Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 s 7 s 2007 INTERNACIONAL 33 Un suicida convierte la reapertura de la Mezquita Roja en una masacre El atentado ha dejado al menos 15 muertos en un mercado cerca del templo, tomado de nuevo por cientos de estudiantes radicales ABC ISLAMABAD. Pakistán está en alerta roja por el temor a nuevos atentados. Ayer, poco después de la inauguración de la nueva Mezquita Roja- -restaurada y pintada de blanco tras los mortales enfrentamientos de hace dos semanas- -un terrorista suicida estalló su carga junto a un grupo de policías que vigilaban los alrededores, mientras en el templo cientos de estudiantes saboteaban las primeras oraciones del clérigo recién nombrado por el Gobierno. Murieron 15 personas, siete de ellas policías. Más de 70 continúan heridas. Un hombre detonó los explosivos atados a su cuerpo entre dos filas de agentes que estaban de servicio por la violencia en la mezquita aseguró a France Press un oficial de seguridad. Ayer por la tarde todavía había trozos de cuerpos humanos esparcidos por el suelo. Yo mismo llevé los cadáveres de tres civiles y tres policías a las ambulancias declaró un testigo que oyó la gran explosión El atentado- -que a última hora de ayer todavía no había sido reivindicado- -se produjo en un mercado muy concurrido a apenas 500 metros del templo, cuando los policías descansaban después de los enfrentamientos que mantuvieron con los cientos de jóvenes islamistas radicales. Por la mañana la expectación era total. Ashfaq Ahmed, el nuevo líder del templo impuesto por el Gobierno, se disponía a inicar las tradicionales oraciones del viernes. Pero los cientos de estudiantes que abarrotaban la mezquita se lo impideron. Eran jóvenes radicales seguidores del clérigo pro talibán Rashid Ghazi- -muerto en el asalto del 11 de julio junto a otras 100 personas, según los cálculos oficiales- -y cuyo hermano permanece en prisión tras haber intentado escapar oculto bajo un burka Vengaremos tu muerte exclamaban. A gritos se hicieron con el control del templo y lo volvieron a pintar de rojo. Expulsaron al nuevo clérigo y se encaramaron al tejado. Durante toda la mañana, en la mezquita ondearon banderas de la yihad, la guerra santa. La Policía, que se había mantenido fuera del templo, cargó contra los estudiantes con porras y gases lacrimógenos cuando desde el interior anunciaron por los altavoces la toma de la mezquita y que no permitían a la Administración poner un solo pie en el centro. La explosión en el mercado ya se había producido. Ningún organismo oficial ha informado de momento de víctimas por estos enfrentamientos- -sólo hay noticias del arresto de 50 sospechosos, una vez la Policía retomó el control del templo- pero los incidentes pusieron otra vez a prueba la estrategia del presidente Musharraf, que tras el primer asalto a la Mezquita Roja de hace dos semanas advirtió de que se encargaría de erradicar el extremismo en Pakistán. No se libró de los insultos. Musharraf es un perro ¡Matad al dictador! se oía desde el interior del templo antes de que los agentes lo desalojaran. La presión sobre el presidente aumenta cada minuto que pasa. De momento, el clérigo que su Gabinete nombró ya ha dimitido. Jamás lideraré las oraciones en la Mezquita Roja. Ha sido la peor humillación de mi vida de manos de los estudiantes dijo tras ser expulsado por los radicales. Caso Chaudhry Si los últimos acontecimientos en torno a la Mezquita Roja era poco, el diario paquistaní The News aseguraba en su edición de ayer que los principales consejeros militares del presidente le han recomendado una salida honrosa después de que el Tribunal Supremo haya restituido al magistrado jefe paquistaní Iftikhar Mohamed Chaudhry- -suspendido por el propio Musharraf hace en marzo por abuso de poder- El periódico informa de que Musharraf no esperaba esa decisión del Supremo, El veredicto fue una verdadera conmoción para el jefe de Estado aseguran las fuentes. De ahí que tras su reciente retiro en Rawalpindi, en las montañas del norte del país, el presidente intentara buscar una forma de fomentar su reelección para los próximos cinco años. El presidente tiene además previstos dos viajes de última hora a Arabia Saudí y a Emiratos Árabes Unidos. Ambas escalas han hecho crecer las especulaciones de que el máximo aliado de Washington en la zona estaría buscando también el apoyo de los saudíes. Preguntado sobre el silencio del presidente desde la decisión del Supremo, su portavoz se limitó a decir que Musharraf ha estado ocupado cumpliendo sus obligaciones rutinarias como jefe de Estado. Varios estudiantes corean cánticos contra el presidente Musharraf desde el tejado de la Mezquita Roja, ayer en Islamabad AFP Líderes tribales afganos se unen a la negociación para liberar a los coreanos ABC KABUL. El equipo de negociación afgano- surcoreano trató ayer, apoyado por líderes tribales del país, de lograr un acuerdo con los talibanes para salvar a los 22 surcoreanos secuestrados en Afganistán después de que expirara el nuevo ultimátum de los terroristas, ayer a mediodía. Esperamos obtener un resultado positivo, pero no creo que sean liberados hoy admitía ayer el portavoz del gobernador de Ghazni, provincia donde se cree que se encuentran los rehenes. En la mediación participan también varios diputados y miembros del Consejo provincial. Los talibanes, que ya han aplazado su ejecución en cuatro ocasiones, dieron el jueves un nuevo plazo, después de ejecutar el miércoles a tiros al jefe de los secuestrados, un sacerdote de 42 años. Los terroristas propusieron oficialmente liberar en un primer momento a ocho surcoreanos a cambio de otros ocho talibanes presos en las cárce- les del país, pero el presidente Hamid Karzai fue tajante: Jamás se producirá un intercambio de prisioneros Un emisario de la presidencia surcoreana, enviado de urgencia el jueves a Kabul, tenía previsto reunirse con el presidente afgano para que el Gobierno suavice su postura frente a los talibanes, informó la agencia surcoreana Yonhyap. Los 22 cooperantes surcoreanos fueron capturados hace dos semanas cuando viajaban en autobús por una carretera que une Kabul y Kandahar.