Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es LUNES 6- -8- -2007 ABC La mafia etarra recrudece sus amenazas a los empresarios y les exige 400.000 euros Si no contesta a nuestra petición, daría vía libre para decidir acciones en contra de sus bienes y persona D. M. MADRID. Aunque no pronuncian la palabra secuestro, los empresarios vascos y navarros han expresado su máxima preocupación por el tono muy amenazante y absolutos improperios que recogen las últimas cartas de extorsión de la mafia ETA, en las que la banda llega a exigir hasta 400.000 euros, la cantidad más elevada de las últimas fechas. El recrudecimiento de las amenazas y el incremento de la cantidad es interpretado por fuentes de la lucha antiterrorista como un evidente síntoma de que la dirección etarra necesita dinero para tener engrasada su maquinaria asesina, activa en todos sus frentes desde el pasado 5 de junio tras dar por fracasada su negociación con el Gobierno de Zapatero. Y los especialistas citan dos motivos por los que ETA tendría un déficit en sus arcas: durante la tregua- trampa, muchos empresarios dejaron de pagar y la ausencia de Batasuna en las instituciones dejó en suspenso inyecciones económicas procedentes de ayuntamientos y del Gobierno vasco. No obstante, esta última fuente de financiación ha sido recuperada por ETA y la izquierda abertzale gracias a la presencia de ANV en consistorios vascos y navarros. De la última remesa de cartas se tuvo conocimiento ayer y fue denunciada por el Círculo de Empresarios Vascos. Remitidas en la segunda quincena de julio, los delincuentes etarras, en su habitual tono mafioso, exigen 400.000 euros a modo de ayuda económica a favor de Euskal Herria que deberá entregar de forma discreta en los círculos habituales de la izquierda abertzale en billetes de 20, 50 y 100 euros. Uno de esos círculos estaba instalado en el bar Faisán, situado en Behobia (Guipúzcoa) que fue desmantelado el verano pasado por la Policía. En este caso se encuentra imputado, entre otros, el dirigente del PNV Gorka Aguirre. Escritas la mayor parte en euskera, los criminales encabezan las cartas diciendo al em- Reproducción de una carta enviada por ETA a un empresario; en ella exige 400.000 euros, la mayor cantidad reclamada por la banda en las últimas fechas mientras se obligue a los ciudadanos vascos a dar dinero para pagar infraestructuras políticas y militares extranjeras, habrá que hacer un gran esfuerzo económico Así, ETA se dirige directamente y por su nombre al empresario para pedirle hasta 400.000 euros. La carta termina con una determinante amenaza al advertir al empresario de que si no contesta a nuestra petición, daría vía libre a Euskadi Ta Askatasuna para decidir acciones- -es decir, atentado o secuestro- -en contra de sus bienes y o de su persona y le exige que no se ponga en conocimiento de ningún cuerpo policial, si no quiere causar daño a nadie Al finalizar el texto en euskera, ETA realiza un resumen del contenido de la carta en castellano por si el empresario no habla la lengua vasca y en previsión de que al solicitar una traducción pudiera poner en En los círculos habituales presario que se ponen en contacto con él teniendo en cuenta su capacidad económica Luego, repiten sus arcaicos tópicos reivindicativos sobre que Euskal Herria está bajo el dominio de los estados español y francés a quienes debe pagar impuestos obligados Con tono amenazador, y a modo de ejemplo, los criminales recuerdan a su víctima que hay ciudadanos vascos que colaboran desde sus bolsillos y voluntariamente con iniciativas culturales a favor del euskera, imprescindibles para la construcción y el desarrollo del pueblo vasco El texto añade que ETA siempre ha tenido que hacer frente a multitud de necesidades económicas en la lucha a favor de los derechos democráti- cos de Euskal Herria y señala que las iniciativas que desarrolla para obtener financiación no contribuyen al enriquecimiento personal de los miembros de la organización, tal y como hemos demostrado los gudaris de ETA durante décadas de actuación Por ello, dice la carta, mientras dure el conflicto, mientras se nieguen sus derechos a Euskal Herria y