Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo JUEVES 2- -8- -2007 ABC Despiertan a un hombre tras seis años en estado de mínima consciencia Aislado del mundo exterior por una grave lesión cerebral, este hito médico ha sido posible gracias al implante de un electrodo JAVIER YANES MADRID. Un despertar Con estas sencillas palabras introduce la revista Nature el revolucionario estudio científico que presenta su último número. No se requieren más explicaciones para entender el significado del hallazgo, al menos para todo el que recuerde aquel caso verídico y desolador que llevaron a la pantalla Robin Williams, como neurólogo en pos de un milagro, y Robert de Niro, como paciente catatónico incurable que despertaba a la realidad por unas preciosas y breves semanas. Un despertar es lo que ha logrado el esfuerzo combinado de tres equipos de neurólogos norteamericanos pertenecientes al JFK Johnson Rehabilitation Institute, Cleveland Clinic y Weill Cornell Medical College. Bajo la dirección del doctor Nicholas Schiff, los médicos han aplicado electrodos estimuladores para reanimar con éxito a un paciente que llevaba seis años en estado de mínima consciencia una condición clínica que aísla al individuo de la realidad y le impide comunicarse o responder a estímulos externos. El trabajo de Schiff y sus colaboradores es la culminación de años de estudio sobre la función cerebral, pero al mismo tiempo, como toda incursión en el órgano que define nuestra condición humana, es un viaje experimental a una profundidad desconocida. En esta ocasión, el terreno a explorar ha sido el cerebro de un varón norteamericano de 38 años que en 1999 sufrió un grave traumatismo encefálico como consecuencia de un atraco. Desde entonces, ha permanecido incapaz de comunicarse o de alimentarse por vía oral según describen los centros implicados en el estudio. Tras repetidos intentos de rehabilitación, la familia no encontró otra opción sino destinarlo a lo que eufemísticamente se menciona en el informe como cuidado en custodia Casi perdida cualquier esperanza para su familia, su perfil resultó óptimo para el propósito de los científicos, que hubieron de obtener un permiso especial de la autoridad norteamericana de fármacos y alimentos (FDA) dado que se trata de una nueva aplicación de un procedimiento ya aprobado. Se trata de la Estimulación Cerebral Profunda (ECP) una técnica cuyos orígenes teóricos se remontan a los años 60 y que desde hace diez años se emplea para paliar los trastornos del movimiento que caracterizan a los afectados por enfermedades como el temblor esencial o el Parkinson. La ECP consiste en transmitir un impulso eléctrico con precisión milimétrica a las dianas apropiadas del cerebro, lo que se logra mediante la implantación permanente de un electrodo. El neurocirujano utiliza técnicas de tomografía y resonancia magnética para mapear el cerebro y la ruta que ha de seguir el implante hasta su destino. Una vez fijado el estimulador, se conecta a un cable que desciende bajo el cuero cabelludo hasta el pecho, donde un marcapasos regula la intensidad del impulso. El avance en el conocimiento del cerebro ha permitido a los científicos localizar áreas relacionadas con la respuesta a la realidad y la interacción con la misma, a lo que llamamos consciencia El tálamo, una región profunda entre los hemisferios y el tallo cerebral, contiene varios núcleos esenciales en la función neurológica, que actúan como caja de conexiones Algunos de ellos enlazan los órganos de los sentidos con el córtex sensorial, mientras que otros mantienen el estado de activación en las zonas corticales. Cuando una hipoxia cerebral o una isquemia provocan un daño masivo, la ausencia absoluta de actividad en el córtex imposibilita, en principio, cualquier recuperación. Sin embargo, Schiff y sus colaboradores partieron de la hipótesis Caja de conexiones Viaje al centro del cerebro Uno de los autores del estudio, el doctor Ali Rezai, de la Cleveland Clinic, monitoriza la colocación de un electrodo de Estimulación Cerebral Profunda. La imagen de rayos X muestra el electrodo implantado en los núcleos cerebrales del paciente.