Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL DOMINGO 29 s 7 s 2007 ABC Doble ofensiva antiterrorista de Bush El presidente pidió al Congreso que modernice la ley que permite acceder a las escuchas de comunicaciones sospechosas JOSE LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Desde los terribles atentados del 11 de septiembre, que en 2001 tocaron al gigante norteamericano, el presidente de Estados Unidos, George Bush se ha erigido como el máximo combatiente contra todos aquellos pongan en peligro la integridad de su país. Este cometido ha puesto contra las cuerdas los límites de los derechos civiles populares en más de una ocasión, algo que al mandatario no ha parecido importarle pese a la oleada de críticas surgidas en su contra. En una nueva intentona por forzar la maquinaria de vigilancia y proteger los intereses de los estadounidenses, Bush pidió ayer encarecidamente a los miembros del Congreso la modernización de la ley que supervisa los métodos para vigilar a los terroristas. Según el presidente norteamericano, el Acto de Monitorización Inteligente en el Extranjero (FISA por sus siglas en inglés) está seriamente desfasado Esta normativa, aprobada en 1978 dio luz verde al FBI y a la Agencia de Seguridad Nacional, así como a otros organismos de la inteligencia norteamericana, para poder realizar seguimientos, escuchas que permiten la recolección de datos sobre las comunicaciones mantenidas entre los terroristas, sin violar el Acto de Libertades Civiles vigente a este lado del Atlántico. Bush quiso dejar claro que, en la actualidad, el uso de teléfonos móviles así como de internet para planear y organizar ataques no están contenidos dentro de la ley, ya que hace tres décadas estos métodos apenas existían. En un esfuerzo por fundamentar sus afirmaciones el mandatario echó mano de los informes publicados por los servicios de inteligencia que aseguran que Al Qaida está utilizando su creciente poder en Oriente Medio para volver a atacar en EE. UU. Cabe recordar que tras los ataques del 11- S, el presidente estadounidense autorizó a la Agencia Nacional de Seguridad pinchar todas las llamadas realizadas entre EE. UU. y aquellos que el gobierno considera sospechosos de terrorismo. Por aquel entonces, Bush dio la orden sin contar con el respaldo judicial del FISA, por lo que la polémica no tardó en surgir. Actualmente, el Congreso, de mayoría demócrata, ha manifestado su falta de interés en actualizar dicha ley, sobre todo teniendo en cuenta, que pone en peligro alguno de los derechos civiles de los ciudadanos. En otro frente, la Administración Bush tiene previsto llevar a la Cámara Baja una propuesta que incrementaría sensiblemente el poderío armamentístico de algunos países árabes, entre los que destaca Arabia Saudí. Este acuerdo, disfrazado como un intento para proteger a los gobiernos en la zona que colaboran con Estados Unidos está valorado en cerca de 20.000 millones de dólares y ha disparado las alarmas entre algunos miembros del Congreso, en especial aquellos que mantienen una estrecha relación con el Gobierno israelí. El paquete ofertado por el gobierno de Estados Unidos a sus homólogos en Arabia Saudí incluye una partida de sofisticadas bombas controladas vía satélite, así como renovaciones de otros equipos de operaciones. La presentación de esta propuesta, prevista para el próximo otoño, no estará exenta de polémica sobre todo en un momento en que los oficiales estadounidenses han asegurado que el Gobierno saudí está jugando un papel contraproducente en Irak. Temor por Israel Orden sin respaldo judicial El mandatario también solicitará permiso para enviar armamento a países árabes amigos, como Arabia Saudí Al mismo tiempo, el Congreso aprobaba el pasado viernes una petición para el mandatario estadounidense en la que se exigía intensificar los esfuerzos antiterroristas en suelo norteamericano para prevenir posibles ataques. La medida contempla, entre otros puntos, la mayor financiación de sistemas de vigilancia y monitori- zación en las ciudades con mayor riesgo de ser blanco de los terroristas. Además, contempla un mayor control de todos los cargamentos que entran en el país por vía aérea o marítima así como un exhaustivo análisis de los equipajes de los vuelos comerciales. Esta partida ya ha sido aprobada por la Cámara Baja y el Senado. Cuatro muertos al chocar los helicópteros de dos cadenas de televisión EP AP PHOENIX (ARIZONA) Cuatro personas murieron el pasado viernes al chocar en pleno vuelo y precipitarse al suelo los helicópteros pertenecientes a dos cadenas de televisión que cubrían una persecución policial en directo. Ambos aparatos cayeron en un parque del centro de la ciudad de Phoenix, en Arizona (EE. UU. y se incendiaron tras producirse una fuerte explosión. Ninguna persona resultó herida en tierra. Los telespectadores no llegaron a ver la caída porque las cámaras de ambos aparatos apuntaban en ese momento al suelo, pero sí pudieron apreciar las imágenes que mostraban cómo uno de los helicópteros se partía y comenzaba a girar sobre sí mismo. El canal KNXV informó de que uno de los helicópteros era suyo, mientras que el otro pertenecía a la empresa KTVK. En cada uno de los helicópteros viajaban un piloto y un cámara, los cuales murieron. Ambas cadenas estaban relatando una espectacular persecución policial de un camión con material de construcción que no se detuvo en un semáforo en rojo. El conductor maniobraba de manera errática, golpeando varios automóviles y la acera. Los dos helicópteros caen a tierra tras chocar cuando cubrían una persecución policial de un camión AP