Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Quincena Donostiarra La LXVIII edición de este encuentro musical se inaugura con L Ottavia restituita al trono para realzar el 250 aniversario de la muerte del compositor Domenico Scarlatti Los puentes de Venecia Con motivo de la construcción del puente que ha diseñado Santiago Calatrava para el Gran Canal de Venecia, Juan Ángel Juristo recorre los otros puentes de la Serenísima Naomi Campbell Los diseñadores Domenico Dolce y Stefano Gabbana, fundadores de la firma de moda, han decidido compartir parte de sus vacaciones con la diosa de ébano 65 Liza Minnelli comienza dentro de unos días su gira de actuaciones por España, que tiene sus puntos culminantes en Marbella (8 de agosto) Barcelona (día 10) Madrid (día 12) y concluye en Santander (día 15) Abandoné mi casa cuando era muy joven, sólo durante el verano para convertirme en bailarina... Nunca regresé. Nunca volví a tener que pedir ni un centavo a mis padres. Pero nunca me faltó su amor considerado una persona extremadamente optimista y amo la vida. Creo que la mayor cualidad que me mantiene en esta situación es la curiosidad. Es cierto que hay momentos en que no he podido evitar sentirme deprimida, pero lo que me ha salvado siempre de estar permanentemente en esta situación ha sido mi curiosidad por las cosas. clase de compromiso emocional y profesional ha sido lo que mis padres me enseñaron. Abandoné mi casa cuando era muy joven, en un principio sólo durante el verano para intentar convertirme en bailarina, y lo cierto es que nunca regresé. Desde aquel mismo instante, nunca volví a tener que pedir ni un centavo a mis padres. Nunca me faltó su amor, pero, a su vez, supieron inculcarme una disciplina y el sentido de la responsabilidad. -Usted ha pasado por baches bastante importantes, incluso se llegó a decir que no podría volver a andar y a cantar más. ¿Cómo superó esa fase oscura de su vida? -Gracias a mi fe y a la gente que he ido conociendo a lo largo de mi vida. El conectar con la gente de una forma espiritual siempre me ha ayudado mucho. En el terreno afectivo sigo creyendo en el amor aunque tengo muy claro que no me volveré a casar, y si lo hago, por favor, venga a verme y golpéeme en la cabeza. -Yo también he estado en una clínica de desintoxicación, pero nunca me hice glamourosa por ello. Si ir a una clínica de rehabilitación es algo de moda y con estilo, yo soy la más glamourosa de todos ellos. ¿Cree que a día de hoy Hollywood está fuera de control para las jóvenes estrellas de la pantalla grande? -Usted ha ganado un Oscar, un Tonny, un Emmy, un Grammy... En su opinión, ¿cuál es su mayor talento? -Mi padre, por supuesto, pero si tuviera que elegir a uno actualmente, éste sería Ron Lewis, mi coreógrafo, y todos los chicos que forman parte de mi espectáculo. Además, debo de añadir a mi conductor, al que conozco desde que tenía 11 años, porque era el batería de mi madre. Recuerdo que cuando tenía 13 años me descubrió en Las Vegas conduciendo un coche y fumando. Me lo encontré junto a su mujer en uno de los semáforos y nunca se lo comentó a mis padres. Es un hombre maravilloso. Hace poco le pregunté: Papi- -así es como le llamo- ¿por qué nunca se lo dijiste a mi madre? y él me respondió que quiso dejarlo a mi elección. Por supuesto nunca se lo dije a mi madre. ¿Quién ha sido el hombre de su vida? ¿Haber conseguido el éxito tan temprano fue el desencadenante de sus mayores problemas? -La verdad es que muchos pero, como todo buen hijo, nunca los tomé en cuenta. Todos somos iguales, quizás el contexto es distinto pero no los sentimientos. Cuando me subo a un escenario y miro al público, sé que ha experimentado gran parte de las sensaciones que yo he sentido. Todos hemos mentido, todos nos hemos metido en líos... Soy como cualquier otra persona. ¿Qué tipo de consejos le dieron sus padres para no caer en las tentaciones de Hollywood? AP -Mi principal virtud es creer en lo que estaba haciendo en cada momento. Siempre he dado todo mientras me he embarcado en cualquier proyecto, y esa -No, los problemas que he tenido han sido conmigo misma y nunca ninguna otra persona ha sido culpable de ellos. Creo que el alcoholismo es una enfermedad genética y yo he heredado ese gen. Tampoco ha sido mi culpa que ambas ramas de mi familia contaran con ese gen. Mi padre, sin embargo, no padeció la enfermedad, pero mi madre sí. Me llevó mucho tiempo entender que no era mi culpa el comportarme de esa manera, pero sí mi responsabilidad el intentar controlarlo y salir. De todas formas amo mi vida y eso es lo importante.