Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 29- -7- -2007 ABC TIEMPO VARIABLE EN EUROPA Las corrientes en chorro Corriente hemisferio norte Ecuador Corriente hemisferio Sur Son cintas de aire ubicadas en la atmósfera superior. Se origina por las diferencias de presión y de temperatura. Se mueven a gran velocidad de Oeste a Este Situación en julio La corriente en chorro modifica la distribución de las masas de aire. Este año la corriente se ha situado anormalmente al sur lo que ha permitido que el aire fresco llegara a España En verano, normalmente, la corriente en chorro se mueve hacia el norte y se debilita, permitiendo que el aire caliente se sitúe sobre España y el sur de Europa Las grandes ondulaciones norte a sur que se desarrollan en la corriente en chorro desplazan las masas de aire caliente y frío, siendo un elemento directo para la formación de frentes y borrascas ¿Cómo funcionan? Masa de aire frío Aire frío Masa de aire frío Masa de aire frío Corriente en chorro Masa de aire caliente Masa de aire frío Masa de aire caliente La costa mediterránea se ha visto expuesta a la masa cálida de Europa Central y Oriental Una corriente polar deja a España al margen del caos meteorológico en Europa Las temperaturas bajan el martes y se prevé que en los primeros diez días de agosto las máximas rondarán los 34- 36 grados ARACELI ACOSTA MADRID. El mismo fenómeno climático que ha dejado intensas lluvias y frío en Gran Bretaña ha sido el vector para el calor que han sufrido en Europa oriental y el Mediterráneo, y del que buena parte de España, por su situación, se ha librado. Lo que llevamos del mes de julio en nuestro país, a excepción de los últimos días, ha estado marcado por unas temperaturas bastante suaves, algo menos en el arco mediterráneo y el sureste peninsular. La razón para estas diferencias de un lugar a otro de nuestro país y de una región europea a otra es sólo una: un fenómeno conocido como la corriente en chorro del hemisferio norte. El portavoz del Instituto Nacional de Meteorología (INM) Ángel Rivera, explicó a ABC que esta corriente de vientos fuertes en altura tiene gran influencia en el clima de nuestras latitudes. Durante el verano, esta corriente sube y se sitúa normalmente al norte de Gran Bretaña. Sin embargo, este año no ha sido así y la corriente en chorro no ha subido tanto, se ha quedado rozando Gran Bretaña o incluso más al sur dice Rivera. La circulación de esta corriente, por un lado, se caracteriza por entradas frías de aire de norte a sur, en las vaguadas de las ondas que va formando, pero, por otra parte, en las zonas de cresta dorsal y por debajo de la corriente hay una masa de aire cálido. La corriente se desplaza de oeste a este, y estas ondas son extensas, entre 3.000 y 4.000 kilómetros, de tal forma que a una latitud parecida los efectos pueden ser diferentes. Y eso es lo que ha ocurrido. Mientras Gran Bretaña ha tenido lluvias que han superado en algunos puntos un 300 %lo s valores medios entre 1971 y 2000, según datos del MetOffice, en Europa oriental y el Mediterráneo la canícula se ha cebado dejando temperaturas extremas y provocando incendios forestales. España, sin embargo, se ha visto favorecida por este fenómeno, puesto que hasta aquí ha llegado el aire fresco más meridional de esa masa fría sobre el Reino Unido. Además, explica Rivera, ha soplado el viento, de tal forma que la sensación de fresco ha sido mayor. No tanto en el arco mediterráneo y en el sureste peninsular, puesto que esta zona se ha visto más expuesta a la masa cálida de Europa central y oriental. Todo ello ha propiciado en España un julio atípico si lo comparamos con los últimos años, pero en cambio típico si lo comparamos con los veranos de hace doce o quince años, y con los valores medios entre 1961 y 1990 o incluso entre 1971 y 2000. Climatológicamente se trata de un mes normal, como los de antes -dice Rivera- cuando el cogollo de calor comenzaba el día de Santiago Y eso también se ha cumplido este año y lo estamos viendo estos últimos días. La explicación, de nuevo, la corriente en chorro, que ahora subirá hacia el Norte dejando a nuestro país en la influencia de una zona anticiclónica. En principio, dice Rivera, durará hasta el próximo martes, siendo el lunes el día más caluroso en el Mediterráneo y el sureste. No tanto en el noroeste porque se acerca una perturbación por el Atlántico. Este repunte en las temperaturas, que se vivirá hasta el martes, dejará unos valores máximos en torno a los 40 grados, aunque podrían superarse y llegar a los 42 en los valles me- Un julio de los de antes Madrid, Castilla- La Mancha, Andalucía y Canarias están en alerta por temperaturas máximas elevadas El Instituto Nacional de Meteorología avisa de riesgo importante, con cierto grado de peligro para las actividades habituales (alerta naranja) de temperaturas máximas elevadas en Madrid, Toledo, Ciudad Real, Albacete, Badajoz, Sevilla, Córdoba, Jaen, Granada, Málaga y las dos provincias canarias. Esta alerta se mantendrá hasta el próximo martes, cuando se espera que una perturbación entre por el Atlántico. Mientras tanto, las temperaturas pueden alcanzar los 39 grados en Madrid y Albacete; los 40 en Toledo, Ciudad Real, Badajoz, Jaén, Granada y Málaga; llegar a los 41 en Sevilla y los 42 en Córdoba. En las Canarias, el aviso se refiere a tamperaturas máximas de 37 grados, aunque en zonas del interior de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote el termómetro podría subir hasta los 38- 40 grados. Nivel amarillo, sin riesgo para la población en general aunque sí para alguna actividad concreta, tienen Valencia, Alicante, Murcia, Almería, Cádiz, Huelva, Cáceres, Cuenca, Guadalajara, Orense, Teruel, Zaragoza y Lérida. En estas tres últimas provincias la alerta se desactiva mañana, pero no en el Mediterráneo y el sureste donde se espera que sea el día más caluroso de este periodo- que no ola de calor advierte Ángel Rivera, portavoz del INM- -de calentamiento progresivo del aire sobre nuestro territorio. Los valores de temperaturas, dicen desde el INM, son acordes con la época del año en la que estamos. ABC