Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 5- -8- -2007 RICOS SOLEMNES 40 95 Carlos Slim TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO arecía si no imposible- -para Carlos Slim pocas cosas deben serlo- sí muy difícil, dada la talla del adversario. Pero el caso es que los que saben llevar las inabarcables cuentas de los poderosos que en el mundo son, lanzaron en julio la noticia de que el hasta ahora acaparador del puesto número uno de entre los magnates- -Bill Gates, dueño de Microsoft- era desbancado por Slim, que se ha convertido así en el hombre más rico de los cinco continentes y lugares adláteres que tampoco es cosa de andar regateándole a quien acechaba el trono de Midas. El hombre que desbancó a Bill Gates P Ya quisieran los panes y los peces del Evangelio, o, digamos mejor, los manitos de escasos o escasísimos recursos, multiplicarlos con la maestría de la que el ingeniero -nombrado así porque estudió Ingeniería civil- ha demostrado ser capaz. Y es que, como decía un millonario andaluz, lo difícil es hacer el primer millón, el resto viene por sí solo Mexicano de 1939, don Carlos es viudo y padre de seis hijos. Igual que hay niños precoces para el cine o el canto, él lo fue para los negocios, -territorios apache, comanche, sioux o del Séptimo de Caballería, aunque todos igualmente peligrosos- en los que se inició a los ocho años. Perteneciente a la tercera generación de una familia de inmigrantes libaneses, a petición de su padre, don Julián Slim Haddad, comenzó a trabajar en una tienda, La Estrella de Oriente que pertenecía a la familia, y cuyo nombre dice de esas raíces que se esté donde se esté, siempre se encuentran prendidas al borde de la memoria. El niño que estudió con los agustinos, el joven que se graduó en la Universidad Nacional Autónoma de México, realizó posteriormente un curso sobre evaluación de proyectos y desarrollo económico en la CEPAL. Vivió después una corta etapa como docente, y trabajó como broker en la Bolsa mexicana. Siguiendo pautas de su progenitor hizo números redondos con la compra- venta de edificios a bajo precio en México D. F. De que Slim era un adolescente precoz más que dispuesto a que su talento no se fuera perdiendo en los consabidos cumpleaños, da idea de que con sólo 12 años- -uno antes quedó huérfano de padre- llevaba un registro de sus inversiones en bonos. Aunque ahora se detalle, dentro de lo posible, su biografía económica, hay que decir, de entrada, que según publicó la revista Forbes, su fortuna equivale al 7 del PIB mexicano. En los sesenta comenzó a forjar el que sería su personal milagro: su imperio. Jarritos del Sur, una embotelladora de refrescos, fue el primer paso de una maratón imparable. Inversora Bursátil, una constructora e inmobiliarias, la empresa tabaquera Galas- -rebautizada como Grupo Carso, nombre tomado de la primera sílaba del suyo y del de su esposa, Soumaya- fueron punto de partida. Fue su habilidad para convertir empresas ruinosas en provechosas lo que le valió el apelativo de Rey Midas, que ahora ostenta con todas las de la ley financiera, o lo que viene a ser la de los números, que dicen que nunca engañan. Entre las firmas que reestructuró se encuentran Cigatam, del sector tabaquero, desde la que controla la mitad del mercado nacional al producir marcas como Philip Morris y Marlboro; el Grupo Sanborns, cadenas de tiendas, centros comerciales y cafeterías; Condu- Maratón imparable mex, dedicada a negocios de bienes de capital e intermedios; Nacore y Frico, dedicadas al sector minero- metalúrgico del oro, la plata, el cobre, el aluminio, en un etcétera capaz de generar insomnio con sólo leerlo. Pero lo que sería la clave de su casi inabarcable imperio llegó dos años antes. Ocupaba la presidencia del país Carlos Salinas de Gortari, cuando Slim realizó su operación fetiche, considerada por muchos como el pelotazo definitivo de su vida, pero también una gran y llamativa mancha negra, aunque el asunto no fuera petrolero. De manera controvertida, se hizo con la compañía estatal Teléfonos de México (Telmex) por la nada despreciable cantidad de 8.000 millones de dólares, que alcanzan hoy una capitalización de más de 20.000. La compañía continúa siendo prácticamente un monopolio, y, además, sus tasas de interconexión están entre las más altas del mundo. Slim es, en la actualidad, presidente honorífico vitalicio y presidente del comité ejecutivo de la empresa. En 1997, el corazón le dio un serio aviso y estuvo internado durante tres meses en Houston. Sabedor, algo lógico dado su talento, de que nació y habita en un país donde la pobreza es plaga endémica, se interesó por la filantropía. Claro que en esta parcela no le faltan serias críticas porque, se comenta, que tras la bella fachada se oculta, ¡ay! lucro personal. En fin, doctores tiene la Economía. No obstante, magnate de tanto postín- ¡el hombre más rico del mundo! -no puede ignorar el mecenazgo artístico y el social. En 1994 creó el Museo Soumaya, en cuyos fondos figura la más importante colección, fuera de Francia, de Auguste Rodin; los grandes pintores de la historia forman parte de la pinacoteca. En abril de 2004, Soumaya Slim inauguró en la sala de exposiciones del BBVA, en Madrid, 71 piezas del museo que lleva el nombre de su madre, fallecida en 1999. Carlos Slim hijo preside, desde 2004, Carso y Telmex; su hermano Patrick, América Telecom y América Móvil y Marco Antonio dirige Inbursa. La saga continúa. Más información: http: www. forbes. com El mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo ABC