Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL SÁBADO 4 s 8 s 2007 ABC EE. UU. y la India pactan un acuerdo de cooperación nuclear civil Para Pakistán, el tratado puede poner en peligro la estabilidad de la región Tropas indias durante un reciente desfile militar en Nueva Delhi AFP ABC NUEVA DELHI. Estados Unidos y la India dieron a conocer ayer el texto definitivo del acuerdo de cooperación nuclear civil, por el que ambos países compartirán tecnología atómica, sin interferir en sus programas militares. En el acuerdo, Washington se compromete a crear las condiciones necesarias para que la India tenga acceso pleno y garantizado a combustible para sus reactores A cambio, el Gobieno de Nueva Delhi, que no ha firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear, abrirá sus instalaciones civiles, no así las militares, a los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica. El acuerdo ya fue anunciado en la capital india en marzo de 2006, pero ha sido necesario un año de duras negociaciones hasta su conclusión. Uno de los principales problemas ha sido la insistencia de Washington en que la India devolviera el equipamiento atómico facilitado por EE. UU. si el país asiático realizaba nuevas pruebas nucleares, pero finalmente el texto no responderá a este asunto. Quien se ha mostrado más crítico con el tratado es Pakistán. Para Islamabad el acuerdo pone en riesgo la estabilidad de la región Incluso el presidente paquistaní, Pervez Musharraf, afirmó que Estados Unidos debería haber ofrecido a su país un pacto similar para mantener el equilibrio de poder entre las dos potencias. El acuerdo, que debe ser todavía refrendado por los respectivos parlamentos de EE. UU. y la India, será válido por cuatro décadas, aunque ambos países pueden ponerle fin advirtiendo con un año de antelación. La insistencia de EE. UU. en lograr un acuerdo con la India responde a un claro objetivo. Washington pretende contrarrestar el rápido crecimiento de China mediante alianzas estratégicas en la zona. La reciente firma del Acuerdo de Libre Comercio entre el gobierno chino y el paquistaní preocupa, y mucho, a Washington y Nueva Delhi debe jugar el papel de contrapeso para frenar a ambas potencias.