Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30- -7- -2007 EE. UU. eleva a más de 30.000 millones de dólares la ayuda militar a Israel Ehud Olmert 23 Grave crisis en Japón por la derrota del Gobierno en las elecciones legislativas Los votantes castigan al primer ministro, Shinzo Abe, por los últimos casos de corrupción PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Grave crisis política en Japón, donde el Gobierno del primer ministro Shinzo Abe sufrió ayer una abultada derrota en las elecciones a la Cámara Alta de la Dieta, el Parlamento nipón. Según los resultados dados a conocer por la televisión NHK, la coalición en el poder, formada por el Partido Liberal Democrático (PLD) y el grupo de inspiración budista Nuevo Komeito, habría obtenido 42 de los 121 escaños del Senado que se renovaban en estos comicios. Mientras el PLD perdía más de 30 diputados, el opositor Partido Demócrata de Japón (PDJ) habría doblado sus 31 asientos actuales hasta situarse en los 60 escaños. El ex presidente peruano Alberto Fujimori fracasó ayer en su intento de lograr un escaño del Senado nipón, que le habría procurado cierta protección política en el proceso de extradición al que está sujeto en su arresto domiciliario en Chile. Aunque haber ganado un escaño en la Cámara Alta japonesa no le habría ayudado en su proceso judicial de manera concreta, ser senador en un país como Japón, donde tiene amigos muy poderosos, podría haberle ayudado a eludir la justicia peruana, que ha pedido su extradición a Chile por delitos de corrupción y violación de derechos humanos. La gestión del primer ministro, Shinzo Abe, se ha caracterizado por una sucesión de escándalos y meteduras de pata que han hundido el nivel de aceptación del Gobierno hasta un raquítico 30 por ciento. Los problemas para Abe empezaron en diciembre, cuando el ministro para la Reforma Administrativa, Genichiro Sata, se vio obligado a dimitir tras verse envuelto en un presunto caso de malversación de fondos públicos. Poco después, nuevos episodios de corrupción salpicaron a otros dos asesores gubernamentales y, en mayo, el ministro de Agricultura, Toshikatsu Matsuoka, se suicidó horas antes de declarar ante un comité parlamentario que investiga- El primer ministro descarta dimitir a pesar del fracaso en los comicios P. M. DÍEZ PEKÍN. Estoy dispuesto a continuar aunque la situación sea dura manifestó ayer el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, nada más conocer su contundente derrota en las elecciones que renovaban la mitad de los 242 escaños de la Cámara Alta de la Dieta. Necesitamos recuperar la confianza de la gente y escuchar a la oposición cuando sea necesario intentó Abe aferrarse al puesto después de que su número dos y coordinador de campaña, Hidenao Nagakawa, dimitiera por este fracaso. Pero la voluntad de Abe por permanecer en el poder está por ver, pues su figura ha quedado cuestionada con semejante varapalo electoral y, además, otros predecesores en el cargo dimitieron en situaciones similares. Así ocurrió en 1988, cuando el entonces primer ministro, Sousuke Uno, dejó el puesto al obtener 36 de los 121 escaños en liza. Lo mismo hicieron Ryutaro Hashimoto en 1998, cuando logró sólo 44 asientos, y hasta el propio Shinzo Abe en 2004, año en que el PLD se quedó por debajo de sus expectativas con 49 escaños y él pagó la derrota abandonando la Secretaría General de dicha formación. Al margen de su declaración de intenciones, todo parece indicar que en el seno del PLD se abrirá una pugna para relevar a Abe. En dicha carrera por la sucesión se encuentra bien situado el ministro de Asuntos Exteriores, Taro Aso, cuyo nombre ya sonó para el cargo cuando Shinzo Abe fue elegido en septiembre del año pasado. Además, la derrota del PLD puede hacer revivir los últimos tiempos de inestabilidad en Japón, cuando los primeros ministros no duraban más de un año. Todo ello a pesar de que el partido en el poder, el PLD, ha venido gobernando casi ininterrumpidamente desde su fundación en 1955. La única excepción fueron los once meses en que, a mediados de los 90, una alianza de partidos ocupó el Ejecutivo. Precisamente, dichos grupos estaban dirigidos por Ichiro Ozawa, que abandonó el PLD en 1993 y ahora se ha convertido en el artífice de la victoria del opositor PDJ. Shinzo Abe, ayer ante un cartel con los nombres de los candidatos del Partido Liberal Demócrata ba sus excesivos gastos oficiales. Para terminar, el titular de Defensa, Fumio Kyuma, dimitió el mes pasado debido a la polémica que había generado al decir que las bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos contra Hiroshima y Nagasaki en la Segunda Guerra Mundial eran inevitables A la hora de acudir a las urnas, el electorado tampoco se ha olvidado del reciente y monumental error de la Hacienda Pública, que ha perdido los registros informáticos de 50 millones de contribuyentes que podrían quedarse sin sus respectivas pensiones de jubilación al no constar que hayan cotizado durante su vida laboral. Mientras tanto, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, se ha esforzado más por reformar los principios de la Constitución e impulsar los valores tradicionales y nacionales en la educación que por mejorar la vida de los ciudadanos y mitigar los cada vez mayores desequilibrios sociales. Por ese motivo, Ichiro Ozawa, un veterano político que dejó el PLD hace 14 años y ahora dirige el opositor PDJ, ha obtenido un gran éxito en las ciudades y en el mundo rural, bastión tradicional del grupo gobernante, con un discur- AFP El ex presidente peruano Fujimori no logra obtener un escaño que le hubiera dado impunidad so social basado en las ayudas a los más débiles y a los campesinos. Toda elección nacional es una prueba para la credibilidad del Gobierno, así que deberían entender que la respuesta de la gente ha sido negativa advirtió Yukio Hatoyama, uno de los responsables del PDJ, en decla- Escándalos Respuesta negativa raciones recogidas por la agencia Reuters. Y es que Ichiro Ozawa no pudo celebrar la victoria porque, debido a sus problemas de corazón, sus médicos le habían recomendado descansar un par de días para recuperarse de la campaña. Una vez que recobre fuerzas, nadie duda de que volverá a la escena política para poner en un aprieto a Shinzo Abe, que va a tener a partir de ahora bastante difícil poder aprobar nuevas leyes con el visto bueno de la Cámara Alta. Se abre, por tanto, a partir de ahora una etapa de incertidumbre en el imperio del Sol Naciente que incluso podría provocar la dimisión del primer ministro Abe. Relevo CÁMARA ALTA (SENADO) DEL JAPÓN Escaños totales: 242 Escaños en juego: 121 (de ellos, 48 por el sistema proporcional) PLD (Partido Liberal Demócrata) 35 NK (Nuevo Komeito) 7 Otros 19 ABC (64 mayoría absoluta) PDJ (Partido Democrático de Japón) 60