Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 s 8 s 2007 INTERNACIONAL 29 Nueva pista sobre el paradero de Madeleine en Bélgica Una psicóloga infantil de la localidad belga de Tongres dice haberla visto en una cafetería acompañada de un hombre y una mujer LAURA VILLENA SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. Ayer se cumplían tres meses de la desaparición de la pequeña británica Madeleine y mientras sus padres acudían a rezar a la catedral de Huelva y forraban la ciudad de imágenes de la niña, nuevas pistas en torno a su paradero reavivaban su esperanza por encontrarla. La información fue dada a conocer ayer por la fiscalía de la localidad flamenca de Tongres, al norte de Bélgica, donde una vecina dijo haber visto a la niña el sábado pasado en un café de la ciudad. La psicóloga infantil que dice haber visto a la niña y que acudió a la policía en cuanto tuvo la sospecha de que podría tratarse de Madeleine McCain, de cuatro años, y desaparecida el pasado 3 de mayo en el Algarbe portugués, la describió con un pelo rubio hasta la espalda, landesa con un fuerte acento holandés, y una joven de 25 años de habla inglesa. Ninguno de los tres se encontraba ya en el café cuando la policía acudió, por lo que la botella y la pajita que habían sido utilizadas por la niña fueron requisadas por los agentes para investigar los restos de ADN. La fiscalía de Tongres afirmó que se ha abierto una investigación y que todas las informaciones están siendo comprobadas aunque por el momento sigue sin haber resultados concluyentes. Lo que sí se atrevió a decir desde la policía judicial portuguesa, es que el retrato robot difundido por la fiscalía belga, elaborado en función de la descripción de la testigo, es muy vago y no corresponde necesariamente al que en su momento fue divulgado por la policía lusa y que correspondía al hombre que se dejó ver la noche que desapareció la pequeña en un hotel de Praia da Luz, al sur de Portugal, mientras dormía sola con sus hermanos pequeños. Hasta el momento todas las pistas sobre su paradero han sido infructuosas. Retrato robot del presunto secuestrador unos sugerentes ojos verdeazules y añadió que tenía un comportamiento sospechoso Además, la testigo afirmó que la niña iba acompañada de dos adultos, un hombre de cerca de 40 años y de habla neer- El local de Tongres donde fue visto el sospechoso REUTERS