Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CIENCIAyFUTURO LUNES 30 s 7 s 2007 ABC CUADERNO DE BITÁCORA DE LA CAMPAÑA ATOS 1, DESDE EL ÁRTICO Un escenario cambiante En su cuarta crónica desde el Ártico, el jefe científico del proyecto ATOS, Carlos Duarte, analiza el problema de las sustancias contaminantes que encierra el hielo del casquete polar Carlos M. Duarte Prof. Investigación CSIC Jefe de Campaña ATOS tentes y permanentes que los ya muy fundidos que vamos dejando atrás nos acompaña gran parte de la fauna ártica que depende también de estos hielos. Hace unos días tuvimos nuestro segundo encuentro con un oso polar. Mientras el primero lo avistamos en la lejanía, este otro lo hemos visto a sólo unas decenas de metros, pues no contento con asomarse al borde de la plataforma de hielo por la que deambulaba en busca de alimento, se ha echado al agua para pasar nadando a pocos metros de la proa del Hespérides poblada de fotógrafos. Este animal, enorme (llegan a pesar 600 Kg y medir 3 m de altura puesto en pie) el mayor carnívoro terrestre, y majestuoso ha pasado a engrosar la lista de especies en peligro de extinción debido, precisamente, a la fusión del casquete polar Ártico por el calentamiento climático. A bordo del Hespérides, en el Océano Polar Ártico (80 20 N, 12 24 E) Las aguas repletas de hielos que dificultaban nuestra navegación al norte del paralelo 80 N hace una semana aparecen ahora libres. Los pocos hielos que encontramos a nuestro paso se encuentran ya en avanzado estado de fusión, surcados por canales interiores, como quesos de Gruyere, por los que circula el agua erosionando los hielos por dentro a la vez que el oleaje y las corrientes contribuyen a su fusión a lo largo de su perímetro. Se distingue a simple vista la estela de agua dulce que desprenden los hielos y que forma una delgada lámina de agua que flota sobre el agua, más salina y densa, del mar. Navegamos más al Norte para encontrar hielos más consistentes, pertenecientes al casquete polar, que hasta hace poco eran permanentes pero que desde hace pocos años se funden también en verano. En estos hielos, de los que tomamos muestras consistentes en cilindros de 1 m de longitud, se han acumulado, provenientes de la atmósfera, las sustancias que la actividad humana ha puesto en circulación: metales pesados, particularmente compuestos de mercurio, y contaminantes orgánicos persistentes. Con la fusión de estos hielos, todas estas sustancias acumuladas durante décadas se liberan, de forma abrupta, al océano, incorporándose en la base de la cadena trófica y acumulándose hacia los peldaños superiores, en la cima de los cuales se encuentran los grandes predadores, como el oso polar y los pueblos esquimales, que se cuentan entre los más Regresión del casquete polar Una de las lanchas del Hespérides junto a la banquisa de hielo donde llegó el oso polar 50 40 20 Mar de Wadel 10 0 80 LUIS MÍNGUEZ Casquete Polar de Groenlandia Situación del Hespérides 0 Km 500 contaminados del planeta, hasta el punto de que se desaconseja que las mujeres inuit den el pecho a sus hijos, ya que su leche está cargada de contaminantes generados por actividades industriales a miles de kilómetros de las regiones heladas que habitan. En nuestra marcha al Norte en busca de hielos más consis- Groenlandia Círculo Polar Ártico Estrecho de Dinamarca Islandia 70 OCÉANO ATLÁNTICO Reykiavik N ABC Muestras de hielo Cabo de Farewell La visita del oso polar nos ha hecho pensar sobre el futuro de esta especie y toda la fauna ártica, que carece de refugios donde sobrevivir a los envites del calentamiento ACTUALIDAD NATURAL Mónica FernándezAceytuno EL SOL C omo un cielo de papel que se quemara por el horizonte, así salió el sol esta mañana. Había tanta quietud que in- quietaba, oír los pájaros tan callados, ver los colores tan bien iluminados por una luz que estaba a punto de cegarlo todo. Al fondo del valle, entre los eucaliptos, apresada por sus ramas, se divisaba una niebla marina, espesa y blanca de un mar que hay al otro lado del bosque, y que yo no veo por su culpa. Si tuvieran ojos las hojas de los árboles, verían siempre mucho más que nosotros, porque son más altos. También reciben más sol y, en cuanto sale, como si fuera a dejarlas ciegas, procuran las ho- jas no mirarlo. Sin embargo, las lavandas, que en julio se pusieron tristes y oscuras con la lluvia, se yerguen ahora hacia el sol; y las manzanillas, recién florecidas, lo siguen hasta que se marcha. El sol, lo cambia todo, y los niños, nada más despertarse, se fueron a la playa y, en la tarde de domingo, la casa está vacía, solitaria y fresca. Creemos que llevamos las riendas de nuestra vida, y es el sol, desde ciento cincuenta millones de kilómetros de distancia, quien manda. Los osos necesitan grandes extensiones de hielo para cazar, y la fragmentación actual de éstas en pequeños bandejones de hielo les obliga a nadar de uno en otro, gastando energía, en busca de presas. Los oseznos no pueden nadar y cuando la osa emerge de su largo letargo de las oseras que construyen en tierra está obligada a cazar rápidamente para poder alimentarlos, para lo que ha de desplazarse, acompañada por los oseznos, en hielos contiguos entre sí. La rápida merma de esta zona de contactos entre tierra e hielos por la regresión que sufre el casquete polar dificulta estos desplazamientos y provoca la mortandad de oseznos, el cuello de botella para la supervivencia de esta especie. La visita del oso polar, un animal precioso, nos ha hecho pensar sobre el futuro de esta especie y de toda la fauna ártica, que carece de refugios donde sobrevivir a los envites del calentamiento climático. Nuestra aportación, en la campaña ATOS, se centra no en estos gigantes árticos, sino en los organismos más pequeños, de unas milésimas de milímetro a un centímetro, del pláncton, que constituyen la base de la cadena trófica de la que depende toda esta fauna. Esperamos que el conocimiento que de nuestra investigación se desprenda permita prever cómo responderá el ecosistema ártico al cambio global y aportar una base sobre la que formular estrategias eficientes de conservación de su biodiversidad. ABC. es Siga la ruta de navegación y los experimentos del Hespérides en: abc. es sociedad- ciencia