Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2- -8- -2007 40 Por Rosa Belmonte VERANO Y HUMO Laura Campmany 67 FACTOR 34 ROMANCE DE LA SALGADO A doña Elena Salgado hay que hacerle un monumento pues no ha existido ministra, entre las de Zapatero, que haya invertido más horas o hecho mayores esfuerzos por prolongarnos la vida a los sufridos batuecos. Para lograr su objetivo, que debiera ser el nuestro, se propuso la ministra- -démosle gracias por ello- -modificar las costumbres perniciosas que tenemos sin la menor tolerancia, o sea, tolerancia cero. El tabaco, que ya saben que es un placer traicionero que si es bueno para el alma es nocivo para el cuerpo, y además huele que apesta, y encima cuesta dinero, ya no puede consumirse- -salvo en lugares abiertos- -por el método infalible del castizo manda huevos Con decisión tan tajante se consiguen dos efectos: los que no son fumadores se ahorran los humos ajenos, y los que aún sigan fumando bajo la lluvia y al viento, de tanto estar a la fresca, van a durar mucho menos (lo que a la larga equivale a unos millones de euros) No contenta la ministra con librarnos de un veneno, mostróse muy preocupada (gracias, señora, de nuevo) con la fibra que ingerimos y nuestro tránsito interno, con la ratio de verdura y de grasa que comemos, y con los colesteroles, que los hay malos y buenos. Centró esta buena señora sus maternales desvelos en las superhamburguesas que venden ciertos comercios, que de por sí son la bomba, pero si les pones ketchup, si les añades mostaza y alguna loncha de queso, no es que te salgas del tanga, es que te sales del pueblo. La cuitada habrá tenido, al cambiar de ministerio, que comerse con patatas sus campañas antiobesos. Queda igualmente pendiente de taxativo remedio ese problema del vino que no hay por donde cogerlo. Pero, pues ya es Bernat Soria el que debe resolverlo, a doña Elena Salgado se le ha acabado este cuento. Francisco Hernando, el Pocero, el martes pasado en la cubierta del Clarena siguiendo la regata Copa del Rey Camper Audi ERNESTO AGUDO CUANDO LA MONTAÑA VA AL GIN- TONIC Las restricciones legales a la publicidad de bebidas alcohólicas hacen que las compañías tengan que buscarse la vida de forma creativa. Bombay Shapphire ha puesto un barco para invitar a copas odavía veo la vida color de azul ¿por qué color de rosa sí y color de azul no? Un solo gin- tonic de Bombay Sapphire consigue noquearme (soy una chica fácil, si me meto una botella de cerveza en el bolsillo también cojo un buen pedal) El combinado me esperaba nada más abordar el dragaminas del que días antes habían disfrutado Rafael Medina y sus amigos. Como la publicidad de toda la vida de bebidas alcohólicas cada vez tiene más restricciones legales, las marcas del bebercio se tienen que buscar la vida, con lo que pueden acabar siendo mecenas de las artes o el deporte. Y, en cualquier caso, con creativas campañas de marketing. Por ejemplo, la que consiste en pintar de azul un barco, como en Operación Pacífico se pintaba un submarino de rosa, y convertirlo en un bar de copas flotante. Se trata de un dragaminas construido en 1960 para la armada danesa, que acabó abandonado en Ibiza y que su actual propietario remozó en 1996 para alquilarlo. Y ese barco es el que utilizan los de Bombay Sapphire. Hay una versión diurna y otra nocturna. Por el día recorre las calas (ahora está en Mallorca pero T irá a Ibiza, Menorca y a la Costa Brava) con tres lanchas que se acercan a los barcos fondeados para trasladar a quien quiera tomarse un gin- tonic. El año pasado las lanchas llevaban los gin- tonics a los ocupantes de los barcos. Este año las lanchas llevan a los ocupantes a los gin- tonics. Al bar flotante. Por la noche, el buque se cede a vips para que celebren fiestas en alta mar, cosa que el miércoles pasado hizo Rafa Medina, duque de Feria, con su pandilla. Zafiro de día para todos (para todos los que están en barcos fondeados en calas, claro) zafiro de noche para celebridades. Lo único malo que le veo a este tipo de festorrios es a) que no te puedes ir cuando la fiesta te aburra, a no ser que te hayas echado al bolso las gadgetoaletas y b) que todo se mueve mucho antes incluso de que los efectos del alcohol hayan toma- do el camino de Villa Cerebro. En cualquier caso, todo es muy pijo y muy trendy (la comida, también, aunque el sushi lo sacaran al final) Si encima la música es suave y la luna sigue de buen tamaño (aunque ya menguando) para qué quieres más. Bueno, quiero más. Hay un momento en la vida de toda mujer en que se tiene que levantar, apalancarse en la barra (para no caerse) y pedirse una Coca- Cola. Mi umbral de tolerancia etílica es todavía más bajo que el de Dorothy Parker, a quien le habría gustado beber como una dama. Decía que se podía tomar una o dos copas como máximo porque a la tercera estaba debajo de la mesa. Y a la cuarta, debajo del anfitrión. Al día siguiente (ayer) estaba apalancada en otra barra, la del muelle de las golondrinas, donde campa la organización de la MedCup. Pedía agua para HAIKUS POR SMS El tiempo no vocea su mercancía. Pasan las estaciones, se pudren las peras. Alfonso Armada tomarme una biodramina por si las moscas. Por si la resaca de un único gin- tonic metía cizaña cuando estuviera embarcada viendo la regata. Why the pill? ¿por qué la pastilla? reza una página de publicidad de Camper, en la que se ve una zapatilla y una píldora al lado. Para el posible mareo. Lástima que no me hiciera efecto inmediato también para el chorreo. Para el que me echó, ofendidísima, una de las azafatas del catamarán de Breitling (como encuentre al que le dijo que yo era yo se va a enterar) por el artículo del miércoles, que no dejaba de ser una loa a sus poderes (ellas sí eligieron esos poderes) ¿Eres Rosa? Le podía haber contestado que en esos momentos todavía era azul, pero no estaba muy ágil mentalmente. Y tampoco lo estaba para echar a correr. Que si nos has hundido (cosa físicamente imposible) que si no has preguntado por mi currículo ¿para qué? Y toda la bronca me caía con sus currículas a la altura de mis ojos. Quizá la foto sobraba. Como los de El Jueves yo también tenía una portada alternativa (otra foto, quiero decir) La del Pocero. Pero lo encontré menos dotado que ellas.