Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
110 DEPORTES Ciclismo s Tour de Francia DOMINGO 29 s 7 s 2007 ABC El Tour rompe con la UCI, gestionará su carrera y pide dimisiones En 2008 será un coto cerrado; no valdrán ni la licencia UCI Pro Tour ni los resultados J. GÓMEZ PEÑA ANGULEME. Los responsables del Tour anunciaron ayer su divorcio con la Unión Ciclista Internacional (UCI) por falta de claridad, de profesionalidad y una inconsciencia total acusó Patrice Clerc, patrón de ASO, propietaria de la ronda. La presencia en la salida de Rasmussen, amonestado por no presentarse a dos controles, y de Sinkewitz, que había dado positivo en un control previo, dinamitó la prueba. Clerc culpa a la UCI de que la detonación tuviera como eco el Tour. Hay dos posibilidades: o la incompetencia o la voluntad de hacer daño. Sus responsables deben dimitir Sin el Tour, el Giro, la Vuelta y sus carreras satélites, el UCI Pro Tour está muerto. Comienza otra era. El Tour, al mando. Como antes del Pro Tour, del torneo diseñado por la UCI en 2004. La UCI no puede pilotar la reconstrucción del sistema aseguró Clerc. El Tour quiere redactar un pasaporte ético. A su carrera no sólo se accederá por méritos deportivos. No vale correr más, sino mejor. Limpio. Queremos una dirección de este deporte virtuosa, neutra, independiente y responsable Es decir, piden otra UCI, sin su actual presidente, Pat McQuaid, y sin la sombra del anterior, Hein Verbruggen, que hizo incluso un intento por comprar el Tour. Lucha de poder. Tengo la intención de haber sido traicionado añadió Christian Prudhomme, director del Tour. Se refería a la difusión del caso positivo de Sinkewitz, que se supo casi 40 días después de producirse. Justo en mitad del Tour. Por eso sospecha de mala voluntad de la UCI, el organismo que dirige los controles. Igual piensa del caso Rasmussen A su juicio, el danés nunca debió estar en la ronda. Algo como lo de Vinokourov puede volver a darse. Pero no algo como lo de Rasmussen Era evitable. En 2008, el Tour será un coto cerrado, con derecho de admisión. De nada valdrán ni la licencia UCI Pro Tour ni las clasificaciones por resultados. Habrá que superar un examen ético. El español Amets Txurruka ha sido nombrado el corredor más combativo de la carrera AFP En París se habla español Junto a Contador, la presente edición de la ronda francesa se cierra hoy con otros cinco españoles entre los diez primeros EDUARDO SÁNCHEZ MADRID. La retirada de Miguel Induráin sumió al ciclismo español en una crisis deportiva. La ausencia de referentes colmó la paciencia y expectativas de los aficionados a los que, acostumbrados a los éxitos, un segundo puesto en la general les sabía a poco. Durante los primeros años, nombres como Abraham Olano o Roberto Heras intentaron recoger el testigo del navarro, pero los escándalos por el dopaje y la falta de resultados impedían resucitar un deporte que muchos ya daban por muerto. Han tenido que pasar más de diez años desde la última victoria de Induráin para que lleguen los triunfos que potencien la afición por este deporte. En el infructuoso Tour del pasado año, Óscar Pereiro, virtual ganador ya plantó la semilla del éxito y queda claro que en esta edición ha florecido en forma de resultados: seis españoles entre los diez primeros de la general. Un cifra que ni los más optimistas hubieran podido imaginar antes de que la ronda francesa tomara su salida en Londres. Carlos Sastre, con su cuarta posición, define a la perfección la clave del éxito de este año: regularidad. Es cierto que salvo Contador, ningún ciclista español ha logrado una victoria de etapa, pero el éxito se ha fraguado donde reside la verdadera esencia del ciclismo: fuera de los focos y las cámaras de televisión, en el trabajo diario. Sastre destacó en las etapas pirenaicas, donde siempre estuvo con los mejores, y labró su clasificación a rebufo de Rasmussen y Contador. Pero Sastre no es el único destacado. Tras el ciclista del CSC se encuentra, quinto en la general, Haimar Zubeldia. El del Euskaltel, poco acostumbrado a atacar en las grandes citas, ha sufrido una trasformación y se ha mostrado más combativo que nunca. Su etapa en el camino de Loudenvielle, donde fue tercero, pertenece ya a los anales de este deporte. Mención aparte merece Alejandro Valverde. Favorito en todas las apuestas del Tour, quizá su sexto puesto sepa a poco. Pero lo cierto es que este año no ha tenido suerte. Su mala crono en la 13 etapa, donde se mostró demasiado cansado, fue una losa de la que no se repuso. Pero el Tour 2008 le espera. Mikel Astarloza es, por lo inesperado, uno de los hombres más felices en esta edición. La pelota vasca, deporte que practicó durante muchos años, ha perdido a un decente pelotari, pero este Tour ha graduado a un notable ciclista. Por último, Óscar Pereiro. En la contrarreloj de ayer obtuvo el décimo puesto en la general. Pero nadie le ha regalado nada. Y el Tour todavía tiene una deuda con él. Íñigo Landaluze, segundo en la 7 etapa, e Iban Mayo, tercero en la general durante cinco jornadas, ponen la guinda final del presente y futuro del ciclismo español. Txurruka, del Euskaltel, premio super combativo ANGULEME. El ciclista español Amets Txurruka, del Euskaltel, ha sido designado corredor súper combativo del Tour 2007, puesto en el que sucede a su compatriota David de la Fuente. Debutante en la ronda francesa, Txurruka ha recibido el galardón por haberse escapado en muchas de las etapas en línea y por la actitud del equipo vasco, el que más kilómetros ha recorrido en cabeza de carrera durante la actual edición del Tour, y al que el corredor dedicó ayer este galardón. Txurruka, de 24 años, ocupa también el tercer puesto en la clasificación de mejor joven, por detrás de Alberto Contador y el colombiano Mauricio Soler. Patrice Clerc, máximo responsable el Tour AFP