Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID JUEVES 2 s 8 s 2007 ABC AL DÍA Pedro Montoliú IMAGEN DE CONJUNTO iene Madrid un plan para acabar con la contaminación que causa el tráfico y, en ese caso, por qué no lo explican en detalle? ¿Creen los responsables municipales que su anuncio sería seguido de un debate tan vehemente como el que sufrió la reforma de la M- 30? En los últimos años, las distintas áreas del Ayuntamiento de Madrid han adoptado medidas, en teoría independientes entre sí. Un estudio más en profundidad nos diría, sin embargo, que si bien es difícil vislumbrar un programa municipal claramente perfilado, sí hay una línea argumental en las medidas adoptadas desde hace cuatro años en ámbitos tan diversos como la movilidad, el medio ambiente, el urbanismo o las obras. Esta línea argumental, en expresión de andar por casa, podría ser: hay que reducir el tráfico en Madrid sin que los conductores se den cuenta de que vamos a por ellos. De la aplicación de esa máxima han partido los túneles que mejoraban la salida y no la entrada en la ciudad, el ensanchamiento de aceras, la ampliación del SER, el cierre de parques como la Dehesa de la Villa o la Casa de Campo, el cierre al tráfico de zonas como Embajadores o el barrio de las Letras, la conversión en peatonales de calles como Arenal o Montera o la ampliación de la capacidad de la M- 30. Lo mismo que en el futuro se reducirán los carriles del paseo del Prado, Serrano o la Gran Vía, continuará la peatonalización del centro- apuesto por la Puerta del Sol- o se gravará el impuesto de vehículos a los que más contaminen. Puestas una tras otra, este glosario de medidas forma, sin duda, parte del mismo puzzle pero sin que, por razones difíciles de entender, nadie nos haya dicho cuál será la imagen final de nuestra ciudad. Ya sé que los madrileños podemos acudir a la lectura de ese contrato, como le llama el alcalde a su programa electoral, para tratar de imaginar el resultado pero preferimos que nos lo cuenten. Quizás si pudiéramos tener delante todas las medidas a la vez podríamos empezar a pensar en una ciudad libre de humos. ¿T Un grupo de jóvenes scouts en un taller de manualidades, ayer, en la plaza Mayor de Madrid CHEMA BARROSO Los scouts toman la plaza Mayor Cientos de jóvenes madrileños celebraron ayer el centenario de la creación del Movimiento de Escultismo con juegos, canciones y dinámicas de grupo en el centro de la capital LETICIA TOSCANO MADRID. Con la típica pañoleta de explorador al cuello, cientos de scouts pertenecientes a la Federación Madrileña de Escultismo se reunieron ayer en la plaza Mayor para celebrar el primer centenario de la creación del movimiento. El uno de agosto de 1907, Baden- Powell levantó en la isla de Brownsea (Reino Unido) el que es considerado el primer campamento scout y, desde entonces, el movimiento se ha extendido a más de 200 países. En la Comunidad de Madrid, son más de 7.000 los jóvenes scouts, sólo una pequeña parte de los 28 millones de afiliados de todo el mundo. Para celebrar el primer siglo de vida de la organización, grupos de todos los países se han reunido para ver salir el sol en amaneceres simultáneos Lugares emblemáticos como las Pirámides de Egipto, los Campos Elíseos de París, la cordillera del Himalaya o la plaza de San Pedro de Roma, han sido elegidos por los jóvenes como escenario para renovar sus promesas scouts En Madrid, las celebraciones comenzaron a las ocho de la mañana con una ceremonia en el Templo de Debod que continuó en la explanada de la Catedral de la Almudena. Después, fue la plaza Mayor la que acogió durante toda la mañana a cientos de personas dispuestas a compartir con el resto de los madrileños los valores que el movimiento ha consolidado en sus cien años de historia. Bajo el ya centenario lema de Dejar el mundo en mejores condiciones que lo encontramos en el centro de Madrid se organizaron juegos, talleres y bailes representativos del espíritu scout. Lo mejor son las acampadas y las excursiones gritaban los más pequeños, aunque los mayores recuerdan que el escultismo es algo más que diversión. A lo largo de los años, se han ido desarrollando diversos programas educativos y de formación en valores de la juventud, que son, hoy día, las actividades más importantes de los grupos. Así, en Madrid cuentan con ludotecas y programas de ayuda contra la drogadicción y ponen en marcha iniciativas innovadoras para concienciar a los muchachos, como juegos de ordenador para erradicar la violencia homófoba. No obstante, el respeto por la naturaleza y el cuidado de los espacios verdes sigue siendo uno de los pilares más importantes de los grupos, que suelen realizar escapadas periódicas al campo. Pero en la plaza Mayor, ayer, no sólo había jóvenes. Algunos veteranos acudieron a la llamada de los organizadores para recordar viejos tiempos, y otros para llevar a sus propios hijos que ahora también son scouts. Incluso había familias completas de antiguos escoltas, que se conocieron gracias al movimiento y ahora llevan a sus hijos a vivir una experiencia que, en su caso, les cambió la vida. Los turistas, los jubilados y muchos de los que pasaron ayer por la céntrica plaza madrileña se sorprendieron por la cantidad de chavales y el buen ambiente que había entre ellos. De hecho, muchos se dedicaron a regalar abrazos a todos los que se mostraron dispuestos a compartir con ellos su cariño. Una exposición sobre la historia del Escultismo se mantuvo abierta durante toda la mañana de ayer, cobijando a los que huían del calor y a los que querían informarse sobre las distintas actividades. Yo ya soy muy mayor para esto, pero voy a llevarme los folletos para que mi nieto se apunte afirmó ayer, Juan, un jubilado de 70 años que suele pasear cada mañana por el centro de la capital. Cómo el, otros paseantes sucumbieron a los gritos de los jóvenes: No nos mires, únete coreaban una y otra vez con fuerza los chavales, siempre dispuestos a ampliar el número de miembros que forman parte de la comunidad scout de Madrid. Programas educativos Exposición histórica Una historia con altibajos en España El Movimiento Scout se instauró en España en 1912, cinco años después de su fundación. A pesar de su arraigo, una circular dictada en 1940 por el Ministerio de la Gobernación suspendía la actividad escultista en España, evitando nuevas afiliaciones durante la mayor parte de la dictadura. En 1960 comenzaron a desarrollarse iniciativas particulares encaminadas a su legalización que no llegó, finalmente, hasta 1977.