Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CIENCIAyFUTURO MARTES 31 s 7 s 2007 ABC FRUTAS Y VERDURAS CONTRA EL CÁNCER Fruta y verdura La fruta y la verdura contienen un antioxidante llamado quercetina Quercetina Forma parte habitual de nuestra dieta Células cancerígenas Los investigadores trataron células tumorales durante 18 horas con quercetina La variante humana del mal de las vacas locas causa en 2007 11 muertos en Suiza Se trata de las variantes esporádica, familiar e iatrogénica de la enfermedad ABC GINEBRA. Once personas han muerto en lo que llevamos de año en Suiza a causa de la variante humana del mal de las vacas locas, según los datos aportados por Oficina Federal de Salud Pública de este país. La última muerte se produjo el pasado día 27. La Encefalopatía Espongiforme Bovina, conocida como el mal de las vacas locas se descubrió en Gran Bretaña a mediados de los años 80 y puede transmitirse a los humanos como la enfermedad de Creutzfeld- Jakob. En todos los casos se trata de las variantes esporádica, familiar (adquirida por antecedentes familiares) e iatrogénica (por implante de tejidos nerviosos) El cuarto tipo, llamado variante fue definido en 1996 a raíz de la situación producida en el Reino Unido, el país que más la padece, y se atribuye al contagio a través del consumo de productos de animales ricos en tejido nervioso que, a su vez, han consumido pienso de origen animal contagiado con priones. En Reino Unido, y hasta finales del año pasado, han fallecido un total de 158 ciudadanos como consecuencia de esa variante de la enfermedad Cretzfeld- Jakob. En todo el año 2006 murieron en el país helvético 13 personas por esta enfermedad, lo que representa una mortalidad de 1,74 por cada millón de habitantes. Lo cierto es que desde 1988, 214 personas han muerto a causa de esta patología. Los años más duros fueron entre 2001 y 2004, cuando las muertes anuales por esta causa oscilaron entre 19 (2,62 por millón de habitantes) y 16 (2,17) Apoptosis celular La membrana mitocondrial se vuelve permeable y se liberan las proteínas responsables de la muerte celular Gen pro- apoptótico de la familia bcl- 2 La quercetina activa los genes que promueven la muerte celular (Apoptosis) Un componente común de la fruta, eficaz contra el cáncer Un equipo español demuestra cómo la quercetina, habitual en nuestra dieta, induce la muerte celular programada J. M. N. MADRID. Comer frutas y verduras es bueno para la salud. Pero no sólo por su aportación de vitaminas y otras sustancias beneficiosas para el organismo sino también, como acaba de demostrar un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la lucha contra el cáncer. La clave, según los datos aportados por el equipo dirigido por Sonia Ramos, del Instituto del Frío del CSIC, se encuentra en la quercetina, un componente habitual en frutas, verduras y bebidas derivadas de plantas como el té. Según el estudio, este antioxidante, que forma parte de nuestra dieta, podría ser capaz de curar el cáncer de hígado, además de prevenir con eficacia el desarrollo de otros tumores. La investigación, publicada en la revista Journal of Nutrition ha demostrado que la quercetina es capaz de inducir la muerte celular programada (apoptosis) en una línea de células tumorales de cáncer de hígado (HepG 2) Precisamente, una de las características de las células cancerosas es su inmortalidad ya que, a diferencia de las células sanas, que cumplen su ciclo y mueren, las tumorales pueden seguir viviendo de forma indefinida. En palabras de la propia Sonia Ramos, la inducción de la apoptosis constituye una importante diana dentro de las estrategias terapéuticas contra el cáncer. La muerte celular programada está desregulada en las células cancerígenas que, en vez de morir, proliferan de manera descontrolada Los investigadores estudiaron el efecto de la quercetina sobre proteínas clave de la ruta apoptótica en células de hepatoma humano. Las células cancerígenas fueron tratadas durante 18 horas con este flavonoide. Ramos resume los resultados: La incubación con quercetina propició que se activara en la célula la apoptosis mediante la permeabilización de la membrana mitocondrial y la liberación de proteínas capaces de activar a las caspasas, que son las proteasas responsables últimas de la muerte celular Asimismo, los científicos observaron también que la quercetina promovía la apoptosis a través de la activación de genes pro- apoptóticos de la familia bcl- 2 y la inhibición temprana de rutas de señalización de supervivencia en las células HepG 2 Los autores del trabajo precisan, no obstante, que es necesario desarrollar nuevas investigaciones para asegurar el potencial efecto anticancerígeno de los flavonoides como la quercetina. Su descubrimiento, según explicó a Efe Luis Goya, uno de los participantes en la investigación, se traduce en dos avances a la hora de luchar contra el cáncer: por un lado la quercetina inhibe la proliferación del tumor y, por otro, podría emplearse en su curación, ya que actúa sobre las células dañinas induciendo su muerte. La ingesta de cinco o más piezas de fruta y verdura al día aporta quercetina y otros flavonoides, explicó este investigador, quien añadió que la quercetina podría emplearse bajo forma de medicamento en tratamientos contra el cáncer, combinada con otros productos. Ramos también ha publicado un trabajo de revisión en Journal of Nutritional Biochemistry en el que se establece que un consumo regular de frutas, verduras y té podría ayudar a reducir el riesgo de desarrollar un cáncer. Activar la apoptosis La ingesta de cinco o más piezas de fruta y verdura al día aporta quercitina y otros antioxidantes útiles al organismo Muere Odile Crick, la dibujante del ADN Odile Crick, esposa de Francis Crick, el científico que desveló, junto a James Watson, la estructura del ADN, murió en La Jolla (California) el pasado 5 de julio, víctima de un cáncer. Tenía 86 años. Odile Crick fue la autora del dibujo original de la doble hélice, publicada por vez primera en Nature en abril de 1953 (en la imagen) Más información sobre la investigación: http: www. csic. es