Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 s 7 s 2007 INTERNACIONAL 27 Una opositora, retenida por la fuerza en una clínica psiquiátrica rusa Milita en el partido de Kasparov y denunció en un periódico el mal estado de algunos hospitales infantiles s La oposición tacha al Kremlin de estalinista ABC MOSCÚ. Larisa Arap pertenece al grupo de oposición Frente Civil Unido en Murmansk, al norte de Rusia. Es periodista y había investigado las condiciones de vida de los hospitales psiquiátricos para niños rusos. Su hija denunció ayer que lleva 25 días retenida por la fuerza en una clínica psiquiátrica y que teme que la trasladen a un hospital. La líder de su partido en Murmansk, Elena Vassilieva, declaró ayer en rueda de prensa: Esto es una vuelta a la era de represión estalinista No está enferma. Puede que padezca alguna forma de neurosis, pero nunca ha perdido el control advirtió Vassilieva. La periodista fue al médico para conseguir un certificado mental necesario para obtener el permiso de conducir. El doctor la reconoció. Larissa Arap era una líder destacada del Frente Civil Unido en la región y había escrito un artículo en un diario de la oposición para denunciar la miseria en que viven los niños en los hospitales mentales del país. El médico le dijo que esperara en el pasillo y de repente llegó la Policía. La metieron por la fuerza en una ambulancia aseguró su compañera. Su hija lo ha denunciado, pero teme que sea trasladada a un hospital piquiátrico- -a 150 kilómetros de Murmansk- -donde las condiciones de vida sean más duras que las de la clínica. Esto tiene un regusto a la práctica soviética de meter a los disidentes en psiquiátricos añadió a la ola de críticas una portavoz del partido que en los últimos meses ha sufrido toda serie de ataques. Hasta el líder del Frente Unido, el ajedrecista Gery Kasparov, fue detenido en Moscú cuando iba a una manifestación contra Putin. Rusia está viviendo el clima de precampaña previo ante dos procesos importanteselectorales. En marzo del año que viene, se buscará al sucesor del presidente Putin, pero los opositores aseguran que el resultado ya está trucado de antemano. Antes, en diciembre, los rusos deben renovar su Parlamento. Una encuesta difundida por la radio moscovita Eco advierte de una reducción de 6 puntos en la intención de voto para la Rusia Unida de La UE nombra al embajador alemán en Londres como su representante para Kosovo SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. La Unión Europea designó al embajador alemán en Reino Unido, Wolfgang Ischinger, como miembro de la troica del Grupo de Contacto- -Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Rusia e Italia- -que deberá facilitar las nuevas negociaciones entre Belgrado y Prístina, sobre el futuro de Kosovo. Después del reciente fracaso del Consejo de Seguridad de la ONU para aprobar una resolución que determinase el estatus definitivo de esa región, el contencioso fue dejado en manos del Grupo de Contacto que el miércoles decidió reiniciar las negociaciones durante un periodo de 120 días. Acordaron además nombrar una troika mediadora, integrada por la UE, Rusia y Estados Unidos. Ischinger, 61 años, participó en las negociaciones de paz de Daynton de 1995, y en 1999, convenció a Rusia para que aceptase el llamado Pacto de Estabilidad para Kosovo. Esta vez no será fácil, sobre todo después que Belgrado, animado por Moscú, dio a conocer el sábado un texto con ocho puntos que delimitan las negociaciones, durante un tiempo indefinido y que no contempla la independencia de Kosovo. Prístina, que no acepta otra solución que la independencia de la región, difícilmente aceptará negociar en el marco que Belgrado pretende imponer. Putin, aunque el presidente no perdería el control de la Duma. A pesar de la caída, Putin sigue demostrando que puede salir ileso de cualquier crisis. Ayer, las televisiones de todo el mundo difundieron un vídeo que contradice la versión oficial sobre la matanza de más de 300 niños en Beslán, en 2004. La grabación acusa al Ejército ruso de lanzar granadas dentro del colegio cuando unos 1.000 rehenes aún estaban dentro.