Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 3- -8- -2007 Viaje relámpago a Barcelona tras el gran apagón ESPAÑA 17 Nueva incidencia en la red de Cercanías Coincidiendo con la visita del presidente español a Barcelona, una nueva incidencia en el servicio de Cercanías de Renfe, esta vez en las vías entre las estaciones de ClotAragó y Paseo de Grácia de Barcelona, provocó ayer algunos retrasos y la anulación de un tramo de la línea que va al aeropuerto de El Prat. A consecuencia de la avería, registrada a las 6.30 horas, la línea C- 10 se cubrió con 24 autobuses desde Barcelona hasta la estación de la localidad de El Prat de Llobregat, y con trenes lanzadera entre esta estación y la del aeropuerto. Asimismo, la línea C- 2 entre Barcelona, Granollers y Maçanet de la Selva (Girona) y los trenes regionales hacia la frontera francesa también sufrieron retrasos medios de 20 minutos. El servicio quedó normalizado a las 11 horas. La empresa ADIF ha convocado para hoy y mañana una huelga, que aún no es firme, para pedir mejoras laborales. Renfe garantiza el 75 del servicio. El presidente del Gobierno se compromete personalmente con el presidente de la Generalitat a cumplir el Estatuto e invertir el 18,8 del global del presupuesto estatal para infraestructuras en Cataluña, a pesar de las reservas del ministro de Economía Otra tradición rota Zapatero suprimió ayer la rueda de prensa tras el primer despacho de verano del Rey para evitar que este acto solapara su visita a Barcelona s Es la primera vez que el presidente aplaza su comparecencia al segundo encuentro en Marivent ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS PALMA DE MALLORCA. Al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le gusta romper las tradiciones, aunque su gesto suponga un retroceso en el terreno de la transparencia y la información. Si a lo largo del curso político Zapatero ya ha generado críticas por no haber permitido preguntas de los periodistas en alguna de sus intervenciones, ayer decidió ir más lejos, ya que suprimió la tradicional comparecencia del jefe del Ejecutivo en el Palacio de Marivent tras el primer despacho de verano de Su Majestad el Rey. Una tradición que empezó en los primeros años de la democracia y que tanto Felipe González como José María Aznar cumplieron siempre con toda puntualidad. Zapatero, sin embargo, prefirió anular esta comparecencia y trasladarla al segundo despacho del verano, que tendrá lugar el 21 de agosto, una fecha más conveniente, en principio, para su política informativa, pero que tradicionalmente se desarrollaba sin más cobertura que una fotografía. Así, el presidente del Gobierno llegó ayer a Marivent procedente de Barcelona a las siete de la tarde. El Rey salió a recibirle al jardín del Palacio, ambos se estrecharon la mano mientras posaban unos minutos ante la prensa y se dirigieron al despacho de Don Juan Carlos, donde permanecieron algo más de una hora. A la salida ya no había ningún medio de comunicación, pues al suprimir Zapatero su comparecencia, se les invitó a abandonar Marivent tras el saludo. De esta forma, el presidente evitaba el riesgo de que sus declaraciones en Mallorca pudieran solapar su visita a Barcelona, una visita que estaba prevista para la víspera, pero que tuvo que aplazar un día por el viaje imprevisto a Canarias tras los incendios. Precisamente esos terribles incendios fueron el asunto prioritario de las distintas cuestiones que abordaron ayer Don Juan Carlos y Zapatero. Se da la circunstancia de que este despacho de verano- -el primero de los dos que mantiene el Rey con el presidente del Gobierno durante el mes de agosto- -era el único de todos los que se celebran semanalmente a lo largo del año del que se informaba a los medios de comunicación. En estos despachos, cuyo contenido no trasciende, el presidente del Gobierno debe informar al Rey de las cuestiones de Estado y de sus proyectos, y se supone que Don Juan Carlos aprovechará esos encuentros para alentar o sugerir determinadas iniciativas o para advertir de los riesgos que entrañen otras, de acuerdo con el papel de árbitro y moderador que le otorga la Constitución. El hecho excepcional de que el jefe del Ejecutivo comparezca ante la prensa tras el despacho de verano aporta cierta transparencia y naturalidad a las relaciones entre La Zarzuela y Moncloa. Lógicamente el presidente del Gobierno de turno puede informar de los asuntos que considera convenientes y ocultar los que afecten al funcionamiento del Estado. Además, cuando lo han considerado oportuno, han convertido esa comparecencia en una rueda de prensa. Precisamente a esto se ha agarrado Zapatero para evitar su comparecencia en Marivent, alegando que ya había ofrecido una rueda de prensa en Barcelona, donde pasó la jornada. Sin embargo, en otras ocasiones el presidente del Gobierno no ha tenido el más mínimo problema por comparecer dos veces en el mismo día ante la prensa. Para lo que sí encontró tiempo el jefe del Ejecutivo fue para entrevistarse con el presidente del Gobierno balear, Francesc Antich, en el mismo aeropuerto de Son Sant Joan y nada más aterrizar en Mallorca. Allí, Zapatero escuchó personalmente las peticiones de Antich sobre las mayores inversiones en infraestructuras que precisa el archipiélago. rá a un ritmo razonable Anuncios y promesas realizados por el presidente del Gobierno en el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona, lejos de las zonas afectadas por el apagón del 23 de julio y de los generadores eléctricos que siguen poblando buena parte de los distritos del Ensanche y Gracia. No hubo encuentro con los afectados ni grandes anuncios, en una visita durante la cual Zapatero se paseó por la Barcelona de la innovación y el desarrollo para anunciar a los catalanes que se siente orgulloso del momento que vive Cataluña Zapatero tachó el apagón de accidente grave y advirtió de que lo realmente inaceptable es el tiempo que tardó en recuperarse el suministro una tardanza que aseguró no aceptar como presidente del Gobierno En este contexto, y preguntado sobre la responsabilidad del Ejecutivo en la materia, el presidente apuntó al Gobierno del PP al señalar que en ocasiones el ritmo de inversiones cuando se ha perdido mucho tiempo no acompaña a las necesidades tras argumentar que esas inversiones han crecido exponencialmente durante su mandato. En todo caso, aseguró que habrá consecuencias si el informe de la CNE concluye que las causas del corte del suministro eléctrico tienen que ver con algún ámbito de responsabilidades del Gobierno. Lo que no aclaró fue qué consecuencias, ni qué decisiones tomará al respecto, aunque aseguró que las habrá. Para evitar que las infraestructuras vuelvan a quedarse pequeñas antes de tiempo, Zapatero anunció que el Ejecutivo empezará a licitar en septiembre el proyecto de la tercera terminal del aeropuerto barcelonés, con un presupuesto de 500 millones de euros, que incluye la terminal satélite, la plataforma para aviones y torre de control, todo ello con un adelanto de tres años. Ritmo de inversiones Un despacho excepcional se entre las obras presupuestadas por el Gobierno y las finalmente ejecutadas. La comisión dependerá directamente de Moncloa y dará cuentas trimestrales del estado de ejecución de las obras. A su paso por Barcelona, Zapatero aprovechó además para poner fecha a la llegada del AVE a la capital catalana: el 21 de diciembre; anticipó que el apagón tendrá consecuencias si la Comisión Nacional de la Energía (CNE) confirma alguna responsabilidad gubernamental y dio fe de la buena voluntad del Gobierno en el desarrollo del Estatuto catalán, del que aseguró que se produci- gente de CiU, Cataluña se siente indefensa ante tanta incompetencia gubernamental pues nadie asume la responsabilidad del apagón. Por su parte, el líder del PP catalán, Daniel Sirera, considera claramente decepcionante la visita pues parece que lo que ha venido a hacer es tranquilizar a sus socios con su carpeta de desarrollo del Estatuto en lugar de tranquilizar a los afectados Pero tampoco los socios de Zapatero están satisfechos. El diputado de ERC, Joan Tardà, calificó la visita de ridícula El Rey y Zapatero, poco antes del primer despacho de verano en el Palacio de Marivent ERNESTO AGUDO