Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 4 s 8 s 2007 Los viajes relámpago de Zapatero ESPAÑA 15 A Parla, entre pitos y chanclas El presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, que no estuvo con los afectados en Canarias ni en Barcelona, quiso darse ayer un baño de multitudes por las calles y la playa artificial del municipio madrileño POR SEGUNDO SANZ FOTO ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Los vecinos de Parla contaron con más suerte La sombra del escaso contacto que Rodríguez Zapatero ha tenido con los afectados por los incendios en Canarias y el gran apagón de Barcelona persiguió su visita (mucho más amable) a la localidad de Parla, patria chica de Tomás Gómez, nuevo responsable del socialismo madrileño. Hablé con los ciudadanos en Barcelona en los sitios que estuve y hablé con los de Canarias señaló ayer el jefe del Ejecutivo, tras ser preguntado en una improvisada rueda de prensa en un balneario parleño. Eso sí, el presidente del Gobierno no especificó si los ciudadanos con los que dialogó se encontraban entre los principales afectados por sendas catástrofes o eran los responsables políticos y demás personal técnico. En medio del asfixiante calor que inundaba la sala, Zapatero en vez de aclarar el asunto fue enredándose más y más, para concluir: Cuando un presidente del Gobierno asiste a un sitio donde hay que garantizar la coordinación y saber los medios que faltan, es lógico que la atención fundamental sea para los que están en primera línea El escarceo por Parla también estuvo marcado por los abucheos de concejales- -y simpatizantes- -del PP, que mostraron su descontento en las puertas del Consistorio al no haber sido invitados oficialmente al acto de bienvenida, luciendo para ello unas pancartas en las que se podía leer: Rodríguez Zapatero y Tomás Gómez, alcalde de Parla, ayer en un balneario de la localidad ZP Tomás: discriminación de la oposición El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, consideró el gesto de los socialistas de escaso talante democrático y exigió una disculpa pública a Gómez. Excursión a pie por el bulevar, paseo a bordo del tranvía, fotografías con bañistas... sólo le faltó a Zapatero calzarse las chanclas y darse un chapuzón en la playa de agua salada de la localidad, que, a su juicio, nada tiene que envidiar a cualquier otra playa del Mediterráneo. Sin exagerar. En la cita con los periodistas, a la misma hora en que Ferraz no tenía reparos para despachar el montillazo que pretendían los socialistas navarros, Zapatero- -sin recibir en toda la mañana noticias de su partido- -recurría al clásico argumento que horas después reproducirían dirigentes de NaBai e IU, una vez conocieron el veredicto de la Ejecutiva del PSOE: El resultado de las últimas elecciones autonómicas en Navarra reflejó una voluntad de cambio Blanco, en Ferraz, no pensaba lo mismo. Sin llamada de Ferraz