Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS SÁBADO 28- -7- -2007 ABC Medallero veneciano La famiglia dell antiquario Autor: Carlo Goldoni. Dirección: Lluís Pasqual. Escenografía: Ezio Frigerio. Música: Antonio di Pofi. Vestuario: Franca Squarciapino. Intérpretes: E. Pagni, G. Aprea, A. Bertolucci, V. Zernitz, M. Cagnina, G. Calò, P. Fasolo, N. Greco, A. Ottobrino, P. Serra, E. Turrin. Lugar: Teatro Romea, 26 de julio SERGI DORIA Goldoni cumple, felizmente, 300 años. Y lo hace de la mano de Lluís Pasqual. El director catalán se reencuentra con el maestro de la commedia dell arte después de dos décadas, cuando puso en el escenario del Lliure uno de sus montajes más inolvidables: Un dels últims vespres del Carnaval Tras el estreno en la Bienal de Venecia hace una semana, Pasqual volvía a su ciudad con La famiglia dell antiquario divertida mirada sobre el relevo de la nobleza decadente por la burguesía pujante en 1750 y la guerra interminable entre nueras y suegras. Una historia que atraviesa siglos muy bien dicha por los actores del Teatro Stabile del Véneto en veneciano. Pasqual sabe tratar a Goldini. Lo traslada del siglo XVIII al XXI, amenizado con Vivaldi, tangos y música disco y un plantel actoral que sabe destilar el néctar de la comedia. A media representación, la pantalla de los subtítulos se estropeó, como sucede con todo estos días en Barcelona. Pero la solvencia actoral y la gracia del decir veneciano no precisaba de subtitulado. El tono y el gesto del conde Anselmo, anticuario que ha casado a su hijo con Doralice, la hija del comerciante Pantalone, moldeaba el carácter de quien troca títulos de nobleza por una sustanciosa dote que le permite seguir comprando cachivaches que él cree piezas únicas para un museo imposible. Su mujer, la condesa Isabella, desprecia a la nuera. Como el sentimiento es recíproco, se desencadena una batalla que define el hijo del anticuario: Dos mujeres que gritan son como dos puertas abiertas por donde entra furiosamente el viento ¡Y qué bien se enfadan las italianas! ¡Qué tesitura del desprecio con la sonrisa en los labios! ¡Cómo compiten para ser la padrona di casa ¡Con qué erotismo buscan alianzas masculinas! Ahí las vemos disputándose a la criada Colombina, quien saca provecho de la contienda jugando a dos bandas y sembrando más cizaña. Más allá de la comedia, Goldoni esbozó en La famiglia dell antiquario el relevo social que anunciaba la Ilustración. La nobleza enajenada de la realidad que encarna el conde Anselmo será sustituida por el sentido práctico del comerciante Pantalone. Mientras el conde Anselmo adquiere falsas antigüedades para realzar sus blasones, esquivando sus deberes de padre de familia, el comerciante Pantaleone intenta establecer un orden que permita la convivencia de su hija Doralice con su suegra Isabella. Una mirada divertida y sumamente didáctica, que Pasqual culmina felizmente. Ante la petición del hijo del anticuario, Pantalone congrega a toda la familia para leerles una Constitución que asegure una mínima convivencia en la casa del anticuario. Y lo hace desde el patio de butacas, como el moderador de un programa televisivo. Consumatum est! Los escudos nobiliarios han dejado paso a los escudos dinerarios; de las falsas medallas que colecciona el conde Anselmo a los cheques al portador que aseguran cierta paz. He aquí la tecnocracia. Y Goldoni cumpliendo años, fresco como nunca en el arte de la comedia y la mascarada. Y Pasqual celebrándolo. Y nosotros, encantados con el medallero veneciano. Medallas de oro puro. Feliz aniversario. Visión didáctica Una escena de La famiglia dell antiquario ABC