Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo LUNES 6- -8- -2007 ABC Un interruptor en la nariz determina el sexo del cerebro Según científicos de Harvard, ratones machos y hembras tienen idénticos circuitos neuronales, y la conducta sexual depende del órgano que huele las feromonas JAVIER YANES MADRID. Dice la sabiduría popular que el sexo está en el cerebro Pero según la ciencia, y aunque resulte mucho menos intelectual, tal vez debamos sustituirlo por el sexo está en la nariz Al menos en lo que respecta a los ratones. Investigadores de Harvard publican un estudio en la edición digital de Nature que obligará a replantear el esquema clásico del desarrollo del comportamiento sexual en los mamíferos. De acuerdo a la doctrina clásica, los cerebros de machos y hembras contendrían un cableado diferente que determina la conducta reproductiva. Este dimorfismo sexual se plasmaría durante el desarrollo del individuo, como consecuencia de las directrices hormonales programadas en los cromosomas. En el instituto Howard Hugues, de la prestigiosa universidad norteamericana, la francesa Catherine Dulac dirige sus investigaciones a diseccionar funcionalmente los circuitos cerebrales que gobiernan la sexualidad de los roedores, tanto en sus manifestaciones finales- -rituales de apareamiento y cuidados maternales- -como en los orígenes de todo affaire ratonil, que comienza, antes incluso de que las miradas de él y ella se entrelacen, con un estímulo químico que, como dice la canción, flota en el aire: las feromonas. tas hormonas aéreas, cuentan con un dispositivo específico para detectarlas: el órgano vomeronasal (OVN) o de Jacobson. Se trata de un par de cavidades gemelas situadas entre la nariz y la boca, y cuyo interior está tapizado por un tipo especial de neuronas olfatorias, conectadas por los nervios vomeronasales a dos estructuras encefálicas llamadas bulbos olfativos accesorios, que a su vez enlazan con regiones del cerebro implicadas en el comportamiento sexual, como la amígdala. El típico movimiento siseante de la lengua de las serpientes tiene por objeto transportar moléculas del aire al OVN, y el llamado reflejo de Flehmen -la elevación del labio superior habitual en ciertos animales, como los caballos- -tiene también como propósito insuflar muestras químicas del aire en estas fosas sensoriales. Hace siete años, científicos alemanes descubrieron una proteína del ratón que sólo aparece, de forma exclusiva y abundante, en el OVN. Se trata de una molécula que actúa como válvula para permitir la entrada de calcio en la célula, y que cumple una función en las neuronas vomeronasales, participando en la transmisión del mensaje sexual de las feromonas hacia el cerebro. En ausencia de esta proteína, llamada TRPC 2, el OVN no funciona, el animal se vuelve insensible a las feromonas, y su comportamiento sexual se altera: los ratones, privados de esta orientación natural, se aparean indistintamente con individuos de uno y otro sexo, y pierden respuestas feromonales, como la pelea, en el caso de los machos, y la agresividad de la madre frente a los intrusos. Hasta aquí, los resultados no contradecían la teoría clási- EL SEXO DE LOS RATONES, CUESTIÓN DE NARICES Las diferencias en el comportamiento sexual de ratones machos y hembras no depende, como se pensaba, de la existencia de circuitos cerebrales diferentes en ambos sexos, sino de las feromonas, captadas por el órgano vomeronasal (OVM) situado en la nariz y que activan uno u otro comportamiento Love is in the air Las numerosas especies animales que se comunican sexualmente por medio de es- Sistema olfatorio humano Los seres humanos tienen un OVN atrofiado. Su sensibilidad al efecto de las feromonas es cuestión de debate Bulbos olfatorios Nervios vomeronasales (no demostrados) Mucosa olfatoria Órgano vomeronasal (posiblemente sin funcionalidad) Las feromonas humanas, una polémica sin fin ¿Es aplicable a nosotros el modelo de los ratones? Dulac alberga pocas dudas: Absolutamente no. Los primates superiores carecemos de órgano vomeronasal. Los datos moleculares confirman que el TRPC 2 humano es un pseudogen no funcional. No creo que quepa más controversia sobre esto Pero pese a la rotundidad de la doctora, si algo no falta en este asunto, es precisamente controversia. El OVN fue identificado por primera vez en humanos en 1703, aunque su tamaño, el escaso tapizado neuronal y la ausencia de nervios vomeronasales detectables, han hecho concluir a muchos científicos que es un vestigio evolutivo atrofiado. Estudios anatómicos rigurosos han determinado que el OVN existe en todos los humanos, aunque su funcionalidad es otro cantar. Algunos apuestan por ella, apoyando sus teorías en indicios como la sincronización menstrual espontánea entre mujeres. El científico David Berliner, firme defensor de la existencia de feromonas humanas, colgó la bata para crear una empresa que fabrica perfumes basados en estos presuntos atrayentes químicos humanos. Anatomía del ratón Área preolfativa e hipotálamo Bulbos olfatorios accesorios Bulbos olfatorios Nervios olfativos Cortex Tálamo EFECTOS DE LAS FEROMONAS Hembras Bulbos olfatorios accesorios Circuito hembra activado Machos Bulbos olfatorios accesorios Circuito hembra inactivo Nervios vomeronasales Órgano Vomeronasal Estímulo Órgano Vomeronasal Circuito macho inactivo Receptividad sexual a los machos Estímulo Circuito macho activado Mucosa olfatoria Feromonas de ratón macho Feromonas de ratón hembra ABC Carlos Aguilera Los científicos creen que ambos sexos disponen de circuitos macho y hembra, que se activan o no según los estímulos recibidos desde el OVN 1 Si el OVN está averiado se dan conductas sexuales aberrantes. Las hembras se vuelven agresivas y no cuidan de sus crías. Los machos se aparean con ambos sexos 2 Agresividad con otros machos y apareamiento con las hembras