Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30- -7- -2007 MADRID www. abc. es madrid 33 mas con ellas Los vecinos, además, tienen otro miedo: que se produzca un nuevo repunte de la prostitución en el barrio a raíz del cierre al tráfico de la Casa de Campo. Creen que a partir del próximo septiembre, cuando las meretrices que han acudido a la costa a buscarse la vida regresen a la capital, se producirá un éxodo a Marconi, puesto que la ausencia de coches en el gran pulmón verde de Madrid les impide trabajar satisfactoriamente. En cuanto a la situación actual, Mabel Díaz explica que el problema es que ahora están en sitios donde antes no estaban, y cuando se les dice que se metan más para el polígono, para que no las vean los niños, ellas contestan que se sienten más seguras cerca de las casas A ello hay que unirle, según Hetaira, que prefieren la zona habitada a la industrial porque allí es donde hay más luz y mejor accesibilidad para los vehículos de los clientes. Un espacio propio El cierre de la Casa de Campo ha llevado a algunas prostitutas hasta las calles que rodean el polígono Marconi, en Villaverde JAIME GARCÍA Las prostitutas de Marconi dejarán la zona de pisos para ir a la industrial Algunas chicas lo han aceptado, aunque una asociación reconoce que otras son muy reacias s Los vecinos temen un repunte de meretrices a partir de septiembre, cuando regresen de la costa CARLOS HIDALGO MADRID. Las prostitutas de Marconi se alejarán de las viviendas del barrio, para ejercer en la zona industrial. El colectivo de defensa de los derechos de las prostitutas Hetaira ha mantenido contacto con las meretrices de Marconi- en el distrito de Villaverde- que estaban ejerciendo en la zona más cercana a las viviendas. La solicitud de la asociación era que hicieran la calle en el polígono industrial, y no en la zona más próxima a los pisos, donde viven 3.000 personas. A mediados de la semana pasada se celebró una reunión entre Hetaira, los representantes vecinales de Marconi e Izquierda Unida. En ella, los residentes explicaron a Hetaira que algunas chicas estaban incumpliendo un acuerdo al que habían llegado anteriormente: que no trabajaran junto a las viviendas, sino en las calles donde están ubicadas las naves industriales. Según Hetaira, las mujeres que incumplían el trato conformaban un grupo no muy numeroso. Se llegó en su día a ese acuerdo, pero se mantuvo hasta que la Policía comenzó a hostigar en otras zonas de la ciudad, y, entonces, esto se desmadra. Un grupo no ha cumplido con lo acordado explica Cristina Garaizábal, de Hetaira. Por eso, en la última reunión, Hetaira se volvió a comprometer a hablar del asunto con las chicas. Algunas lo han aceptado, se irán a la zona industrial, pero otras son muy reacias explica Garaizábal. Hay que tener en cuenta que continúan los controles en los accesos al barrio, que comenzaron hace ahora dos años. Los residentes deben acreditar que viven allí para poder acceder o salir del barrio entre las once de la noche y las seis de la mañana. Los controles son más intensos durante los fines de semana. Y es precisamente en la zona industrial donde hay mayor presión policial, por lo que Hetaira se pregunta si ésta es, realmente, la solución más satisfactoria para las prostitutas. Así no se resuelve el problema. Incluso hay vecinos a los que no les permiten pasar explican en la asociación. Mabel Díaz, representante vecinal, explicó a Ep que, a veces, las chicas nuevas tienen otro sistema de trabajo distinto, más agresivo, están acostumbradas a trabajar de noche y, claro, hay muchos proble- La polémica en torno al cierre de la Casa de Campo La decisión del Ayuntamiento de la capital de cerrar al tráfico la Casa de Campo ha sido acogida de desigual manera, según los sectores afectados. Mientras que los vecinos de los barrios de la capital más cercanos al pulmón verde la aplaudieron, los alcaldes de Boadilla del Monte y Pozuelo de Alarcón no ocultaron su descontento con el Gobierno de Ruiz- Gallardón. Además, también la Comunidad de Madrid se mostró partidaria de encontrar otras soluciones entre todos con la finalidad de que no se produzcan colapsos de tráfico en otros puntos. El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, mantiene su decisión del cierre al tráfico. ¿La solución? Pues Hetaira, IU y los propios vecinos de la colonia Marconi lo tienen claro: un lugar donde las prostitutas puedan ejercer sin molestar a nadie. Lo que no es una solución es la doble moral que utiliza en este asunto el Ayuntamiento de Madrid- -denuncia Hetaira- que quiere quitar la prostitución de la calle, para que no se vea, pero no se preocupa por la situación que viven estas mujeres Por su parte, el portavoz del grupo de IU en el Ayuntamiento, Ángel Pérez, se ha comprometido a pedir al Consistorio que dé soluciones para que no se produzcan estos choques de intereses Mabel Díaz apunta que no se trata de un tema moral, sino de higiene, por la droga, por la delincuencia, por los chulos violentos... Una serie de cosas que nadie quiere tener en su barrio La situación que viven estos vecinos es tal, que han llegado a pasear pacíficamente por las calles del barrio, ocupando espacios públicos, para evitar que las meretrices ronden por allí a la espera de clientes. Y lo hacen por las tardes, puesto que es con la luz del día cuando las meretrices más se prodigan, ya que la presión policial es mayor por la noche. Hay mucha presencia de Policía pasan muchas veces al día por aquí y hacen todo lo que pueden, así que no tenemos ninguna queja con respecto a ellos; pero, claro, no pueden solucionar el problema así afirma Díaz.