Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 1 de Agosto de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.467. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. El retorno de Chelsea Ante la perspectiva electoral de que la Casa Blanca pueda quedar monopolizada por los Bush y los Clinton durante un cuarto de siglo, se multiplica un interés dinástico en la hija de la senadora por Nueva York y el ex presidente de EE. UU. POR PEDRO RODRÍGUEZ i su madre logra convertirse en la próxima ocupante del Despacho Oval, Chelsea Clinton alcanzará el record histórico de repetir como primera hija de Estados Unidos en virtud de una dinámica electoral por la que la Casa Blanca puede quedar monopolizada durante un cuarto siglo por dos familias. Una alternancia Bush- Clinton que seguramente espantaría a los padres fundadores del gigante americano pero que estos días ha empezado a generar un interés casi dinástico en la única hija de Bill y Hillary. De sus seis columnas, el mismísimo New York Times dedicaba ayer cuatro en portada a recontar con amplio despliegue fotográfico el pasado, presente y posible futuro de Chelsea, que a los doce añitos ya testificó en el legendario vídeo electoral Man from Hope sobre las virtudes de su padre, por entonces gobernador de Arkansas. Ahora, la adolescente de ojos saltones, pelo rizado y apariciones públicas racionadas se ha transformado en una joven de 27 años cuya existencia es comparada con la famosa película The Truman Show sobre un reality permanente basado en la vida de su involuntario protagonista. Ante el clásico dilema de si Chelsea Clinton se parece más a su padre o a su madre, la opinión unánime parece inclinarse a establecer superiores afinidades con la senadora. Esta laboriosa y entusiasta licenciada de las universidades de Stanford y Oxford compartiría con su madre un estilo retórico muy programado, un interés pasional sobre cuestiones sanitarias y una similar tendencia a aprovechar conexiones familiares para avanzar sus respectivas carreras. S Hillary y su hija Chelsea aplauden al término de un discurso de Bill Clinton en Nueva York el pasado mes de septiembre Con el pelo alisado y rumores de cirugía estética, Chelsea trabaja ahora para un fondo de capital riesgo, Avenue Capital Group, dirigido por Marc Lasry, patrocinador asiduo del Partido Demócrata. Además colabora con los montajes filantrópicos de su padre, acompaña a su madre en algunos viajes y disfruta de un lugar privilegiado en el circuito de fiestas de Nueva York. Tiene su propio publicista, cuya ocupación se limita básicamente a denegar entrevistas, y un novio serio, en la nómina de Goldman Sachs y con posibilidad de convertir a los Clinton en abuelos. A pesar del peculiar gusto de la política de Estados Unidos por las estampas familiares, la campaña de Hillary Clinton no ha empezado a utilizar como un personaje recurrente a Chelsea. La senadora por Nueva York se concentra por ahora en presentarse como una especie de dama de hierro progresista que debe ser tomada en serio por sus méritos propios y no por su condición de mujer con aspiraciones presidenciales. Lo que ha dejado a Chelsea como una re- REUTERS Asesores electorales le vaticinan un papel destacado en la campaña de su madre y hasta su propia carrera política en el futuro ferencia tangencial en algunos mítines. Pese a la insistencia en que Chelsea Clinton es por ahora una persona privada, asesores electorales le vaticinan un papel destacado en la reñida sucesión de George W. Bush. Con un valor estratégico en asignaturas pendientes como la recaudación de fondos y ayudar a humanizar a su madre. Además de todas las especulaciones sobre si la hija más famosa de Estados Unidos va a seguir en el futuro haciendo de la política un negocio familiar. En un ensayo escrito tras el 11- S, l a joven ya reconoció una nueva urgencia de jugar mi parte en el futuro de Estados Unidos con la promesa de que de alguna forma pienso servir a mi país