Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30- -7- -2007 40 Bibendum: el rey del michelín El divertido muñeco es la creación publicitaria más relevante del siglo XX JULIA PÉREZ Este simpático personaje, que lo mismo anuncia ruedas que rutas para gourmets, es el reflejo tierno y entrañable de todos los obesos del mundo, aunque últimamente los publicitarios lo han puesto a dieta para que su figura, sin perder gracia, se muestre más estilizada, en consonancia con los tiempos. El hinchable gordinflón es también una referencia para los gourmets de medio mundo porque con su imagen se distinguen en las reputadas Guías Rojas Michelin los llamados Bib Gourmad establecimientos con buena relación calidad- precio e inquietudes gastronómicas que, por motivos diversos, no reúnen las condiciones imprescindibles para merecer las codiciadas estrellas, pero que en su conjunto constituyen un puñado de pistas fiables. Bibendum, el divertido muñeco neumático, logotipo de la popular empresa francesa de ruedas y guías, está considerado como la creación publicitaria más relevante del siglo XX. Tal es su fuerza icónica que ha pasado a ser un elemento de la cultura popular moderna. Gordito y socarrón, con una pizca de ingenuidad y un enorme sentido del humor. Así es la criatura que el publicista O Galop inventó, dando vida a la visión que Edouard Michelin, fundador del emporio que lleva su nombre, tuvo al contemplar un montón de neumáticos apilados ante los que exclamó: ¡Si parece un hombrecito! ¡Sólo le falta tener brazos! Bibendum simboliza en cierto sentido el espíritu de aquellos que disfrutan con los placeres de la vida y se atreven con todo. Los primeros carteles publicitarios de la firma mostraron al muñeco- -que aún no tenía nombre- -bebiendo una copa llena de clavos y cristales rotos. Con ello se quería demostrar que el neumático era capaz de sobrevivir a todo. El lema que se leía Nunc est bibendum (expresión de un verso de Horacio que quiere decir pues bebamos sirvió para bautizar al personaje que ha sido declarado Mejor Logotipo 67 PASO A PASO 1 Pelar los melocotones, cortarlos en trozos y triturar en la túrmix. Mezclar la leche con el azúcar, los yogures, el queso crema y la mitad de la nata líquida Bibendum, el muñeco neumático de Michelin del Mundo por el Financial Times En 1898, Bibendum pasó a ser tridimensional, cuando un animador se paseó por el Salón de la Bicicleta de París embutido en un traje hinchable que reproducía a la perfección la silueta de lo que hasta entonces sólo había sido un dibujo. El éxito fue total. Pero la consagración de las redondeces de Bibendum llegó cuando un locutor de televisión exclamó al observar a los astronautas que pisaban la luna: Se parecen a Bibendum El azar, la tecnología, el diseño y la modernidad han tenido mucho que ver en la historia de este singular personaje, al que se ha relacionado con el movimiento futurista (representa el hombre nuevo cuyas heridas pueden recauchutarse como las de un neumático) y que ha inspirado a artistas de la talla de Dalí, pero al que irremediablemente se identifica con los millones de gorditos felices que muestran sin complejos sus michelines En 1998, para conmemorar el centenario de su creación, un grupo de importantes artistas contemporáneos revisaron su imagen ofreciendo las visiones más dispares de este emblema del diseño moderno. Las obras se reunieron en la exposición 101 Bibendum 2 Agregar a esta mezcla el puré de melocotones. Verter en un envase apto para la congelación. Cubrir con el papel film y congelar durante dos horas Historia publicitaria 3 Sacar el helado del congelador y batirlo con un tenedor para romper los cristales. Agregar la otra mitad de la nata líquida montada, y mezclar. Congelar, sacar el helado, batir y congelar. Repetir este proceso tres veces más. Montar el helado alternando mermelada de frambuesas, trocitos de melocotón y barquillos