Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 4 s 8 s 2007 ABC AD LIBITUM ZAPATERO, COSAS MÍAS TAUMATURGO EORGE Bernard Shaw solía decir, con divertido descaro, que la democracia es un sistema político ideado para que los elegidos no valgan más que los electores. José Luis Rodríguez Zapatero es la quintaesencia de tan depurada caricatura. No hay más que verle en acción. Nunca dice nada que tenga enjundia y fundamento; pero, debe reconocérsele, lo dice con aplomo, como quien descubre un misterio velado durante siglos del que depende nuestra felicidad futura. Habla bajito, fraseando de tal manera que su inconsistencia hueca se disimula hasta hacerle parecer el oráculo de la sabiduría. Sus disM. MARTÍN cursos no tienen más susFERRAND tancia que la del recitado monocorde de la tabla de multiplicar, pero parece que dice algo. En tiempos imagocráticos, como los que vivimos, son las apariencias las que mandan. Lo que resulta más difícil es vislumbrar la ideología de Zapatero. Al margen del rencor que evidencia su afán de revisar el pasado para reivindicar una memoria histórica que le cuadre a la gloria de su abuelo maltratado, el eje del pensamiento de líder es difuso. Está lejos de la derecha liberal, en la medida en que lo está del fervor por la libertad; pero tampoco se encela con los supuestos de la izquierda clásica. Sospecho que la idea central de Zapatero, la que encamina sus pasos y centra su acción política es Zapatero. Él es su propia verdad y, a la vista de su conducta en los últimos días, parece atribuirse poderes taumatúrgicos. En alarde de un desparpajo político sin precedentes y muy eficaz ante la opinión pública- -los electores que valen más que el elegido- Zapatero se enfrenta a la incapacidad previsora y preventiva de su Gobierno y, como quien viaja subido en un telegrama, lo mismo acude a Canarias que a Cataluña para, en un instante y con un gesto, aliviar las catástrofes que se han acumulado en ambos territorios. En las Islas, sin acercarse al rescoldo para no chamuscar su propia imagen- -la médula de su ideario- emitió unos conjuros huecos de probado efecto balsámico y salió corriendo. En Barcelona, puesto en trance, difuminó la rabia ciudadana generada por los apagones con la proclama de una nueva terminal para el aeropuerto de El Prat y el anuncio, con el mismo estilo que los augurios de Aramís Fuster, de la llegada del AVE para la Navidad. También alumbró, no faltaba más, una comisión monclovita que vigile y aligere las inversiones públicas en Cataluña. Es el auténtico hombre- orquesta. Todo el Estado y sus poderes caben en su voluntad y caminan sobre sus pies. No hay nada en Zapatero, no hay contenido ni fundamento, pero los suyos le apoyan con un entusiasmo que nunca prodigaron a sus predecesores. Los contrarios no son capaces de tomarle la medida. Los minoritarios le amparan en el Congreso para sostenerle firme al frente del Gobierno, y el PP monopolista de la oposición, actúa co, mo una doliente cofradía de afectados no repuestos por la desgracia de haber perdido el poder un 14- M. LA MUJER FATAL Y entre los otros, por supuesto. Como un colaboraÉGOLÈNE Royal no tiene nada de mujer fatal, codor de Sarkozy que dijo de su campaña que era una cammo pretenden las periodistas Raphaëlle Bacqué y paña L Oréal. Enseño la belleza de la sonrisa, pero en Ariane Chemin con su título La femme fatale. Peningún caso el producto. Ese fue, sin embargo, lo sigue ro no les reprocho ese truco publicitario destinado a siendo, el gran acierto de Royal. Su olfato para la publique los lectores escojamos este análisis de la líder sociacidad, la planificada venta de una imagen, el eficaz lista y no cualquiera de las abundantes alternativas marketing elaborado bajo los consejos de su amiga Naque ocupan las mesas de exposición de las librerías talie Rastoin, directora general de la agencia de publicifrancesas. Más allá de la portada provocadora, en sus dad Ogilvy Mather France. páginas descubrimos el inteligente y documenIncluso sin la ayuda de las ideas ausentes, el tado retrato de una intensa, descarnada y fasciinteligente marketing y el buen olfato populisnante ambición de poder. La desmedida ambita de Royal podían haber sido suficientes, quición de una mujer. zá, para vencer a Sarkozy, si no llega a ser por Recomiendo el libro a todos aquellos que se su otro problema: su desaforado odio por sus hayan creído el absurdo mito de que las mujeres compañeros del aparato socialista. Sus dardos se relacionan de forma diferente con el poder. y sus desprecios contra Strauss- Kahn, contra Que son menos ambiciosas. Que comparten, Jospin, contra Fabius, han sido comparables al que integran, que se interesan por aquello que EDURNE de las recetas de cocina. El problema es que ella se puede hacer con el poder y no por el poder en URIARTE no se los podía permitir. Ella los necesitaba pasí mismo. Esa película de Disney fue realizada ra ganar. Pero Royal es un excelente ejemplo de los descuando las mujeres no se presentaban a las presidenciatrozos que una ambición y una soberbia desbordadas les y no había forma de contrastar el cuento de hadas. pueden hacer en política. Los baños de multitudes le hiAhora juegan en el mismo terreno, Hillary Clinton, cieron creer que podía ganar ella sola. Sin su partido. Cristina Fernández, Ségolène Royal. Y con las mismas Quizá sea cierto, al fin y al cabo, que no es muy intelireglas de juego. Añaden un peluquero permanente, bagente. rra de labios y una chaqueta de color a la escenografía. Y, no obstante, es probable que consiga ser la candiEl resto es igual. O incluso más despiadado. Lo es en data para 2012. Que su anunciada vuelta a fines de este Royal, una política en la que la sed de poder ha arrasames vuelva a doblegar a sus abundantes enemigos indo todo vestigio de ideología. O incluso de ideas. ¿Las teternos. No sólo porque su principal rival, Straussnía? Sus compañeros de la cúpula del PS creen que no. Kahn, se va al FMI. También porque en Royal brillan Strauss- Kahn dijo de su candidatura que haría mejor con intensidad algunos de los ingredientes de los homen quedarse en su casa, leyendo sus recetas de cocina bres y de las mujeres del poder. Su determinación de ca ¿Misoginia? El caso es que la opinión está ampliamenrácter, su fuerza, su férrea disciplina. La han sostenido te extendida. Entre los suyos. Su propia pareja, casualen las ambiciones frustradas de su larga carrera polítimente hasta 24 horas después de las legislativas en ca. En el desamor. En la derrota. El intenso sentido del que anunciaron la ruptura, François Hollande, ironizó objetivo, su autocontrol, acaban por fascinar a los lectosobre el misticismo que invadió su campaña: La econores de La femme fatale. Hemos conocido su lado más desmía no es un asunto de su predilección... la política expiadado. Y, sin embargo, al final del libro, también cotranjera, tampoco. Pero usted sabe bien que eso no tiemenzamos a sentir que ella es capaz de caminar sobre ne importancia, puesto que ella es capaz de caminar solas aguas. bre las aguas G S