Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29- -7- -2007 11 El historiador Felipe Fernández Armesto no cree en la idea del choque de civilizaciones y se remite a la historia, donde no ha habido nunca una guerra por motivos culturales periencias imperiales, y sus largos y difíciles intentos de crear una nación compuesta dentro de una Monarquía. Y hasta nos podríamos remontar al Imperio Romano y a los celtas para reforzar la sensación de que se trata de países semejantes. Desde ese enfoque, la relación entre Blair y Aznar fue un símbolo de las posibilidades de acercamiento mutuo. talmente, hay tantas cosas que están sucediendo en el cerebro, que es imposible que esa memoria quede grabada fielmente en nuestra cabeza. Y cuando luego recuperamos esa memoria suceden una serie de procedimientos semejantes. La consecuencia es que las memorias son falsas y falsificantes. Luego se añaden los efectos de unas ideologías opuestas, como ocurre con la Guerra Civil. Es obligación de una democracia madura que aceptemos el hecho de que siempre tendremos esos conflictos de memoria. Tenemos que admitir que las memorias falsas son moralmente válidas y merecen ser respetadas. -Toda la historia de España es un tejido de mitos opuestos. Por un lado, tenemos el mito de la España diferente, del excepcionalismo. Esa idea de que la historia de España es excepcional es algo que se encuentra tanto en la izquierda como en la derecha. Sánchez Albornoz, que fue presidente de la República, fue partidario de ese concepto de la historia de España. Y por otro lado, tenemos la postura, más de moda hoy en día, de insistir en que España es un país como cualquier otro. No es cierto ni lo uno ni lo otro. Todos los países son excepcionales, y España tiene sus aspectos de excepcionalidad; en otros, en cambio, ha seguido una trayectoria típicamente europea. En cada momento de la historia de España hay momentos de choque entre esos mitos. Ahí están los debates sobre el grado de romanización, sobre si España fue feudal, sobre si fue una muestra de diálogo entre las tres religiones en la Edad Media o si fue esencialmente cristiana con aportaciones judías y musulmanas al margen del desarrollo de la sociedad. Las posturas ideológicamente torcidas no son propias del estudio de la Guerra Civil, sino que se encuentran en toda la historiografía española y caracterizan los debates entre historiadores sobre cualquier época histórica. -En España, llevamos tiempo debatiendo sobre memoria histórica. ¿Es algo sobre lo que se puede legislar? -No soy partidario de legislar en esto; prefiero dejar a la gente que se equivoque en paz. En primer lugar, hay que tener en cuenta que todas las memorias son históricas, porque una memoria tiene que ser de algo que ya ha sucedido. Pero luego es que todas las memorias son falsas. La memoria es una potencia del cerebro humano que se parece mucho a la imaginación, y cambia las cosas que se recuerdan. En el momento de registrar una experiencia men- -Ese debate se ha aplicado a la Guerra Civil. ¿Cree que el conflicto puede extenderse a otras épocas históricas? HISTORIADOR Y ASIDUO COMENTARISTA DE LA BBC E. J. BLASCO LONDRES. Catedrático de Historia Mundial y Mediambiental del Queen Mary College de la Universidad de Londres y miembro de la Facultad de Historia Moderna de la Universidad de Oxford, Felipe Fernández Armesto dirige desde su creación en 2005 la cátedra Príncipe de Asturias de la Tufts University de Boston. Nacido en Londres en 1950, es asiduo comentarista en la BBC y otras televisiones británicas, tanto por su especialidad histórica como por sus incursiones en diferentes cam- pos: ahí está su Ideas que cambiaron el mundo (2003) e Historia de la comida. Alimentos, cocina y civilización (2004) Ha colaborado con ABCD las Artes y las Letras y es autor de Colón (1992) biografía que en su día regaló ABC. Fue noticia en enero de este año por recibir maltratos de la Policía de Atlanta por no obedecer en la calle las órdenes de un agente que negó a identificarse como tal cuando se lo requirió el historiador.