Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA ETA rompe la tregua s El frente carcelario de la banda SÁBADO 4 s 8 s 2007 ABC Interior retira la prisión atenuada a De Juana, que sigue en segundo grado Prisiones considera que el terrorista ya no precisa de un tratamiento específico al haber mejorado las dolencias causadas por la huelga de hambre DOLORES MARTÍNEZ MADRID. En la enfermería de la cárcel de Aranjuez José Ignacio de Juana Chaos, asesino de 25 personas, se recupera de las hemorroides que padece a consecuencia de sus dos mediáticas huelgas de hambre. Ante la mejoría del delincuente etarra, Instituciones Penitenciarias ha decidido retirarle la prisión atenuada, flexibilidad que le aplicó a raíz de la dolencia intestinal que le surgió en pleno proceso de paz La nueva medida no supone cambio alguno de la clasificación penitenciaria de De Juana, que continúa en segundo grado, por lo que no podrá salir del recinto carcelario para acudir a especialistas médicos, como ocurría anteriormente, debido a que, al no precisar de un tratamiento específico, el servicio sanitario de la cárcel es suficiente para atenderle. Para De Juana, a primeros de agosto se cumplían los seis meses de plazo máximo que la administración penitenciaria fija para la revisión de los grados, por lo que la siguiente se producirá en febrero de 2008. Por este motivo, el pasado jueves la Junta de Tratamiento de la cárcel de Madrid VI- Aranjuez se reunió para analizar la situación del etarra. Su propuesta fue la de retirar la aplicación del artículo 100.2, referente a la prisión atenuada, medida de la que se venía beneficiando desde el pasado 1 de marzo y que le permitió ser trasladado al hospital Donostia de San Sebastián, por cuyo recinto solía pasear junto a su novia y protegido por agentes de la Ertzaintza. Ayer, Instituciones Penitenciarias ratificó la propuesta de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Aranjuez. También, el departamento que dirige Mercedes Gallizo adoptó la medida después de que el juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis de Castro, rechazara esta misma semana el recurso presentado por De Juana en contra de su reingreso en la prisión de Aranjuez. El juez precisa que el estado de salud del ex miembro del comando Madrid ya había mejorado y que, por tanto, podía continuar con su recuperación en la prisión. Aunque para la dirección de ETA el preso es un cero a la izquierda y su decisión de ponerse en huelga de hambre la tomó sin contar con los cabecillas etarras, la cuestión es que su destino en los últimos meses fue unido por el Gobierno al proceso de paz Así, el pasado 1 de marzo- -tras 115 de ayuno- el Ejecutivo de Zapatero le concedió la prisión atenuada, por lo que abandonó el módulo penitenciario del Hospital Doce de Octubre de Madrid para ser trasladado en ambulancia medicalizada a San Sebastián, donde ingresó en el hospital por su propio pie, aunque horas antes el ministro del Interior había dicho temer por la vida del terrorista. La decisión de Moncloa contó con el respaldo del juez de Vigilancia Penitenciaria y con un informe favorable de la Fiscalía, todo un cóctel que Alfredo Pérez Rubalcaba supo aprovechar. El pasado 6 de junio, al día siguiente de que ETA anunciara su intención de asesinar, el Ministerio del Interior dio un giro de 180 al destino de José Ignacio de Juana Chaos. Esa jornada, otra ambulancia medicalizada trasladó el terrorista desde el hospital de San Sebastián a la cárcel de Aranjuez, donde ahora reside. Los que anterior- Cumple en agosto de 2008 mente esgrimieron razones humanitarias cambiaron de opinión. Fue Instituciones Penitenciarias, con el aval de La Moncloa y el respaldo del titular de Vigilancia Penitenciaria, la que ordenó el regreso del ex miembro del comando Madrid a prisión y el ministro del Interior lo dejó bien claro: Es evidente que las circunstancias han cambiado El preso cumple la pena de tres años de prisión a la que fue condenado por un delito de amenazas cometido en dos artículos publicados en Gara Un delito por el que, en principio, fue condenado a más de 12 años de prisión, pero, tras la revisión que hizo el Tribunal Supremo de la sentencia de la Audiencia Nacional, su condena se vio reducida a tres años que cumplirá en agosto de 2008. Los tres etarras reclamados por la Audiencia Nacional aterrizaron ayer en Madrid, procedentes de Francia ABC Francia entrega a tres etarras que asesinaron a dos policías S. E. MADRID. Las autoridades francesas entregaron ayer a los etarras Ignacio Tellechea Goñi, Francisco Javier Irastorza Dorronsoro y Marcos Sagarzazu Oyarzabal, del comando Ibarla Los tres fueron arrestados el pasado 13 de marzo en Hendaya por una una orden internacional de detención dictada por el juez Garzón. Les imputa la colocación de tres artefactos durante el verano de 1995 en Valencia, que no causaron víctimas. El primero hizo explosión el 13 de julio en la autovía del Mediterráneo, a su paso por Sagunto. El segundo estalló al día siguiente en la playa del puerto de la citada localidad mientras que el tercero fue desactivado el 15 de agosto en la autovía Valencia- Zaragoza. A los tres, que llegaron al aeropuerto de Barajas, se les acusa de pertenencia a banda armada y tráfico ilícito de armas, municiones y explosivos. Pertenecían al comando Ibarla que inició su actividad en septiembre de 1994 y fue desarticulado por la Guardia Civil en 2001, Alguno de los miembros de este grupo, entre ellos los ahora entregados, lograron huir de la actuación policial. Además de la colocación de los tres artefactos, las Fuerzas de Seguridad creen que los detenidos han participado en otras acciones terroristas, como la colocación de un artefacto, en diciembre de 1994, en el interior de un cuartel de la Guardia Civil abandonado en la localidad navarra de Endarlaza, en el que falleció el policía Eduardo López. En diciembre de 1995 colocaron cinco explosivos en el edificio de El Corte Inglés de Valencia, lo que costó la vida a una persona y otras once resultaron heridas. En marzo de 1996, colocaron una bomba lapa en los bajos del coche del ertzaina Ramón Doral, que falleció. En ese mismo año, en julio, participaron en el lanzamiento de nueve granadas en el cuartel de la Guardia Civil de Ordicia y en octubre y noviembre colocaron varios artefactos en los palacios de justicia de Vitoria, Pamplona y Gijón.