Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA Tras los pasos del Solitario JUEVES 2 s 8 s 2007 ABC Una cámara de seguridad de La Moraleja grabó al Solitario en su Renault Kangoo La Guardia Civil averiguó la marca y modelo del vehículo e investigó 13.000 unidades, entre ellas la del criminal CRUZ MORCILLO PABLO MUÑOZ MADRID. En mayo de 2006, el Solitario comenzó a escribir, sin saberlo, el final de sus andanzas. En realidad, ya lo había empezado a hacer un mes antes, cuando reapareció con un atraco en Sarria (Lugo) tras asesinar a dos guardias civiles en Castejón (Navarra) el 9 de junio de 2004, lo que le convirtió en el delincuente común más buscado de España. Si no llega a actuar de nuevo habría sido casi imposible llegar hasta él admiten fuentes del Instituto Armado consultadas por ABC. Con cada nuevo asalto obteníamos más datos y el círculo se estrechaba ya mucho. Cogerle era sólo cuestión de tiempo añaden. Pero volvamos a ese mes de mayo, más concretamente a sus primeros días. El criminal necesitaba con urgencia dinero y decidió volver a actuar, ya que el asalto de Sarria había sido un fracaso en cuanto al botín- -apenas 800 euros- hasta el punto de provocarle un ataque de furia que descargó con un balazo en la pierna de uno de los empleados de la oficina. Debía, por tanto, resarcirse, y eligió un banco de la zona residencial de La Moraleja, en el municipio madrileño de Alcobendas. Como tantas otras veces perpetró un golpe rápido, de apenas tres minutos, y esta vez la cantidad de dinero robada era mucho mayor: 111.110 euros. Todo había transcurrido según lo previsto y pudo escapar sin mayores problemas. Pero el equipo conjunto de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y de la Policía Judicial de la Comandancia de Navarra, dedicado en exclusiva a este caso, logró por primera vez una pista decisiva: identificar la marca, el modelo y el color de la furgoneta del Solitario una Renault Kangoo de color blanco. El vehículo había sido grabado por una cámara de seguridad de la urbanización. Los investigadores pidieron colaboración a los ingenieros de la empresa automovilística, que a partir de las imágenes aportaron más datos importantes. Ese modelo concreto, dijeron, tenía las puertas laterales correderas, una trampilla en el techo y no disponía de cristales traseros. Salió su nombre Horas después de asesinar a los guardias logró eludir un control y huir de los agentes por un camino rural Llevaba bidones de combustible en la furgoneta para no parar en gasolineras, donde sabía que podía ser grabado En España hay 15.000 unidades de Renault Kangoo, y los agentes hicieron gestiones sobre unas 13.000, de las que 1.800 respondían a las características de la del criminal. La Guardia Civil investigó a cada uno de los titulares y ya salió el nombre de Jaime Jiménez, que además llamó la atención porque tras el atraco de Sarria había cambiado la titularidad de la furgoneta, que había puesto a nombre de su madre. Sin embargo, entonces sólo era un dato aislado, aunque ya se había tomado la decisión de profundizar en ese tipo cuando llegara el momento. El siguiente hito de la investigación se obtuvo en el atraco de Toro (Zamora) que cometió el pasado mes de mayo. De nuevo pudo huir tras apoderarse de 6.000 euros- -de nuevo disparó en la pierna a un empleado porque le pareció poco botín- pero esta vez, cuando cogió un camino rural, tuvo que detener su furgoneta porque cruzaba un rebaño de ovejas. El pastor tuvo tiempo de verle la cara- -ya se había quitado el disfraz- -y de confirmar que viajaba en una Renault Kangoo. Se hizo un retrato- robot no demasiado fiable, pero sí había un nuevo dato: el asesino se peinaba con la raya al medio. La Guardia Civil sospechaba también entonces que el Solitario debía vivir en Madrid, porque sólo alguien que conociera muy bien la ciudad se arriesgaría a atracar en pleno barrio de Canillas, junto a un complejo policial. Además, muchos de los últimos asaltos Jaime Jiménez, ya en dependencias de la Policía Judiciaria en Figueira da Foz, posa para la ficha policial