Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 1 s 8 s 2007 ABC Cameron intenta acallar las primeras críticas internas a su liderazgo El líder conservador británico respondió a los tories críticos a su gestión y canceló un viaje a Pakistán para evitar censuras E. J. BLASCO LONDRES. El líder conservador británico, David Cameron, se vio obligado ayer a salir al paso de las críticas que está recibiendo de algunos miembros de su partido por agotar su liderazgo en una campaña de imagen, sin entrar en concreciones programáticas. Menos relaciones públicas y más sustancia es lo que le piden ciertos dirigentes, cuando ayer una nueva encuesta insistía en que los tories han caído por detrás de los laboristas. The Times otorga a éstos una ventaja de seis puntos (39 frente al 33 por ciento) Cameron había hecho caso omiso a esta reducida oposición interna, pero no pudo pasar por alto la voz crítica de Maurice Saatchi. Aunque lord Saatchi ya no tiene el poder del que en su día gozó, el haber sido el artífice de la campaña publicitaria que dio el triunfo a Margaret Thatcher, aún conserva cierta autoridad moral entre los tories Él pedía ayer a Cameron, en un artículo de prensa, que se dedicara menos a intentar variar la marca y se centrara en la economía. Mi respuesta es que la gran cuestión hoy del Reino Unido no es la economía, sino en realidad la ruptura de nuestra sociedad contestó el líder. Cameron ha venido señalando que los tories deben ahora centrarse en resolver las fracturas de la sociedad como en su día la era Thatcher resolvió la economía del país. En esta línea, queriendo demostrar que las críticas de falta de programa son huecas, lanzó una propuesta para mejorar la disciplina en las escuelas, con la posibilidad de que los padres firmen una garantía ante los directores de los centros sobre la buena conducta de sus hijos antes de que puedan ser matriculados. Cameron restó importancia a lo que en estos momentos dicen las encuestas. Lo que está sucediendo- -declaró- -es que un nuevo primer ministro tiene su luna de miel; es algo que ya había predicho. Pero no creo que lo fundamental haya cambiado, y es que Gordon Brown no puede ser el cambio que este país necesita En vista del patio revuelto en su propio partido, con unos pocos diputados amenazando con promover una moción de censura contra el líder, Cameron ha preferido cancelar un viaje que tenía programado a Pakistán, después de las críticas que recibió por marchar a Ruanda en una campaña contra la pobreza en África en medio de las inundaciones que padecía parte de Inglaterra. En auxilio de Cameron han salido las dos principales figuras de la dirección del partido, William Hague y David Davies. El secretario general de la ONU, Ban Ki- Moon, sirve agua a Gordon Brown, ayer en Nueva York AFP Brown marca distancias con Bush en su visita a EE. UU. Los diarios del Reino Unido destacan que el primer ministro no dedicó ningún elogio al presidente estadounidense EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. En lo básico están de acuerdo y, comparado con las dificultades que George Bush encuentra en el Congreso de su país, Gordon Brown es el aliado más sólido para el año y medio que le queda de mandato al presidente estadounidense. Pero en la puesta en escena en Camp David, el primer ministro británico marcó sus distancias, más personales que políticas, aunque también incoó alguna divergencia de programa. De esta manera analizaba ayer la prensa de Londres el primer encuentro mantenido entre Bush y Brown, y otorgaba a éste un doble éxito: haber aparecido como un estrecho aliado de EE. UU. (para la audiencia estadounidense) despejando así la duda que existía sobre el sucesor de Tony Blair, y al mismo tiempo suficientemente distante de Bush (para la audiencia británica) Para ser algo patoso en eso de los malabarismos ante las cámaras, el premier volvió a sorprender, como lo ha estado haciendo todo este mes que lleva en el 10 de Downing Street. En cuanto a lo personal, Brown se abstuvo de devolver los profusos piropos que recibió de su anfitrión en la rueda de prensa conjunta. Bush le describió como resolutivo y solvente frente a los problemas alabó su firmeza y rapidez a la hora de reaccionar frente a los recientes intentos de atentados en el Reino Unido e indicó que no es un típico duro escocés El británico, en cambio, no le dedicó ninguna alabanza a Bush, y centró todos sus elogios en las tradicionales estrechas relaciones entre ambos países. Bush se dirigió en dos ocasiones a su huésped llamándole Gordon, pero éste se mantuvo sin ceder en el señor presidente Era propósito del premier no caer en el amiguismo demostrado por su antecesor, y se mantuvo enfundado en su traje todo el tiempo, a pesar de encontrarse en un entorno de descanso. La corbata sólo desapareció del cuello de Brown a la mañana siguiente para el desayuno. No es que la familiaridad no pueda crecer con el tiempo, pero el comienzo fue muy formal. A Brown se le escuchó preguntar a Bush nada más llegar a Camp David: ¿Vienes mucho por aquí? lo que no deja de ser un modo muy socorrido de entablar la conversación. Sí, mucho respondió el presidente. Luego están las cuestiones de fondo en las que se presentaron algunas divergencias. O Brown no controla las connotaciones de determinadas palabras, o al hablar de conversaciones francas quiso efectivamente decir lo que habitualmente quiere significarse con ese término: que en un ambiente de sinceridad se manifestaron diferentes posturas. Éstas, en cualquier caso, salieron a relucir tímidamente en la rueda de prensa. Todos los diarios británicos han subrayado la afirmación de Brown sobre un posible anuncio en octubre, cuando el Parlamento vuelva a reunirse tras la vacaciones, en relación a la retirada de las tropas del Reino Unido de la única provincia iraquí en la que sus 5.500 solados continúan desplegados. Una decisión será tomada de acuerdo con el consejo militar de nuestros mandos sobre el terreno dijo. Fuentes oficiales británicas precisaron después que esto no modifica la postura mantenida hasta ahora, pero sí que advirtieron que la decisión que se tome será con independencia del criterio de sus aliados estadounidenses. Por lo demás, Brown equilibró su aparición junto a Bush con una visita posterior a congresistas demócratas en Washington, y las referencias a la agenda internacional en Irak y Afganistán con un discurso sobre la pobreza y el cambio climático en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. La luna de miel laborista Unos ladrones roban en la casa de Ségòlene Royal NANTERRE. La ex candidata del partido socialista a la presidencia de Francia, Ségolène Royal, fue víctima de un robo a priori sin daños en su domicilio de Boulogne- Billancourt, situado en la periferia oeste de París. Según informó la fiscalía, la noche del viernes al sábado, ladrones se llevaron un orde- AFP nador portátil y una pequeña suma de dinero. El hijo de Royal, que se encontraba en el domicilio en el momento del robo, fue quien lo descubrió. La ex candidata ya había sido víctima de un incidente similar en agosto del año pasado, pocos días después de que anunciase su candidatura, aunque en esa ocasión no hubo sustracción de bienes. El propósito del premier era no caer en el amiguismo demostrado por su antecesor