe de investigación de la empresa, criticó las claras insuficiencias de la ley india de patentes, perjudiciales para los pacientes y la salud pública Argumentando que sólo trabajando en la innovación se consiguen avances en la medicina Novartis lanzó una velada amenaza al Gobierno indio: Si la ley de patentes no reconoce estos importantes progresos, los pacientes pueden verse privados de nuevas y mejores medicinas indicó Herrling. Haciendo oídos sordos a las 420.000 personas de todo el mundo que habían pedido que retiraran su demanda, la empresa continuó con su pulso al Ejecutivo indio al manifestar que la decisión final sobre el Glivec será tomada por el nuevo Consejo de Patentes y Propiedad Intelectual. Además, Novartis recordó que dicho medicamento había sido patentado en cerca de 40 países y que sus tratamientos beneficiaban a 33 millones de personas, incluyendo el reparto gratuito de Glivec en India bajo prescripción facultativa. La demanda de Novartis arrancó a principios de año y ha sido seguida con gran expectación. Novartis pierde la batalla legal contra la ley de patentes de la India La sentencia, histórica, apoya el uso de genéricos frente a los grandes laboratorios PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL NUEVA DELHI. Los medicamentos genéricos, y con ellos todos los pacientes de los países pobres que no pueden costearse un tratamiento médico, ganaron ayer una batalla a las grandes compañías farmacéuticas. En un caso histórico que ha levantado gran expectación en todo el mundo, el Alto Tribunal de Chennai, al sur de la India, rechazó ayer la demanda interpuesta por el grupo suizo Novartis contra el Gobierno de este país por negarse a patentar uno de sus fármacos contra la leucemia, el Glivec. La compañía europea había denunciado que la ley de patentes india, que entró en vigor el 1 de enero de 2005, violaba los derechos de propiedad intelectual salvaguardados por la Organización Mundial del Comercio (OMC) Y es que la cláusula 3- D de dicha regulación sólo permite patentar los medicamentos que sean auténticas innovaciones y que hayan sido elaborados después de 1995, año en que India se sumó a la OMC. Aunque el Glivec era anterior a esa fecha, Novartis se amparaba en las modificaciones posteriores efectuadas sobre dicho producto para que fuera absorbido mejor por el organismo, por lo que consideraba que debía haber sido patentado en India. Frente a dicha opinión, tanto el Gobierno como los tribunales de este país han optado por romper una lanza a favor Logotipo de la gigante farmacéutica Novartis en su sede de Basel, Suiza de los medicamentos genéricos para garantizar el acceso a los mismos de los más desfavorecidos. No en vano, las copias sin marca que se fabrican en India de este fármaco cuestan sólo unos 190 euros, mientras que Novartis vende sus originales dosis mensuales de Glivec por diez veces más, casi 2.000 euros. Por ese motivo, el director de la ONG de ayuda humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) Tido von Schoen- Angerer, se apresuró ayer en calificar como gran victoria la sentencia del tribunal del estado de Tamil Nadu. Supone un gran alivio para millones de pacientes y doctores de los países en vías de desarrollo que dependen de las medicinas asequibles fabricadas en India se congratuló el director de Médicos Sin Fronteras. La satisfacción del responsable de MSF era comprensible porque lo que estaba en juego no era sólo el futuro del Glivec, sino de numerosos fármacos genéricos que se elaboran ahora en la India. En caso de que el tribunal de Chennai hubiera fallado a favor de Novartis, dicha sentencia podría haber animado a otras farmacéuticas a reivindicar la patente sobre los medicamentos genéricos contra el sida que se fabrican en este país, y que suponen el 84 por ciento de los fármacos utilizados por MSF contra dicha enfermedad. Una gran victoria Carlos Ugarte UNA BUENA NOTICIA urante muchos años de trabajo en los contextos más olvidados, los equipos de Médicos sin Fronteras han podido comprobar que una de las grandes catástrofes humanitarias es la falta de acceso a tratamientos vitales, fácilmente disponibles en los países desarrollados. Los medicamentos ge- D néricos de India han jugado un papel fundamental en la reducción de precios de estos fármacos, como los utilizados en la terapia del SIDA. Gracias a la competencia ofrecida por los genéricos indios, una triple terapia antiretroviral que en el año 2000 costaba más de 10.000 euros por paciente al año, se redujo, en menos de dos años, a unos 300 euros. Esto significó para cientos de miles de personas la diferencia entre vivir o morir. Por ello, India se ha convertido en la farmacia de los países pobres y cualquier amenaza a su actual ley de patentes- -la cual evita otorgar monopolios a fármacos que no son realmente nuevos y así seguir produciendo genéricos- -no sólo afecta a ese país sino al resto del mundo en desarrollo. Por ampliar el monopolio de un fármaco que no era realmente nuevo, Novartis puso en jaque esa ley que favorece el acceso a la salud para millones de personas. Es importante recordar que India es el mayor productor de medicamentos genéricos del mundo y que un 70 por ciento de sus exportaciones farmacéuticas se destina a países en vías de desarrollo. Por ejemplo, Lesotho compra el 95 por ciento de todos sus medicamentos a distribuidores indios para el sector público. El 70 por ciento de tratamientos contra el Sida comprados por UNICEF, IDA, el Fondo Global y la Fundación Clinton proceden de India. Defender que el sistema actual de patentes favorece la I+ D es cegarse ante la enorme injusticia que sufren los pacientes de enfermedades mortales en los países más pobres que se benefician de esa I+ D en un insultante y cruel uno por ciento. Medio millón de personas ya habían pedido a la farmacéutica que se retirase del juicio. Asimismo, el Congreso de los Diputados en España y cinco parlamentos autonómicos manifestaron su apoyo al gobierno indio además de numerosos congresistas europeos y norteamericanos y otras personalidades. El fallo del tribunal indio es una buena noticia que debe servir para que se deje de amenazar el acceso a medicamentos de los países más pobres. Responsable de relaciones institucionales de Médicos sin Fronteras