Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 s 8 s 2007 MADRID 43 Una joven de 23 años da a luz a una niña en la parada del autobús Allí nació Cristina, 2,9 kilos y 48 centímetros, asistida por los vecinos MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Cristina, que así se va a llamar, tenía muchas ganas de nacer. No pudo esperar más. Lo hizo ayer, poco antes de las once de la mañana, en plena calle, sin dar tiempo a su madre a llegar al hospital. Fue la primera aventura de su vida y, por fortuna, salió muy bien. Una mujer ecuatoriana, joven porque sólo tiene 23 años, y que responde a las iniciales de M. C. C. Q. estaba embarazada y a punto de salir de cuentas. Su gestación estaba siendo controlada desde el primer momento. El pasado jueves acudió a la consulta del tocólogo porque ya empezaba a sentir molestias y pesadez. Tras la revisión, se le dijo a la joven mujer que regresara a su domicilio. Así lo hizo M. C. C. Q. pero en la mañana de ayer las molestias aumentaron. Su esposo, D. O.O. G, de 26 años y también ecuatoriano, se había ido a trabajar por lo que su mujer se vistió y se fue a la calle con la intención de parar un taxi que la llevara al hospital La Paz donde, al parecer, han seguido su embarazo. M. C. C. Q. se encontraba en la calle de Comandante Fortea, frente al número 47. Según relatan algunos vecinos, ella estaba pendiente de que apareciera un taxi pero éste no llegaba. Al final, la mujer se fue hasta la parada del autobús por si este medio de transporte fuera a resultar más rápido. En un momento determinado, el parto se presentó. Ella sintió las contracciones. No había duda: el bebé quería nacer ya mismo, sin esperar ni un taxi ni un autobús. Algunos vecinos y otras personas que se encontraban en la parada de la EMT ayudaron a la joven parturienta. Ellos la asistieron en el parto. Nervios y emoción. Era una niña. Preciosa, según todos los que la vieron nacer. La criatura pesó 2,9 kilos y midió 48 centímetros. Estaba sana. Se va a llamar Cristina. Los vecinos y matronas voluntarias de este parto avisaron al Samur que se presentó a los pocos minutos en el lugar de los hechos. Cuando los médicos, técnicos y sanitarios del servicio de emergencias madrileño llegaron a esa parada de autobús se encontraron con la recién nacida ya en brazos de su madre. Procedieron a cortar el cordón umbilical y comprobaron que todo estaba bien. De inmediato, el Samur trasladó a la madre y a la recién nacida hasta el hospital La Paz. Una vez en el centro hospitalario, los médicos confirmaron que tanto la madre como el bebé se encontraban en perfectas condiciones. La mujer, M. C. C. Q. fue trasladada a la sala postparto para su recupera- Equipo que atendió el parto en un concesionario de coches en Puente de Vallecas el pasado mayo ABC Nacimiento en un concesionario de coches Por lo visto, cualquier sitio es bueno para nacer, especialmente cuando las prisas aprietan. Así sucedió el pasado 17 de mayo. Ese día, una mujer de nacionalidad china y con 28 años de edad, dio a luz a un niño en un concesionario de coches, Jelauto en el Puente de Vallecas. Tanto el bebé como la madre fueron trasladados por el Samur a un centro sanitario en buenas condiciones. Los hechos se produjeron poco antes de las diez de la mañana, cuando la mujer caminaba por la confluencia de la avenida de San Diego Todo está bien con la calle de Monte Igueldo. A esa hora, la mujer comenzó a sentirse mal y, cuando transitaba a la altura de un concesionario de coches, cayó al suelo. Tal y como informó ABC, los dos empleados del establecimiento salieron con una silla a la calle, al ver a la mujer embarazada. Pero ésta rompió aguas allí mismo. Entonces la trasladaron al interior del establecimiento donde comenzó el parto de manera muy rápida. Por fortuna, una enfermera que pasaba por allí se percató de lo que ocurría y asistió el alumbramiento. El parto culminó en el interior de una ambulancia del Samur. Fue niño y pesó 2,8 kilos. Era el tercer hijo de la mujer. Madre e hijo fueron trasladados al área infantil del Hospital Gregorio Marañón. El taxi que no pasa ción y quedó ingresada. La pareja formada por M. C. C. Q. y D. O.O. G. ya tiene otra hija, de cinco años, llamada Daniela. En los últimos dos años se han producido, en Madrid, casos similares a este. El día 24 del pasado mes de marzo fueron tres las mujeres que dieron a luz en su propio domicilio. El primer caso ocurrió en el municipio de Arganda del Rey, en la calle de Loeches. La partu- rienta, que era primeriza, fue atendida por una vecina. La madre y su hijo fueron traslados a la Maternidad de O Donnell. El segundo caso tenía lugar en la calle San Manuel, de Majadahonda. Allí, una española de 41 años alumbró a su primer hijo. El tercer caso ocurrió en un domicilio de la calle Mariano Vela, en el barrio de Orcasitas, donde otra mujer, de origen asiático, daba a luz a una niña. El 16 de enero de 2006, Tania nació en plena M- 30, dentro de una ambulancia, cuando sus padres intentaban llegar al hospital. Meses antes, en agosto de 2005, dos mujeres dieron a luz a sus hijos donde el parto les pilló. La primera dio a luz en el garaje de su domicilio en Getafe. La segunda alumbró a su hija en el salón de su casa en Villamanrique de Tajo.