Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Crisis en el nacionalismo vasco DOMINGO 29 s 7 s 2007 ABC El PNV, más que un partido En la batalla interna compiten dos sectores con los mismos objetivos soberanistas, pero con diferentes estrategias para conseguirlos s Si Imaz aumenta su respaldo respecto a hace cuatro años, la retirada de Ibarretxe se puede considerar segura M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El peso político del PNV en el País Vasco y en el conjunto de España está muy por encima de lo que le correspondería por su respaldo electoral, tanto si contamos los 308.213 votos que obtuvo en las últimas elecciones municipales, como si consideramos los 420.980 de las generales de 2004. En el País Vasco, donde sus votantes podrían disolverse entre una población de más de dos millones de habitantes, el PNV domina todo tipo de instituciones, desde los clubs de fútbol hasta las cámaras de comercio; además de asociaciones privadas, como agrupaciones de montañismo o txokos donde grupos de amigos se reúnen en torno a la comida. La red de batzokis que llega a todos los rincones del País Vasco, es una fórmula muy efectiva de presencia social del partido en la calle. Incluso hay votantes de formaciones políticas no nacionalistas que llevan a sus hijos a clases de euskera a esas sedes, donde también se ven partidos de fútbol o se habla de política, mientras se toma un vino o un refresco. El PNV tiene además una influencia suplementaria en la sociedad a través de su importante presencia en el seno de la Iglesia vasca, desde donde se está transmitiendo una filosofía a favor del diálogo sin exclusiones lo que en el lenguaje nacionalista incluye al entorno político de ETA. Durante muchos años, el PNV ha logrado que se dé por hecho que sólo ese partido está legitimado para liderar la Comunidad autónoma, aunque es difícil que volviera a producirse la situación que se dio hace veinte años, cuando el PSE apoyó al candidato del PNV a lendakari, habiendo ganado los socialistas las elecciones. Una de las espinas del PNV en los últimos ocho años ha sido que el PP gobernara la Diputación de Álava, una institución con peso específico por el hecho de ser depositaria de la competencia fiscal en ese territorio. Pero el PNV ya la ha recuperado. También en el conjunto de España el partido tiene una influencia superior a la que le correspondería por sus votos. Independientemente del valor que comparte con otras minorías como complemento necesario para sumar mayorías en el Congreso de los Diputados, Rodríguez Zapatero ha visto en el PNV el aliado estratégico imprescindible para su principal apuesta política en esta legislatura: el ya fracasado proceso de negociación con ETA. Su apoyo en esa vía, que la dirección del PNV ha dado por zanjada, mientras ETA no revoque su decisión de volver a matar, ha valido al partido de Imaz todo tipo de facilidades en otras negociaciones. El PNV no ha disimulado su satisfacción tras obtener, entre otros favores partidas millonarias para el trazado de la línea de tren de alta velocidad que unirá las capitales vascas y estas con Francia. El Gobierno vasco, que ha sido siempre un duro negociador con la Administración del Estado, no está teniendo en esta legislatura ningún problema con el Ejecutivo de Zapatero. Hasta el PSE distingue entre la oposición al Gobierno de Ibarretxe y unas excelentes relaciones con el PNV Todo ello en virtud del apoyo a un proceso que el Ejecutivo de Zapatero se resiste a considerar definitivamente enterrado. Por eso, aunque Imaz diga que ahora la prioridad es luchar contra ETA, el Gobierno mantiene las relaciones para seguir contando con el PNV como aliado si el proceso llega a reabrirse. La identificación del PNV con el País Vasco, que sus propios dirigentes y votantes tienen interiorizada, es otro factor a tener en cuenta a la hora de explicar la influencia que ha tenido en la historia reciente el partido en España y en la Comunidad autónoma. En sus comparecencias públicas y en sus campañas publicitarias, el PNV iguala sus intereses y los del País Vasco, como si fueran una misma cosa. Por eso, un escándalo como el de la Hacienda foral de Guipúzcoa, donde un alto ejecutivo de la delegación de Irún está imputado por apropiarse de importantes sumas de dinero de los contribuyentes, está haciendo tanto daño al partido que el PSE logró por primera vez el Identificación territorial pasado mes de mayo ganar las elecciones en Guipúzcoa, aunque no haya logrado gobernar la Diputación foral. A ese escándalo le precedió otro en la misma provincia. Quien fuera elegido candidato a diputado general por el PNV Jon Jáure, gi, tuvo que renunciar al trascender que disponía de un patrimonio inmobiliario no declarado a la Hacienda foral. Desde la ejecutiva del PNV de Guipúzcoa se llegó a acusar a la Diputación foral, gobernada por el mismo partido, de filtrar EL REPARTO DE PODER ENTRE IMAZ Y EGIBAR Imaz MAR CANTÁBRICO Egibar FRANCIA El PNV en cifras Votantes (Municipales 2007) Afiliados Organizaciones municipales Batzokis Organizaciones: -Territoriales- Extraterritoriales Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, Navarra y País Vasco francés Argentina, Barcelona, Chile, Madrid, Uruguay y Venezuela 308.213 32.000 233 209 Vizcaya Álava BURGOS Guipúzcoa País Vasco francés NAVARRA N ABC LA RIOJA ZARAGOZA SORIA 0 Km 50