Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4- -8- -2007 40 VICIOS Y VIRTUDES E. Rodríguez Marchante 69 Icíar Bollaín y Gracia Querejeta, duelo de directoras por la Concha de Oro JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. La incuestionable factura del Festival de Cine de San Sebastián hace que cada edición se convierta para sus organizadores en un enorme reto con el fin de ofrecer lo mejor de la temporada a nivel internacional. Y, aunque cada sección del certamen se mantiene con entidad propia, la oficial a concurso y, dentro de ella, la participación española, logra convertirse en punto de interés hasta que se dan a conocer los títulos, que este año llevan las firmas de Icíar Bollaín y Gracia Querejeta. Mataharis y Siete mesas de billar francés son, respectivamente, los trabajos que las cineastas ponen sobre un tapete en el que el jurado tendrá que mover ficha del 20 al 29 de septiembre. Las dos directoras han participado anteriormente en el encuentro cinematográfico. La actriz, guionista y realizadora Icíar Bollaín compitió en 2003 con Te doy mis ojos y obtuvo la Concha de Plata al mejor actor (Luis Tosar) y a la mejor actriz (Laia Marull) La directora y guionista Gracia Querejeta concursó en 1996 con El último viaje de Robert Rylands y en 1999 con Cuando vuelvas a mi lado y la cinta se llevó el galardón a la mejor fotografía (Alfredo F. Mayo) y una mención especial para Gracia por la calidad de su dirección. LAS CHANCLAS DE DEDO iempre creí profundamente acertada aquella definición del mundo por la cual éste se dividía entre los paseantes que miran a los que están sentados en las terrazas y los que están sentados en las terrazas que miran a los paseantes. Dos maneras de ver el mundo, que siempre es lo de allí Y sobre esta base teórica, hay tantos puntos por los que partir el mundo en dos mitades como, al menos, maneras de tomarse el arroz en un chiringuito de playa (desde el sospechoso amarillo, al peligroso negro, incluyendo el sencillamente pasado No quisiera que se me acabase esta columna sin proponer una división propia: El mundo se divide entre los que soportan las chanclas de dedo y los que no las soportamos. No sé los demás de mi grupo, pero si yo no soporto este tipo de chanclas no es por una cuestión estética ni de principios: simplemente me da grima llevar un trozo de goma rígido entre los dedos pulgar e índice del pie (estoy casi convencido de que no se ha de llamar índice a ese dedo del pie, pues, al contrario que el mismo de la mano, no sirve en absoluto para indicar; tampoco para acusar o llamar la atención sobre uno mismo... Pero dejo escrito lo de índice porque no se me ocurre otro modo de llamarlo) Siempre que trato de ponerme esas chanclas entre los dedos tengo la misma sensación de extrañeza e incomodidad como si tuviera que caminar con un señor de grandes bigotes cogido a los dedos pulgares de mis pies. Y no consigo dar tres o cuatro pasos seguidos sin que el bigotudo señor se ponga, encima, a chillar... Espantoso. Aparte de esta chanclopatía que tal vez haya exagerado algo, lo cierto es que, además de incómodas, esas chancletas tan veraniegas y socorridas suelen ser feas de narices y tener una gama de colores y dibujos como para manifestarse en un Test de Rochard: Unos verán a dos dragones chinos haciendo el amor y otros a un vendedor de globos persiguiendo a una jovencita De locos, vamos. S Maribel Verdú en una escena de Siete mesas de billar francés de Gracia Querejeta Ahí no termina la incógnita sobre las películas españolas en el Festival de San Sebastián, puesto que a Zabaltegui concurren tres películas con denominación de origen muy nuestra. Las tres optan al premio Altadis- Nuevos Directores, para la primera o segunda película de los autores: Casual Day de Max Lemcke; Cosmos de Diego Fandos; y La torre de Suso de Tom Fernández. Segundo trabajo de Lemcke y estreno tras la cámara en el caso de Fandos y Fernández. En los siempre apetecibles Especiales Zabaltegui aparecen Lucio un documental de Aitor Arregi y Jose Mari Goenaga; y Querida Bamako de Omer Oke y Txarli Llorente. ABC que une realidad y ficción, además de una sesión muy especial en la que se ofrecerá lo más reciente del gran cineasta Carlos Saura, Fados que cierra- -muy a nuestro pesar- -la trilogía iniciada con Flamenco y Tango Más información en: www. sansebastianfestival. com La edición de obras completas sin una sólida base crítica no tiene sentido JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZ SANTANDER. La necesidad de realizar ediciones de obras completas basadas en criterios cronólogicos y no temáticos, y la conveniencia de realizar un detallado estudio crítico previo para apostar por la calidad y no por la mera acumulación, fueron algunas de las conclusiones aportadas por Fernando R. Lafuente, subdirector de ABC y director de su suplemento cultural, en su intervención en el curso Editar a los clásicos, leer a los clásicos. El eterno retorno que se clausuró ayer en la UIMP. Lafuente trazó un paralelismo entre los casos de Jorge Luis Borges y Ramón Gómez de la Serna, a quienes considera que forman junto a Ortega y Gasset el triángulo de oro de la literatura en español en el siglo XX, para vertebrar su conferencia De la crítica a la edición incluida en este foro, celebrado en La Magdalena y patrocinado por la Fundación Vocento. Aunque es consciente de que los estereotipos son verdades cansadas el director de ABCD las Artes y las Letras no pudo evitar referirse a uno de ellos para criticar la ausencia de ediciones filológicas de obras completas de autores españoles del siglo XX, lamentando que ha sido hace apenas unos años cuando se ha comenzado a realizar esta tarea. En esta línea, reconoció que la filología no avala la comprensión de un texto, pero sí permite un acercamiento y ejemplificó que casi no existen obras coherentes que permitan acercarse al corpus de la trayectoria de Borges y Gómez de la Serna. Se pueden contar con los dedos de una mano exhortó. Aun así, no negó la dificultad de realizar una elaboración coherente de obras completas y compartió las que son, en su opinión, algunas de las claves. Aportó el dato de que, pese a que España es la tercera industria editorial de la Unión Euro- pea, no hay tradición de edición de obras completas y aseguró que sin el trabajo y la financiación de las fundaciones sería imposible acometer su edición Lafuente recordó incluso cómo el Ulises de Joyce se editó gracias a las aportaciones de suscriptores y lectores, entre los que hubo sólo dos españoles, Ortega y Gasset y Gómez de la Serna. En su intervención, abogó por realizar ediciones críticas, ya que, aunque la cantidad parece un seguro de vida, a veces publicar todo es publicar nada, por lo que es necesaria hacer una selección, un trabajo riguroso, un filtro crítico Jaime Siles, catedrático de Filología Latina de la Universidad de Valencia, y el académico José Antonio Pascual fueron los otros ponentes de esta tercera y última jornada.