Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es DOMINGO 29- -7- -2007 ABC Una Alianza de Civilizaciones iría contra el laicismo y la permisividad de Zapatero Felipe Fernández Armesto s Profesor de Historia en Londres, Oxford y Boston Para el investigador, el terrorismo que ha protagonizado estos últimos años la organización Al Qaida poco tiene que ver con la religión, más bien con el gusto a la violencia, con el radicalismo como sistema de vivir y pensar TEXTO EMILI J. BLASCO FOTO DAVID J. SALAS LONDRES. Felipe Fernández Armesto tiene todas las formas de un gentleman inglés, y sabe manejar muy bien la conocida flema británica. ¿Alianza de Civilizaciones? Por supuesto que sí, una alianza entre el cristianismo y el islam en contra del laicismo, de la permisividad sexual, del aborto... que son los enemigos comunes que tienen esas dos tradiciones Es decir, una alianza iría justo en contra de Zapatero De madre inglesa y padre español (el famoso corresponsal de prensa que firmaba con el seudónimo de Augusto Assía) Fernández Armesto ha desarrollado la vocación personal de mirar España con los ojos de la objetividad anglosajona. Es profesor de la Universidad de Londres y de la de Oxford y ocupa la cátedra Príncipe de Asturias en Boston. regla general se han comportado de manera pacífica. Nos parece que la historia de las relaciones entre cristianos y musulmanes ha sido toda una serie de guerras, cruzadas y yihad cuando la verdad es todo lo contrario: ha habido cierto entendimiento mutuo, porque tanto el cristianismo como el islam mezclan herencia judía con el legado del mundo clásico del Mediterráneo. MEMORIA HISTÓRICA La memoria es una potencia del cerebro que se parece mucho a la imaginación. La consecuencia es que las memorias son falsas y falsificantes IMAGEN DE ESPAÑA El Gobierno Aznar fue en cierto modo uno de los mejores de la historia de España, por su prudencia económica y su eficacia administrativa ESPAÑA- EE. UU. ¿Cómo interpreta entonces el terrorismo de Al Qaida? -Tiene que ver con el gusto a la violencia, con el radicalismo como sistema de vivir y pensar, pero en la postura de Al Qaida no veo nada de religión. No encuentro ningún caso histórico de una guerra de religión, y lo que en ocasiones así se ha denominado en realidad es otra cosa. España está haciendo poco para aprovechar que un tercio de la población de EE. UU. habla español -No lo sé. En realidad no hay quien sepa la respuesta a esa pregunta. En primer lugar hay que colocar ese atentado en su contexto histórico. El contexto relevante no es el de la guerra de Irak, sino el del terrorismo como fenómeno de las sociedades urbanas. En el caso de España, el fenómeno terrorista lleva muchos años en su intento de causar sufrimiento en el país. Y en las sociedades modernas siempre pueden surgir nuevos movimientos que por falta de apoyo en el electorado recurran al terrorismo para conseguir sus fines. En el caso concreto del 11- M, algo tuvo que ver la postura del Gobierno español en la política mundial, pero no porque con ello incitara a los terroristas, sino porque no se tuvieron en cuenta las consecuencias prácticas de la guerra, que son el sufrimiento y las pérdidas económicas. La política española no fue muy acertada en aquel momento. España no debió involucrarse en esa guerra, no por temor a los terroristas, sino por fidelidad a su vocación demócrata, honrada y pacífica. -No, en absoluto. Claro que todos esos mitos y falsedades, esas versiones falsas de la historia, tienen cierto dinamismo propio, y una vez que la gente las cree, las hechicerías se convierten en hechos. Es posible, por tanto, que acabemos con un choque de civilizaciones, pero sería curioso que ocurra, pues en la historia no ha habido ningún choque de civilizaciones. Sí ciertos conflictos de vez en cuando, pero lo normal es que éstos se inicien entre partidos, clases o países, por motivos económicos y políticos. Nunca ha habido en el mundo una guerra por motivos culturales. En el caso del cristianismo y el islam, ha habido en el pasado algunos episodios de conflicto, pero por -Usted ha escrito grandes visiones generales de la historia. ¿Está de acuerdo con la idea de que nos encontramos ante un choque de civilizaciones? ¿Qué le parece la Alianza de Civilizaciones que propone Rodríguez Zapatero? -No diría que sea transitorio, porque el terrorismo, como solemos entenderlo hoy, es un fenómeno que ya lleva más de cien años. Sus fundamentos teóricos datan de finales del siglo XIX, y supongo que va a seguir como parte de nuestro mundo en el futuro. El motivo del terrorismo es una especie de psicopatología, con mezcla ideológica de varias tradiciones, como la anarquista. ¿Es transitorio el terrorismo internacional que vive en estos momentos el mundo? ría una alianza en contra del laicismo, de la política secular, de la permisividad sexual, del aborto... que son los enemigos comunes que tienen esas dos tradiciones. Y desde este punto de vista, una Alianza de Civilizaciones me parece perfectamente factible y lógica, pero justo en contra de lo que dice Zapatero. -El papel de España en el mundo no se corresponde con su peso económico. Con Aznar, parecía que España había ganado cierta preeminencia en política internacional, pero luego ha vuelto a perder posiciones. -El Gobierno Aznar fue en cierto modo uno de los mejores que ha habido en la historia de España, por su prudencia económica y su eficacia administrativa, y me parece una tragedia que eso se estropeara con lo de la guerra. La política exterior hoy en día consiste más que nada en política cultural, sobre todo en el caso de un país dentro de la UE. España debería volcar el esfuerzo económico prestado a las relaciones exteriores en la política cultural. Para mí, los grandes objetivos serían fomentar el uso del español en el Nuevo Mundo, sobre todo en Estados Unidos. España tiene la ventaja de que un tercio de la población actual en EE. UU. sabe español, pero está haciendo muy poco para aprovechar esa ventaja. Y el segundo de los objetivos debía ser la mejora de la imagen de España en el mundo: hacer saber que España es una potencia en arte, literatura y música. na constante histórica o era una excepción en la relación entre España y el Reino Unido? -La inmigración musulmana en Europa Occidental ¿cambiará la historia europea de este siglo? -El concepto de Zapatero es bastante vago. La idea puede estar bien, pero si tenemos en cuenta que la tradición cristiana y la musulmana se solapan tanto y tienen tanto en común, curiosamente la alianza iría en realidad en contra de mucho de lo que representa la postura ideológica del Gobierno español. Una alianza de esas civilizaciones, por ejemplo, se- ¿Habría ocurrido el 11- M sin la guerra de Irak? -Sí, pero a mí lo que me choca no son los cambios que se han registrado a través de la inmigración ajena, sino los cambios que nos hemos infligido a nosotros mismos. España ha cambiado totalmente desde los tiempos de Franco. Es cosmopolita y democrática, pero también consumista y ha renunciado a muchas de sus tradiciones, y ese cambio no se debe a la inmigración. He ahí lo curioso del caso. Todos nos quejamos de que con los inmigrantes nuestra cultura está en peligro, pero no es así. Las culturas se cambian desde dentro; la presencia de los inmigrantes es sólo una influencia más. ¿La relación entre Blair y Aznar era algo que entroncaba con algu- -En cierto sentido, la relación con Aznar era una de esas muchas amistades que iba creando Blair con líderes de derechas, para mostrar a sus seguidores un distanciamiento respecto de la tradición izquierdista de su partido. Claro que bajo una óptica más histórica, para mí que soy de padre español y madre inglesa, la idea de relaciones estrechamente íntimas entre ambas naciones nunca me ha parecido extraña, sino perfectamente lógica. Mi estudio de la historia me ha convencido de que son países muy semejantes. Ambos están en el margen occidental de Europa y los dos tienen una vocación marítima y atlántica. Esta vocación les ha llevado a veces a conflictos, pero a fin de cuentas eso también representa un pasado común. Además, ambos han sufrido el menosprecio de los franceses, que no es poco. Ahí están también sus ex-