Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CIENCIAyFUTURO LUNES 6 s 8 s 2007 ABC La duración de las olas de calor en Europa se ha duplicado en el último siglo ABC MADRID. La ola de calor que afecta este verano al este de Europa no es un fenómeno extraño. Desde 1880, la frecuencia de días extremadamente calurosos casi se ha triplicado y su duración se ha multiplicado por dos, según un estudio que investigadores suizos publican en la revista especializada Journal of Geophysical Research Trabajos previos habían mostrado que el cambio climático favorecerá la aparición de olas de calor en Europa, como auguró en abril un panel de Naciones Unidas. Este último estudio sugiere que esos efectos ya se están sintiendo. Paul Della- Marta de la Universidad de Berna (Suiza) y sus colaboradores se basan en las mediciones de las temperaturas diarias en 54 estaciones entre Suecia y Croacia. Las mediciones realizadas son las más exactas obtenidas hasta la fecha, según la Unión Geofísica de Estados Unidos. Indican que las olas de calor duran ahora un promedio de tres días, mientras que en 1880 no superaban más del día y medio. Para los autores, olas de calor de más de dos semanas de duración como la que sufrimos en España y otros países europeos en verano de 2003 son probablemente un síntoma del cambio climático. Las primeras señales de alarma de ese temido cambio se remontan a los años 50, según los trabajos de Della- Marta. El nuevo análisis es una prueba documentada más de que el clima de Europa occidental es cada vez más extremo. Estos resultados aportan más pruebas para la opinión de los científicos climáticos de que Europa occidental sufrirá algunas de las consecuencias sociales y climáticas más graves del cambio climático y que, además, en el futuro vivirá con mayor frecuencia veranos tremendamente calurosos como el de 2003 dijo Della- Marta. Sólo en 2003, la ola de calor en Europa se cobró la vida de más de 20. 000 personas. En España, con una población habituada a las altas temperaturas, la cifra alcanzó las 141, sin contar a los enfermos crónicos a los que el calor empeoró su situación. El número de víctimas se incrementará por las altas temperaturas. El repunte no se equilibrará con menos fallecimientos por inviernos más templados, según predice un estudio estadounidense. Imagen de un pulmón afectado por un tumor EPA Identificado un gen capaz de bloquear el cáncer de pulmón Científicos estadounidenses descubren que LKB 1 participa en la aparición, la diferenciación y la metástasis del tumor N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Un gen clave en la aparición de tumores tan diferentes como el cáncer de intestino, de mama, de útero o de páncreas también podría actuar también como un freno (o un acelerador) en la aparición del cáncer de pulmón. Entre otras misiones el gen LKB 1 tendría la de frustrar la formación de este tumor, pero las versiones mutadas o alteradas acelerarían la enfermedad. A esta conclusión han llegado científicos de tres centros de Estados Unidos tras estudiar en ratonesla función de LKB 1, un viejo conocido de los investigadores oncológicos. Esa capacidad para bloquear o acelerar el desarrollo de los tumores la poseen los genes supresores de tumores. Aunque los autores de este estudio aseguran que sus trabajos permiten predecir que LKB 1 es más poderoso que otros genes supresores conocidos. Las múltiples funciones de este gen actúan en todas las fases del desarrollo del tumor, desde el inicio. Participa en la transformación de las células sanas del pulmón en células cancerígenas, así como en la metástasis o en la diseminación del tumor a otras zonas del organismo. Las conclusiones de los científicos estadounidenses se presentan hoy en la edición digital de la revista Nature Y lo hacen con el optimismo de haber dado un paso importante en el abordaje del cáncer de pulmón. Si se confirman en tumores humanos los resultados alcanzados en ratones, podríamos mejorar el diagnóstico y el tratamiento de los enfermos apunta Kwok- Kin Wong, coordinador del estudio desde el Instituto del Cáncer Dana Farber. La presencia mutada o alterada de este gen actuaría como un marcador para predecir el desarrollo y expansión de la enfermedad. Los oncólogos podrían indicar tratamientos más agresivos en pacientes en los que se haya comprobado la alteración. Los mecanismos regulados por este gen también podrían convertirse en posibles objetivos terapéuticos. combinación de las mutaciones en Kras y LKB 1, no sólo conducían a la aparición de tumores más agresivos sino que se formaban carcinomas de pulmón de células escamosas y grandes, de peor pronóstico. El equipo del doctor Wong define a LKB 1 como un potente supresor tumoral aunque también está convencido de que existen otros con esa capacidad aún por descubrir La importancia de este supresor tumoral no ha pasado desapercibida para otros grupos de investigación. A menudo este gen se encuentra mutado en personas con el síndrome Peutz- Jeghers, en los que existe una mayor incidencia del cáncer. Conocer las mutaciones en este gen y sus funciones son vitales para el control del cáncer y, en particular de el de pulmón. Un supresor tumoral potente Enfermedad más agresiva Un clima más extremo El estudio se realizó con ratones con una forma defectuosa de otro gen llamado Kras, que conduce a la formación y crecimiento del cáncer de pulmón. Los científicos vigilaron el desarrollo de la enfermedad en animales en los que también estaba mutado LKB 1, y compararon los resultados con otros ratones que tenían alterados otros genes supresores de tumores. Descubrieron que la Más información: http: www. dana- farber. org El atún azul, en grave peligro si se mantienen sus niveles de pesca ABC MADRID. Un equipo internacional de científicos del programa de Censo de la Vida Marina ha conseguido desvelar, después de diez años de trabajo, los secretos de la migración del atín azul, en el que es el mayor estudio llevado a cabo con esta especie hasta la fecha. Los científicos creen que dos especies diferentes de este pez comparten los mismos caladeros en el Atlántico antes de tomar, cada una, direcciones opuestas en su búsqueda de alimento. Para conseguir averiguar el patrón que sigue esta migración, los científicos han marcado, para su seguimiento, a más de un millar de ejemplares. Del estudio, que también muestra cómo varían las poblaciones de atún azul, indica un preocupante descenso en el número de ejemplares en el Atlántico Norte, donde esta especie siempre ha sido muy numerosa. Si se mantienen los niveles de pesca, dicen los investigadores, podría desaparecer durante las próximas décadas. El atún azul es un animal especial. Es uno de los peces más grandes del océano- -alcanzan los 700 kilos- poseen un metabolismo caliente y pueden vivir 25 años, También es uno de los más rentables; en Japón algunos ejemplares alcanzan los 100.000 dólares.