Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30- -7- -2007 40 VICIOS Y VIRTUDES E. Rodríguez Marchante tuals (uno, que por tradicional cantó sin acompañamiento alguno, desatando la cima de la sesión, tan subrayada por el aplauso y la ovación del público) que obtuvo la concesión de tres bises el primero, la Nana de Falla, preciosamente entendida. En tamaña fiesta artística, tomó parte en muy considerable tanto por ciento el pianista de Florida Mark Markham, situado por propios méritos a la altura de la cantante eximia, aunque, en general, el elevado preciosismo de ambos pudiera dañar el- -inútil es consignarlo por merecidísimo- -gran nivel de una sesión auténticamente fabulosa... Y, una vez más, quedé absolutamente convencido de que sí, que la Norman es la de los spirituals pero también la excelente intérprete de los lieder de no importa cuál ascendencia. Bravo. 63 Jessye Norman, fabulosa Festival de El Escorial Obras de: M. Ravel, R. Strauss, G. Bizet, G. Gerswin y Spirituals. Intérpretes: J. Norman (soprano) y M. Markhan (piano) Lugar: San Lorenzo de El Escorial. Fecha: 28- VII- 2007 ANTONIO IGLESIAS Sus actuaciones, siempre merecen el triunfo ante los públicos del orbe entero, que aguardan sus visitas artísticas en la medida que acaba de hacerlo, en la tarde- noche del sábado, sus auténticos fans españoles dentro del Festival Lírico Internacional, en su espacioso Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial. Puede ser que la inmensa parte de sus oyentes aguarden a la Jessye Norman de los spirituals negros pero nunca lo olviden: sus maneras interpretativas de Maurice Ravel (las geniales y alquitaradas Cinq Mélodies Populaires Grecques los seis lieder de Richard Strauss o la habanera de la Carmen de Georges Bizet, volvieron a mostrarnos la singularísima cantante estadounidense que, con sus increíbles medios, nos ratifica, dentro de una bien estudiada pose escénica, a la artista que, por su entrega emocional y permanentes facultades técnicas, así como por su sabiduría interpretativa, resultan de primerísima categoría entre lo más alto de su elevada clase. Luego llegarían en una segunda parte seis fragmentos del neonacionalista norteamericano George Gershwin y otros tantos más de su más reclamado repertorio: sus traducciones de los célebres spiri- TARARÚ TATOO yer busqué en la playa a alguien sin tatuar. No lo encontré. Tal y como están las cosas, hay que tener mucho valor para presentarse en una playa o en un local de moda sin haberse tatuado previamente. Esta fiebre por grabarse a sangre y fuego dibujos y leyendas en el cuerpo es tan antigua como el hombre, aunque nunca hasta ahora había adquirido ni tanta cosideración ni ese tono tan cool Naturalmente, para causar el efecto deseado (ser moderno) no sirve cualquier cosa y mucho menos que ninguna aquellos tatuajes de militronchos y borracheras que aludían a madres y novias madre, nací para hacerte sufrir fue la frase más escrita durante décadas en las pieles legionarias) Un tatuaje cool ha de estar escrito en otra lengua que no sea la española, y mejor si es en chino, en árabe o en sánscrito. No importa lo que ponga, pero que lo ponga descaradamente en ideogramas o caracteres perfectamente ilegibles para el que lo lleva y su entorno. Y si uno tiene algún amigo chino puede divertirse leyendo con él las cosas que la gente es capaz de escribirse en la paletilla; un tatuado, al que sin duda lo engañaron, llevaba escrito, según el amigo chino: pescado fresco Además de símbolos y signos, también son lo suficientemente cool algunos dibujos y pinturas. No vale cualquier tema está muy superado, por ejemplo, todo aquel temario machistón y hortera de adornarse bíceps y tríceps con muñecas y sirenas. Lo moderno es tatuarse minucias, naturalezas o animales historiados pero discretos, como pececillos, avecillas o algo con toques felinos... y el secreto está en poner estos grabados a buen recaudo: lugares entrevistos, recovecos, ángulos, meandros, rinconzuelos, que asomen y no asomen entre la ropa adecuada. Y luego, lo más cool de todo es hablar de los tatuajes... pues este me lo hizo Tal... porque, aunque le sorprenda a alguien, hay autoría artística en los tatuadores y dentro de poco formarán parte de la SGAE, si es que ve en ellos algo que rascar Teddy Bautista. Que lo verá. A Jessye Norman, en una imagen de archivo ABC Austria premia la carrera literaria de Jorge Semprún ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. El escritor español Jorge Semprún fue galardonado ayer con el premio Nacional de Literatura Europea que Austria otorga desde 1965 como reconocimiento a la trayectoria creadora de autores europeos. La entrega del premio, dotado con 22.000 euros, fue celebrada en Salzburgo y presidida por el canciller austriaco, Alfred Gusenbauer, conocido hispanófilo, y la ministra de Cultura, Claudia Schmied. El autor recordó que fue justo en Salzburgo donde recibió en 1964 el premio Formentor por su primera obra, El largo viaje Qué podría ser más hermoso para mí que ser premiado por mi trabajo en esta ciudad, la ciudad del gran ilustrado Mozart declaró en buen alemán el que fuera ministro de Cultura entre 1988 y 1991. Semprún indicó que poco antes de recibir aquel premió había sido expulsado del Partido Comunista por desviarme de la línea del partido En un discurso, a caballo entre el español y el alemán y con un tono de gran familiaridad con el premiado, el canciller austriaco valoró la obra de Semprún como una atalaya que hemos de utilizar para dar forma al futuro Gusenbauer ya entregó en 2005 a Semprún el premio Bruno Kreisky a la obra literaria de carácter político. La prensa austriaca destacaba ayer el paso de Semprún por el campo de concentración nazi de Buchenwald tras ser arrestado en Francia por la Gestapo por su activismo en la Resistencia francesa. Se subrayó que la crítica del autor madrileño no sólo se dirige contra el fascismo sino que su obra también ataca el Gulag soviético, lo que no ha sido óbice para que haya luchado contra una equiparación histórica del nacionalsocialismo y del comunismo. El galardón otorgado ayer a Semprún es una de las máximas distinciones culturales que concede Austria. Entre sus ganadores se cuentan autores de la talla de Umberto Eco, Eugene Ionesco o Simone de Beauvoir. Tras la ceremonia, Semprún permaneció en la ciudad austriaca para asistir a un recital en el marco del Festival de Salzburgo, antes de regresar hoy a Francia.