Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4- -8- -2007 40 Por Rosa Belmonte VERANO Y HUMO Laura Campmany 67 FACTOR 34 SACATÚN QUE PEN QUE SUMMUM QUE TUN Torneo de golf flotante con pelotas que se autodestruyen. Y que paren las máquinas, que ya ha dado la cara la canción del verano. Una pieza reciclada de Chimo Bayo (lo que no es tradición es plagio, claro) ay días en que lo mejor es salir a la calle desayunada con una buena tortilla de biodraminas. Sobre todo si piensa poner un pie en el mar, que ayer estaba más rizado que el pelo de Michael, de los Jackson Five y negros de toda la vida. Ayer fue una jornada de lo más royal en las instalaciones de la MedCup, en el muelle de las golondrinas, Una jornada de mañana y tarde. Por la mañana, con los Reyes, el Príncipe de Asturias, la Infanta Elena y el Rey Harald de Noruega, que casi pasa más tiempo en Mallorca que los propios monarcas españoles. Harald se hace el noruego y pasa el verano de rodríguez en versión nórdica. En lugar de quedarse un mes solo en casa, se va un mes fuera. En lugar de quedarse de rodríguez se va de Oldenburg. Es el nombre de la dinastía noruega y de alguna manera habrá que bautizar lo suyo. Por el muelle de las golondrinas también apareció Severiano Ballesteros (llevaba un polo del TAU, el barco de Javier, el hermano de Antonio Banderas) Por cierto (el por cierto va por el golf) la tarde anterior el Club Náutico se había convertido un campo de golf flotante. Como parte de los actos sociales de la Copa del Rey Camper Audi, una marca de ron montó un par tres situado a 70 metros con dos green flotantes cerca del pantalán del club. Desde el tee de salida había que golpear la bola hasta la balsa siguiente (el green) con un solo hoyo. Pero el torneo marino no ha servido para llenar la bahía de pelotas de golf (el Cañón del Colorado está cuajado de pelotas por los muchos pijos que se llevan el driver para practicar el swing La bahía puede tener bolas que no tenía antes pero hay que aclarar que en el torneo marino se utilizaron unas pelotas orgánicas y biodegradables que se disuelven en el agua después de 96 horas. Y no son marca Acme. En cualquier caso, aunque no se autodestruyeran, no sería lo más raro que se pudiera encontrar en ese fondo del mar. Estoy en condiciones de asegurar que en las mismas coordenadas del golf acuático y bajo del mar, bajo del mar (música de La Sirenita hay carros de la compra del Carrefour. Fin del KitKat dedicado al golf (o a lo que sea) ROMANCE DEL CARNÉ POR PUNTOS H Iba el Cid en su Babieca con su Tizona en el puño, galopando a toda leche hacia un enclave moruno, seguro de su coraje y de su fuerza seguro, cuando la guardia civil, que andaba por esos rumbos y le esperaba emboscada tras una mata de juncos con instrucciones severas del gerifalte de turno, le hizo un alto con la mano y al instante le detuvo. Sosiegue vuesa merced, -habló, de los guardias, uno- -que vais a treinta por hora, y lleváis suelto el escudo. Los cascos de la montura a punto están de echar humo, íbais hablándole al cielo de sabe Dios cuál asunto, y bien se ve en vuestro aliento que habéis catado el orujo. De forma que ya podéis iros comprando un canguro, que a caballo no podréis montar en un par de lustros, y como no obedezcáis, encima os meto yo un puro No conocía el Campeador el nuevo carné por puntos. Iba Cristóbal Colón callado y meditabundo, navegando a todo trapo por esos mares profundos hacia un viejo Continente que luego fue el Nuevo Mundo, cuando cierta patrullera le interceptó como pudo, obligándole a parar y a tragarse este discurso: ¿Se pensaba el caballero que el Océano era suyo? Vuesa merced navegaba a lo menos siete nudos, y le hemos visto virar sin intermitente alguno. Si además la embarcación como me temo y presumo, ni ha pasado la ITV ni dispone de seguro, os la habré de confiscar, y hasta meteros al trullo De nada sirvió llamar, al patrullero, capullo. No conocía Colón el nuevo carné por puntos. Yo ya no fumo en el coche, yo ya la radio no escucho. Aunque tenga la autopista menos tráfico que un duro, de ciento veinte no paso, y ni adelanto a los burros, y si me tomo una caña, simplemente, no conduzco. Y es que conozco, pardiez, el nuevo carné por puntos. Severiano Ballesteros, sujetando una bicicleta del equipo Spiuk- Tau Cerámica En el Náutico y en las Golondrinas todo el mundo lleva algún tipo de uniforme. Total look o look parcial, pero aquí lo raro es ir de paisano. De forma mucho más discreta (pero también uniformado) se dejó ver Luis del Rivero, presidente de Sacyr- Vallehermoso, invitado por Mutua Madrileña (compañía con TP 52 en la regata, propietaria del 5 por ciento de Sacyr y la que le proporcionó el vestuario reglamentario) Pero todo esto sucedía en tierra (o en pantalán) ERNESTO AGUDO HAIKUS POR SMS El sol no tiene rival: derrite la carretera y la voluntad. Una africana vende limones. Alfonso Armada El mar era un poco de abróchense los cinturones si son de secano. Vale que no era como el que sale al principio del nuevo anuncio de Atún Calvo, pero a los que nos mareamos hasta con los chorros del spa nos lo parece. Bueno, bueno, paren las máquinas, que ya he descubierto cuál es la canción del verano. La que suena en el también anuncio del verano. El de Atún Claro Calvo. Sacatún que pen que summum que tun. El bakalao de Chimo Bayo (chikití tan tan... es ahora el atún más molón. Sacatún que pen que summun que tun... Estoy que me canto encima.