Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28- -7- -2007 40 71 El Museo Thyssen- Bornemisza abre su terraza de verano a los visitantes SIGEFREDO Arte en verano RAQUEL RINCÓN an Gogh fue un apasionado de la noche, tal y como nos descubrió en sus famosas escenas de Café nocturno Noche estrellada o La terraza del café Por ello, quizá, al loco del pelo rojo le hubiera gustado ser el reclamo de la iniciativa de Las noches de verano que el Museo Thyssen- Bornemisza organiza un año más hasta el 1 de septiembre. El cartel de prohibido entrar más tarde de las 9 se guarda en los armarios durante el estío; y el arte, como en los sueños de los devotos de la belleza, cobra vida en la oscuridad. Durante estos días, los visitantes del Thyssen no sólo pueden contemplar a horas intempestivas algunos de los más de 70 cuadros que el holandés pintó en Auvers durante sus últimos dos meses de vida, sino que muchos han aprendido a comprenderlos gracias al ciclo de cine que el museo emitió sobre el pintor. Yo vi las películas y Noche estrellada en el museo La llegada del verano anima a algunas pinacotecas a abrir sus puertas hasta rozar la hora bruja s Este año es posible contemplar las obras de Vincent van Gogh o Joaquín Sorolla bajo la luz de la luna ahora entiendo el tormento que esconde su pintura. Además, esta iniciativa de ver las exposiciones por la noche es estupenda. Podrían copiar otros museos afirma un visitante entusiasmado. La noche de Madrid y sus gentes siempre han sido especiales, y ese ensueño de la ciudad prometida se pasea por el Thyssen en forma de jóvenes con patinetes, grupos de turistas, parejas que huyen del calor o ejecutivos trajeados. Una nicaragüense, sentada en uno de los bancos de piedra de la pinacoteca, contempla extasiada Los girasoles que ha adquirido. En mi país nunca voy a poder disfrutar de cosas así porque no hay empresas culturales que lleven a cabo estas iniciativas asegura resignada. Mientras, un grupo de jóvenes que confiesan venir a los talleres desde pequeñitas disfrutan de la terraza veraniega del Thyssen y conversan con dos jubiladas lisboetas que están realizando un recorrido cultural por España: Los trazos y la fuerza del amarillo de Van Gogh son sorprendentes. Era un incomprendido de su época, un atormentado que por fin ha llegado a la gente. Además, las luces propias de la noche hacen esto más especial La claridad desaparece mientras los visitantes abandonan el recinto con el brillante verde de Auvers en la mirada. queda fuera y el pintor de la luz se enfrenta con la intimidad de la oscuridad. Al anochecer, su cuadro Tarde de verano en la playa cobra sentido. Sorolla me recuerda a mi Valencia natal y poder visitar su residencia en las noches de verano es impagable afirma emocionado un visitante. Cada jueves, el museo emite la película Cartas de Sorolla con un gran éxito de asistencia. Durante el filme, Sorolla relata sus anhelos a su mujer a través de cartas. Todo ese costumbrismo marinero de la película y el rostro de la mujer puedes verlos luego en el museo asegura una espectadora. El carácter personal y humano del recinto se aprecia en el entorno, del que los visitantes salen, esta vez, imaginando la escalera por la que subían las modelos que posaban para el artista. Pero la noche de Madrid es interminable. Por ello, más allá de la pintura, otros centros como el Museo del Traje sucumben a los horarios golfos. Así, durante los jueves estiva- les es también posible visitar la exposición temporal Modachrome hasta las 22.30, una cuidada selección de 53 diseños que abarcan los tres últimos siglos de la moda de Oriente y Occidente a través de un único concepto: el color. El sueño de una noche de verano no sólo coge forma en Madrid en cada puesta de sol, sino que a lo largo de todo el país se dan propuestas similares. En Valencia, el IVAM abre todos los días sus puertas hasta las 22.00, por lo que es posible disfrutar hasta esta hora de Fervor de Buenos Aires la muestra de 80 dibujos realizada por arquitectos argentinos y que supone un homenaje a Jorge Luis Borges y su ciudad tan eterna como el agua y el aire En Cataluña son los museos CaixaForum- -con sus noches de verano -y el TeatroMuseo Dalí de Figueras los que acercan el arte a las tinieblas. Éste último inicia hoy sus visitas nocturnas- -en las que incluso ofrecen una copa de cava a los visitantes- -en un año en que la exposición dedicada a la hermana de Salvador Dalí, Anna María, es la gran novedad. Ya no hay excusas para viajar a Francia, al azul del Mediterráneo o a Oriente sin moverse de la ciudad. En la película El loco del pelo rojo Van Gogh le escribía a su hermano Théo: Ya no me siento desamparado por la naturaleza Quizá el genio holandés sólo vendió una de sus pinturas porque nunca se aventuró a exponerlas por la noche. Por toda España V El paraíso Sorolla Si el Thyssen se caracteriza por un crisol de multitudes, un pequeño rincón de Madrid, la casa- museo de Sorolla- -que el pintor diseñó hace ya un siglo- -acoge con quietud la puesta de sol. Cada jueves de este verano se ha propuesto abrir hasta las 23. 30 horas para que los visitantes aprecien cómo veía Sorolla su casa mientras soñaba sus pinturas de aguas cristalinas. Pequeños grupos, tras escuchar con complaciencia el rumor de las fuentes del jardín, pasan al museo y recorren las estancias iluminadas con luz artificial. El ruido de Madrid