Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ARCO 08 La feria se replantea la selección de galerías. El comité organizador ha elaborado una lista provisional, en la que quedan fuera unas 20 de las 82 galerías españolas de ARCO 07 Día de regatas para Leonor Doña Leonor revolucionó el Club Náutico de Palma de Mallorca en su primer día de regatas de la Copa del Rey de Vela. La gran ausente fue su hermana, Sofía Raphael, de gira Entrevista con el cantante, que emprende una gira por toda España: el próximo 5 de agosto actuará en Ibiza y llegará a Madrid el 14 de septiembre 59 JAQUE MATE E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ra cuestión de tiempo que su imagen premonitoria de El séptimo sello tomara cuerpo presente. Un hombre en su isla, también su imagen de siempre... Ingmar Bergman deja de ser el dueño de sí mismo y de su obra, que, a partir de ahora, volará de un modo difícil de prever y sospechar. A pesar de que ha sido estudiada y vista desde mil ángulos distintos, la filmografía de Bergman aparece hoy como algo inmaculado y por explorar, algo que por fin se redondea y se sustancia. La obra acabada nos lleva irremediablemente a su principio. Los principios de Bergman han manchado cada una de sus películas. El verano, la mujer, la pareja, el tiempo (o la carcoma) la muerte, el más allá de la muerte... En muy pocas ocasiones se ha dejado ir Bergman de estos asuntos, y sobre ellos ha dado vueltas su rueda de molino hasta dejarlos triturados, hechos papilla, y su última película, Saraband hecha apenas hace tres años, era otra linterna mágica alumbrando los renglones de su propia vida y obsesión. Todo el cine de Bergman está en Saraband pero es que todo el cine de Bergman está prácticamente en cada una E de sus películas, en cada una de las anquilosadas épocas que le ha atribuido la crítica, la strindbergiana, la espiritual, la mundana, la vitalista, la evocadora y compasiva... Un verano con Mónica El séptimo sello Fresas salvajes El silencio Persona La vergüenza Escenas de un matrimonio De la vida de las marionetas (película sumamente rara incluso dentro de su filmografía, pero probablemente de una importancia capital en ella) Fanny y Alexandre Y vuelta a Saraband Puesto que ha muerto, tal vez sea el momento de mirar todo este cine (y el que queda entre los puntos suspensivos) con otros ojos. Siempre se ha ido a reflexionar ante las películas de Bergman, y quizá sea ya tiempo de ir sólo a contemplarlas; a contemplarlas y a contemplarnos en ellas. Nadie ha sabido contenerse (y contenernos) en su cine como Bergman; en su cine y en el de otros que ha sido tocado por él, como en aquella resplandorosa historia que escribió para que la dirigiera Liv Ullman, su musa, su mujer, su víctima... La película se tituló Infiel y era, y es, y será una herida abierta. El cine de Bergman ha dejado de ser un problema. Ahora es la solución. Ingmar Bergman, en 1955, durante el rodaje de Sonrisas de una noche de verano EPA nocidos de su biografía es su desencuentro con el Gobierno de su país por un problema con el fisco, que lo llevó a trasladar su residencia a la ciudad alemana de Múnich, donde permaneció entre 1976 y 1985. Bergman fue arrestado en plenos ensayos de la obra de Strinberg La danza de la muerte Las acusaciones de evasión de impuestos le causaron graves daños psicológicos y llegó a ser ingresado en un hospital. Tras nueve años en el exilio, llegó a un acuerdo para pagar lo que se le reclamaba y regresó a Estocolmo. En toda esa historia sólo me reconozco culpable de una falta, pero una falta grave: firmaba papeles que no leía escribió en su libro de memorias Linterna Mágica Bergman estuvo casado cinco veces y tuvo nueve hijos reconocidos. Gran director de mujeres, también mantuvo relaciones estables con algunas de sus actrices, como Harriet Andersson y Liv Ullman, con quien tuvo a su hija Linn, periodista. Ninguna de ellas habló jamás mal de él. Entre sus hijos, los más conocidos son los directores Daniel y Eva, los actores Anna y Mats y el aviador Ingmar. Su primera esposa, Ingrid, no tenía nada que ver con la protagonista de Casablanca a quien Bergman dirigió en Sonata de otoño en 1978. Refugiado en Faro durante los últimos años, Bergman se había preparado para perder su larga partida con la muerte. Cuando era joven- -afirmó en una entrevista- -tenía un miedo horrible a morir. Ahora creo que es un arreglo muy, muy acertado. Es como una vela que se apaga. No hay mucho sobre lo que discutir Su hija Eva adelantó que al funeral, cuya fecha no quiso facilitar, reunirá a un reducido grupo de amigos y familiares.