Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 31 s 7 s 2007 Tribuna Abierta AGENDA 45 Miguel Torres Periodista TOM CRUISE Y LA OPERACIÓN VALKIRIA ADA de extraño tiene la negativa alemana a permitir la utilización del edificio Benderblock en Berlín, para el rodaje de la película sobre la Operación Valkiria, el atentado fallido contra Hitler, del que ahora se han cumplido sesenta y tres años, en La Guarida del Lobo, cuartel general del führer en Rastenburg, en la Prusia oriental. Con mucho sentido comercial, la producción del filme, en la que participan norteamericanos y alemanes, ha elegido a Tom Cruise para encarnar al coronel Klaus von Stauffenberg, el hombre que colocó la bomba y que se ha convertido en el símbolo y la cabeza visible de la conjura de los generales. Para muchos alemanes el actor norteamericano tiene una imagen de frivolidad incompatible con quien- -a costa de su vida- -se arrogó el papel de defensor de los valores cristianos alemanes y salvador de un país que se encaminaba hacia la ruina. El exhibicionismo religioso y sentimental de Tom Cruise en los medios de comunicación de todo el mundo parece incompatible con quien, por sus gravísimas heridas de guerra y el trágico final de su vida, simboliza la figura del héroe. Se levantan monumentos a la memoria de los héroes del 20 de julio tanto en el enclave prusiano en el que estuvo La Guarida del Lobo, como en el Benderblock, cuartel general de la Wehrmacht donde un grupo de generales proyectó la Operación Valkiria y que ahora es sede del Ministerio de Defensa, con un memorial que recuerda la resistencia contra Hitler. La conjura estuvo urdida primordialmente por la aristo- Aquella misma tarde del atentado llega a Rastemburg Benito Mussolini acompañado del mariscal Graziani. Tenía una cita previamente concertada con Hitler, quien les muestra la sala de reuniones reducida a escombros. Las paredes habían ardido y el techo se había derrumbado. Hitler chillaba como un loco y afirmaba que se vengaría de todos los traidores. Los huéspedes asisten estupefactos a una explosión de megalomanía en la que el führer llega a afirmar: Estoy empezando a dudar si el pueblo alemán es digno de mis grandes ideales N cracia militar prusiana, unida en principio al espíritu pangermánico que simbolizaban los nazis, pero que en el curso de la guerra advirtió que los asesinatos en masa del nacionalsocialismo y los errores bélicos del führer conducían a Alemania a la ruina y la destrucción. ElcondeKlausvonStauffen- berg pertenecía a esa aristocracia. Inició la guerra como capitán y en Stalingrado llegó a la conclusión de que Hitler era un incapaz como comandante supremo. Von Stauffenberg pasa a África, a las órdenes de Rommel, y allí es gravemente herido en una acción militar. Pierde el ojo izquierdo, la mano derecha y dos dedos de la mano izquierda. Durante su convalecencia decide que era preciso eliminar al führer. Con ayuda de otros conspiradores es designado jefe de las reservas de la Wehrmacht, con acceso al comité de planificación de las operaciones militares que encabezaba Hitler. La carga explosiva entró y salió varias veces del cuartel general del dictador sin que Von Stauffenberg, que quería que Goering y Himmler estuviesen también entre las víctimas, encontrase la oportunidad. Al final se le presentó una el 20 de julio de 1944. Introdujo la bomba en el salón de conferencias de Rastemburg dentro de una cartera que colocó junto a una pata de la mesa, cerca del lugar que ocupaba Hitler. Con la excusa de hacer una llamada a Berlín abandona la reunión. Tiene tres minutos de margen hasta que la bomba estalle. La explosión le sorprende camino del automóvil con que se traslada hasta el avión que le llevaría a la capital. La violencia del estallido le convence de que el atentado ha sido un éxito. Por radio transmite a los demás conjurados la palabra valkiria que anunciaba el objetivo cumplido. Los conjurados estuvieron a punto de triunfar, pero la suerte se alió con Hitler, que resultó herido en varias partes del cuerpo, un brazo roto, los tímpanos reventados y el uniforme destrozado. La reunión se celebraba no en el búnker, donde la onda expansiva hubiera aniquilado a todos, sino en un edificio de madera, con las ventanas abiertas a causa del calor, que hicieron de camino de salida para lo más mortífero de la explosión. Hitler se había movido de su sitio e inclinado sobre la mesa que voló hecha astillas, pero que le salvó la vida. Murieron en el atentado un general, dos coroneles y un estenógrafo, y otras diez personas resultaron heridas. Von Stauffenberg llega a Berlín es detenido y fusilado a la medianoche junto a otro coronel y dos generales en el Benderblock, el edificio en el que ahora se ha impedido que Tom Cruise rodase la película sobre la Operación Valkiria. Von Stauffenberg tenía treinta y seis años. El general que les detiene y ejecuta es Friedrich Fromm, también implicado en la conjura, que no espera siquiera a la llegada de las SS para evitar el interrogatorio de los implicados. Su precipitada acción despierta las sospechas de Hitler. Meses después Fromm también es ejecutado. La onda de las represalias alal uso de Internet en los hogares, o que el sueldo medio de un español es la mitad que el de un francés. En España se vuelve a hablar poco de Europa últimamente. Nos hemos creído el cuento de que ya estábamos en el bando de los buenos, y sí estamos, pero nos falta dinero. No, nos acaban de decir la verdad. Lo que sí ha pasado es que hemos crecido mucho, pero mientras crecíamos nosotros también crecía Europa. Europa no se paraba para que pudiéramos alcanzarla. De modo que no acabamos de ser lo que nos dicen que ya somos. No acabamos de tener todo ese dinero. Si un español tiene 75, un francés tiene 150. Lo que te dicen es que mires para Portugal y que observes que un portugués tiene 68 y que con eso te consueles. Si un español se compra un canza al mismísimo mariscal Rommel, obligado a suicidarse para proteger a su familia. Se estima en doscientas el número de personas implicadas en el plan de magnicidio. El almirante Canaris, jefe de los servicios secretos, es detenido e internado en el campo de concentración de Flossemburg, donde es estrangulado después de sufrir toda suerte de humillaciones. El general von Loringhoven, que había facilitado el explosivo, se suicida. El general Stuelpnagel, comandante en jefe en Francia, cómplice en la conjura, es detenido en París y ejecutado por la Gestapo. misma tarde del atentado llega a Rastemburg Benito Mussolini acompañado del mariscal Graziani. Tenía una cita previamente concertada con Hitler, quien les muestra la sala de reuniones reducida a escombros. Las paredes habían ardido y el techo se había derrumbado. Hitler chillaba como un loco y afirmaba que se vengaría de todos los traidores. Los huéspedes asisten estupefactos a una explosión de megalomanía en la que el führer llega a afirmar: Estoy empezando a dudar si el pueblo alemán es digno de mis grandes ideales Goering y von Ribbentrop se enzarzan en una violenta discusión sobre la lealtad del Ejército y están a punto de llegar a las manos. Recientemente los alemanes hicieron con El hundimiento un estremecedor relato cinematográfico de los últimos días de Hitler en el búnker de Berlín. Fue una importante catarsis a la que contribuyó el espléndido trabajo del actor Bruno Ganz en el papel de un führer comido por el parkinson y los fantasmas. Es lógico que se resistan a ver encarnado por Tom Cruise a una de las figuras más emblemáticas de aquella época. Seat Toledo, un alemán se compra un Audi A 8, que vale tres veces lo que el Seat. Si un español veranea en su pueblo o en el pueblo de su mujer porque no le llega para más, un inglés se va a Mallorca a hoteles de cinco estrellas. Y lo que es peor: a un español no le llega para comprar libros, pero a un europeo sí. como si hubiera un pacto político en España de no mentar los índices económicos que demuestran que en España por trabajar lo mismo pagan la mitad que en Francia. Por tanto, el día que España entre en el G- 8 me avisáis, mientras tanto me voy con Unamuno, Ortega, Machado y Baroja y me sigo apuntando a la no tan pretérita lágrima histórica noventayochista. Aquella Cuando Manuel Vilas Escritor HABLEMOS DE DINERO O que yo echo de menos en la vida política española es el debate sobre los asuntos económicos, sobre el dinero, sobre lo que ganas y lo que puedes hacer con lo que ganas. Creo que se habla demasiado de cosas poco sólidas y se habla muy poco del dinero. España empieza a tener dinero, por fin. Sin embargo, es un país medio pobre si se le compara con Noruega, Estados Unidos, Alemania o Francia. Yo no sé por qué los españoles no podemos tener el mismo dinero que tienen los franceses o los alemanes. Ese sí es un tema político que a mí me importa. La inmigración nos ha dado un chute de autoestima, es verdad. La L Yo no sé por qué los españoles no podemos tener el mismo dinero que tienen los franceses o los alemanes. Ese sí es un tema político que a mí me importa piel de toro parecía ya Francia o Alemania, pero los indicadores económicos son testarudos y dicen que no, que un señor francés o un señor alemán del montón le dan cien vueltas a un español medio en lo que respecta a sueldo, potencial económico, tecnológico y cultural. Parece Yonoséporquénosehabla más de esto en la política española, pues es el gran tema que se posterga en beneficio de asuntos irrelevantes como el carnet por puntos, los nacionalismos, o la ley antitabaco. Lo relevante es que España sigue teniendo los índices más bajos de Europa en lo que se refiere