Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 28 de Julio de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.463. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany GABRIEL CISNEROS lama Gustavo Pérez Puig para contarnos, antes de que el suceso se imprima para siempre en las páginas sepia del recuerdo, que se ha muerto Gabriel Cisneros. Lo estarán viendo ustedes sentado en una silla de padre gestatorio, como firmando con su vida el pacto entre una España y siete caballeros, o vendiéndola cara, como un corzo rebelde y abatido, oponiendo una muda empalizada a secuestros Otegui y compañía, o enroscándose, igual que ese felino que predice la muerte, al borde herido de su propia cama. Se ha muerto joven, y quizá bendito. Sobrevivir a la maldad más necia, al ojo demencial de tu asesino, y verle una sonrisa dibujada a quien cavó en tu carne un agujero (y luego, a Zapatero riéndole las gracias) debió de parecerse al dolor y al fracaso. Tuvo Gabriel Cisneros que hacer del desayuno una adhesión al zumo de palabras, una proclamación constituyente, un congreso de panes soberanos, una fe en el café de cada día, un sólido apetito de mañanas. Puede que algunas veces se sintiera invencible, y otras, como un escombro de su suerte. Dejó escrito Ugo Foscolo que a a egregie cose- -a grandes empresas- -il forte animo accendono- -mueven el fuerte ánimo- -l urne dei forti- -las urnas de los fuertes- Se refería el poeta italiano a las tumbas de Galileo, Miguel Ángel o Maquiavelo, reunidas en Santa Croce. Le ha llegado, a Cisneros, la hora de la urna y la ceniza. Su alma ya descansa en los claros pasillos. No pudieron con ella unos cobardes. Se ha quedado en las hojas transparentes de un libro que da sombra, que nos tapa. La escoltan los leones de su capilla ardiente. Y en este instante ya relampaguea en los muros cansados de su patria. L Isabel II observa el vestido de novia y el uniforme de teniente de su marido con los que ambos se casaron hace sesenta años AP Nuevo récord de Isabel II La Reina de Inglaterra prepara el 60 aniversario de su boda con una exposición del vestido y las joyas que llevó y parte de sus 2.500 regalos, entre los que había 500 cajas de piñas y una lavadora eléctrica POR EMILI J. BLASCO sus 81 años, la Reina de Inglaterra sigue acumulando récords. Es el primer Monarca reinante en poder celebrar el sexagésimo aniversario de su boda. Aunque aún quedan unos meses hasta la fecha del 20 de noviembre, Su Majestad ha querido anticiparse a la fecha con una exposición en el Palacio de Buckhingham, abierto en verano a los visitantes, con el vestido y las joyas que llevó en aquella ocasión y parte de regalos que recibió. La tiara real puede no ser muy del agrado de alguna fotógrafa norteamericana, de acuerdo con las palabras que recientemente tuvieron Isabel II y Annie Leibovitz, pero la Reina guarda un especial aprecio hacia la que sostuvo en la cabeza el día de su boda, cuando tenía 21 años. Hecha de diamantes que pertenecieron a la Reina Victoria, fue uno de los regalos que recibió de la Reina Madre para el casamiento. En una vitrina, la tiara corona un velo de cuatro metros, inspirado en un dibujo de Botticelli sobre la Primavera y que pretendía simbolizar el renacimiento después de la guerra, algo muy apropiado para aquel 1947. El velo cubre parte del vestido de novia, un rico tejido de seda adornado por Normal Hartnell, modisto de la Corte desde 1938, con pequeños cristales y diez mil diminutas perlas. Junto a él está el uniforme de teniente de la Royal Navy llevado por el príncipe Felipe, tal como ambas figuras aparecieron en aquel día ante el altar de la Abadía de Westminster. La entonces Princesa Isabel fue obsequiada con 2.500 presentes, no todos objetos de oro y plata. Entre los regalos había 500 cajas de piñas, una lavadora eléctrica, una nevera, 76 pañuelos, 30 bufandas, 148 pares de medias, 38 bolsos, 24 pares de guantes y 16 camisones. Pero la exposición se ahorra tan prosaicos agasajos para centrarse en objetos de mucho más valor, entregados por personalidades como Mahatma Gandi, el Papa Pío XII, el presidente chino Chiang Kai Chek y el presidente norteamericano Harry S. Truman: porcelanas, broches, pendientes y alguna que otra tiara más. No sólo es un recuerdo de lo material. La muestra también contiene vídeos documentales de la boda, que reflejan el entusiasmo popular con que se celebró. No podemos encontrar palabras para expresar lo que sentimos, pero al menos podemos ofrecer nuestro agradecimiento a los millones de personas que nos han dado este inolvidable acompañamiento en la entrada de nuestra vida matrimonial dijo la Princesa Isabel cuando partía de luna de miel con su esposo hacia la residencia escocesa de Balmoral. A