Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 DEPORTES Fórmula 1 s Gran Premio de Hungría LUNES 6 s 8 s 2007 ABC La FIA dinamita a Alonso y al campeonato La Federación Internacional sancionó al piloto español sin pruebas, contra las declaraciones de McLaren y sin que el reglamento apoye la decisión J. M. CORTIZAS ENVIADO ESPECIAL BUDAPEST. Fernando Alonso se quedó mudo cuando, la medianoche del sábado, recibió la llamada de su representante, Luis García Abad, quien a su vez había sido telefoneado por Ron Dennis. Y más, en la recámara de un Gran Premio que se antojaba como el definitivo punto de inflexión de la temporada. El asturiano y los suyos percibieron un desagradable aroma a podrido. También muchos de los que no se alinean entre las huestes del bicampeón. La FIA lo había vuelto a hacer: convertir un problema doméstico en un conflicto de irreparables consecuencias. Si inexplicable resultó la tardanza del veredicto- -firmado a las 23.35 horas y recibido un cuarto de hora más tarde por Dave Ryan, mánager general de McLaren, después de que pasadas las nueve de la noche se avanzara un escrito diciendo que no había incidencias, al que siguió la publicación provisional de la parrilla de salida a las 22.30 horas- más inverosímiles fueron los motivos apuntados por la FIA para hacer perder cinco puestos al campeón. De haber mediado tiempo- -los pilotos están indefensos en ese aspecto- un estudiante de segundo de Derecho, de los de aprobado raspado, habría desmontado la patraña oficial al instante, por mucho que ésta aparezca encabezada con la firma del máximo baranda deportivo en el Mundial de F- 1, el abogado Tony Scott Andrews, catapultado al cargo desde sus anteriores puestos de responsabilidad en el G. P. de Gran Bretaña y otras competiciones del Reino Unido. Porque la sanción se basa, simplemente, en que la FIA no cree a McLaren. Ni más, ni menos. No aporta datos, ni pruebas que desvelen una conducta ajena a las pretensiones del equipo, que es el que puede maniobrar a su antojo en una tanda de calificación, la sublimación de la estrategia. Recoge el escrito un repaso cronológico a los hechos, incluida la negativa de Hamilton a obedecer a su equipo y entrar en boxes cuantras la calificación y las recogidas en el informe oficial. Ante los medios, Alonso y Dennis dijeron que el encargado del lollipop -el cartel que deja vía libre al piloto- -lo levantó antes de tiempo al percatarse de la presencia de Hamilton, mientras a Alonso le mantenían sus ingenieros la cuenta atrás a la espera de estar sin tráfico en pista. La FIA dice que no Que hubo 10 segundos de espera innecesaria, explicados por Alonso como un diálogo con sus ingenieros para corroborar si habían optado por una buena elección de neumáticos. Extrañísima coartada. Además, la FIA corroboró que en esos momentos sólo había en pista cuatro coches (Fisichella, Hamilton y Raikkonen, amén del español) dato que reconoció ayer como cierto el team en un comunicado. Atendiendo a suposiciones- -no está escrito que Hamilton pudiera recuperar la pole de haber tenido una opción extra- la FIA entendió que Alonso impidió innecesariamente volver a pista a su compañero y le crujió cinco puestos. ¿Por qué no sólo uno, asumida la necesidad de una reprimenda? El único perjudicado fue Hamilton, ningún otro piloto. O, ¿por qué no ejemplarizar y enviar al español al fondo de la formación? por citar el otro extremo posible. La llegada del ovetense al circuito supuso un tumulto. No realizó declaraciones, aunque ya al amparo de su motorhome dejó entrever su enfado, su disconformidad con la sanción y reiteró que se limitó a esperar el final de la cuenta atrás y de las órdenes dadas por su equipo. Se supo, además, que los malos cálculos estuvieron a punto de dejarle sin su giro más veloz, ya que cruzó la línea de meta con 0,6 segundos de La FIA entendió que el bicampeón mundial impidió innecesariamente volver a la pista a su compañero, Hamilton, lo que niega McLaren El organismo no se cree que la maniobra sea una decisión del equipo, pero tampoco valora que el inglés se saltara las órdenes do fue requerido. La bola de cristal de los comisarios sí encontró sintonía con el inglés, cuyo comportamiento puede ser deleznable para su escudería, no para el devenir de la ronda de calificación. No se hace referencia al diálogo electrizante entre el piloto británico y su jefe Ron Dennis, cuando se le reclama para que deje vía libre a Alonso. La Prensa inglesa recogía ayer textualmente un extracto de la bronca en los siguientes términos: -Hamilton a Dennis: No me jodas otra vez -Dennis a Hamilton: No me jodas tú hablándome así -Hamilton a Dennis: Vete a tomar por el c... Hay, sin embargo, un baile entre las versiones ofrecidas Hamilton: Alonso no me habla desde el sábado, ignoro si tiene un problema El británico vive en otro mundo. El que le interesa después de su desobediencia ante el equipo. Manifestó con ironía que desconoce si el español está enojado con él, al asegurar en rueda de prensa que no me habla desde ayer (sábado) así que ignoro si tiene un problema Reconoció que no hay buen ambiente en McLaren: Cuando fui a ver a mis ingenieros, el ambiente estaba enrarecido, parecía que les había hecho algo comentó el británico, que añadió que Ron (Dennis) estaba muy enfadado con lo ocurrido No obstante, el joven piloto afirmó que aunque es una situación difícil, siempre hay que luchar por lo que uno cree y que por ello, cuando el equipo explicó lo ocurrido defendió su postura hasta el final Después se olvidó de la crisis interna y habló de su victoria: Estoy muy contento; el equipo ha dado un paso adelante en las últimas dos semanas margen para la vuelta extra. Encajó la controversia con el espíritu de a quien le pitan un penalti injusto Pero la familia de McLaren, la misma que hasta ahora le ha mirado de reojo, ha comprobado su integridad a la vez que ya sabe cómo se las gasta Hamilton, atrapado en su ambición, convenientemente regada y abonada, dicho sea de paso, por Ron Dennis, al que el petardo le ha explotado en la cara. La papeleta que se le plantea ahora al conjunto angloalemán es compleja, indeseable pese a contar con los dos primeros espadas de la corrida. Tarde o temprano, deberá mediar para poner orden. Quedan seis carreras y si se deja carta blanca a Alonso y Hamilton, alguno puede salir mal parado. O no. Quizá lo mejor sea que cada uno se las componga como pueda. Claro que a Ron Dennis le ha crecido tanto su cachorro que ya ha percibido su primer signo directo de rebeldía.