Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2- -8- -2007 40 VICIOS Y VIRTUDES E. Rodríguez Marchante 75 Molina aboga por difundir los clásicos frente a la cultura volátil y omnívora JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZ SANTANDER. El ministro de Cultura, César Antonio Molina, inauguró ayer en La Magdalena el curso Editar a los clásicos, leer a los clásicos. El eterno retorno patrocinado por el Centro de Estudios Orteguianos de la Fundación Ortega y Gasset y la Fundación Vocento, representada por su presidente, Enrique de Ybarra, y por su director, el historiador Fernando García de Cortázar. César Antonio Molina también se acercó al taller que imparten los escultores Julio López Hernández y Antonio López en la UIMP. El ministro de Cultura defendió la necesidad de propalar y difundir la importancia de los clásicos frente al darwinismo literario y filosófico de una cultura omnívora, que aboga por la volatilidad y en la que todo se puede digerir, todo vale y todo caduca Leer a los clásicos es un acto de valioso y apasionante descubrimiento apostilló Molina, quien recordó las políticas llevadas a cabo por su departamento para fomentar la lectura y la edición de los autores clásicos, tanto en las lenguas oficiales del Estado como en las extranjeras. Le precedieron el rector de la UIMP Salvador Ordóñez, y el ex presidente de la Fundación José Ortega y Gasset, Antonio Garrigues Walker, que glosó las bon- Y EL APAGÓN WOODY ALLEN César Antonio Molina charla con Antonio Garrigues Walker, en presencia de Enrique de Ybarra dades que suponen tener a un poeta al frente del Ministerio de Cultura y más en una época en la que los índices de complejidad e incertidumbre han crecido y la duda se ha revalorizado y se ha convertido en una leal compañera del ser humano En el mundo latino los individuos demuestran una tendencia exagerada a querer poseer la verdad, pero ahora está naciendo un nuevo tipo de ciudadano que convive con la incertidumbre y se siente más humano en la duda que en la verdad. Es una época muy mala para los dogmatismos sentenció Garrigues Walker, que se mostró convencido de que los clásicos pueden ser útiles en este mundo que va a cambiar tan- SERRANO ARCE to Al respecto, Molina afirmó que el mundo necesita a gente con imaginación y capacidad de ver el futuro por delante de la propia realidad cotidiana cosa que cree que poseen tanto los clásicos como los poetas y escritores: Y espero que así siga siendo porque no quiero convertirme en un poeta póstumo concluyó. El Museo Getty devolverá a Italia 40 obras tras arduas negociaciones ABC ROMA. El Museo Getty de Los Ángeles devolverá a Italia 40 obras de arte sacadas del país de contrabando, entre ellas la Venus Morgantina del año 425 a. C. en virtud del acuerdo logrado entre esta institución y las autoridades italianas, informa Efe. Sin embargo, la Venus Morgantina que fue robada de una excavación en Sicilia en 1979, no regresará a Italia con el resto de las piezas, pues permanecerá expuesta en el museo estadounidense hasta 2010 según el acuerdo. Es una estatua de culto esculpida entre el 425 y el 400 antes de Cristo, de dos metros de alto, con la cara y brazos de mármol y las vestiduras de toba calcárea. En cuanto a otra de las obras más importantes reclamadas por Italia, el bronce del Atleta Vincitore atribuido a Lisipo, se acordó abrir nuevas negociaciones cuando se conozca el resultado de un procedimiento legal en curso en la localidad italiana de Pesaro, en cuyas aguas fue encontrado. La estatua, del siglo IV antes de Cristo fue recuperada del mar en 1964 y expatriada ilegalmente para su venta posterior. El acuerdo de devolución fue alcanzado entre el ministro italiano de Cultura, Francesco Rutelli, y el director del Museo Getty de Los Ángeles, Michael Brand, después de arduas negociaciones, que empezaron en enero de 2006 e incluyeron hasta un ultimátum de Rutelli al museo a comienzos de este mes. Italia reclamaba inicialmente al museo estadounidense la devolución de 54 obras de arte que llegaron a ese país de contrabando y luego fueron compradas por la institución, lo que llevó a ambas partes a unas complejas negociaciones. Técnicos italianos y del museo americano definirán un calendario de trasladado que se hará efectivo dentro los próximos meses. Tanto el Ministerio como el Museo Getty mostraron su satisfacción ante este acuerdo y ambos iniciarán una relación renovada de colaboración Venus Morgantina del 425 a. C. AP a no se puede tapar por más tiempo: el causante del apagón en Barcelona no ha sido ni Endesa, ni Red Eléctrica, ni siquiera un cortocircuito de cables pelados por el inmarcesible poder mental del tripartito. El causante directo del apagón en Barcelona ha sido Woody Allen. Como se sabe hasta la hartura, el director neoyorquino se ha propuesto rodar una película en la ciudad y, acosado por la política provinciana y el halago generalizado, impúdico y sin interrupción, decidió tomar medidas drásticas: al amparo de la noche y del anonimato que le proporciona a su físico un mono azul de electricista, se fue con fe a por el gran generador catalán (y fue con fe en vez de ir con Scarlett Johansson, porque a ella le hubiera costado más trabajo pasar desapercibida con un mono azul) y le alteró los nervios centrales hasta que se fundió como un quesito brie. A pesar de que Woody Allen es un genio, nadie pondrá en cuestión de que también es capaz de alterar con facilidad los nervios de cualquiera... A Woody Allen, es evidente, se le ha ido la mano, como en tantas otras ocasiones y como con tantas y tantas mujeres, al decir de ellas. El caso es que él pretendía desviar levemente la atención hacia otro lado que no fuera él y su rodaje, pero el desastre ha sido de tal calibre que ya nadie se preocupa en Barcelona por lo que haga o deje de hacer el clarinetista cineasta... ¡Eh, Eh... que estoy aquí, que mañana ruedo en el Borne! éste... bueno... tal vez esta noche me deje ver y tocar en Casa Fuster! Pero la ciudad está ya a otra cosa, a dos velas, a dos cacerolas, a divertirse o enfurruñarse con la cara de pedernal de sus políticos, que esos sí que son chistosos y peliculeros. Y así, la ciudad se debate ahora entre un doble enigma: quién se quedará más tiempo por aquí, Woody Allen y su rodaje o la amenaza de un nuevo apagón. Ambos están bien patrocinados por todos nosotros. Y