Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 s 7 s 2007 El PP ante las elecciones generales ESPAÑA 13 Rajoy quiere conectar con una amplia mayoría social heterogénea y compleja Pagarán lo de Álava en su día dice sobre la falta de acuerdo con el PSE en las Juntas CRISTINA DE LA HOZ MADRID. No fue el de ayer un día muy feliz para la familia popular tras el fallecimiento de Gabriel Cisneros, aunque Mariano Rajoy cumplió con su compromiso de clausurar el curso de verano Nuevos retos de las políticas públicas en el siglo XXI organizado en El Escorial (Madrid) por su Grupo Parlamentario. Con un tono preelectoral, el líder del PP hizo un resumen de la ejecutoria de José Luis Rodríguez Zapatero y advirtió que no nos podemos permitir perder otros cuatro años A cambio, dijo estar dispuesto a conectar con un mayoría social heterogénea y compleja Su reto, prosiguió, es ilusionar a los ciudadanos, darles confianza y convencerles de que somos el centro liberal que necesita este país Ampliar la base social del partido, sumar entre un millón y millón y medio de papeletas más, es el gran reto del PP para las elecciones generales, todo ello, contando con que el PSOE sea incapaz de movilizar el voto de 2004. Será también en septiembre cuando Rajoy presente un proyecto en el que cabrán todos, la gente que se declara de derechas, de centro y de izquierda y crea en un partido que va a trabajar por el bienestar proclamó. Me niego a asumir la resignación pesimista en lugar de apostar por el mañana. El futuro no está escrito en ninguna parte dijo a modo de declaración de principios para defender la necesidad de adoptar medidas enérgicas, sin ocurrencias ni improvisaciones Tras defender que su partido está en condiciones de asumir responsabilidades de Gobierno y reiterar el carácter centrista y moderado del PP, aseguró que no nos asusta el futuro. Está abierto a nuestra ambición y creemos que podemos protagonizarlo La competitividad, la educación, la rebaja de impuestos, la familia, la seguridad y la inmigración son los ejes esenciales en torno a la cual se articulará la propuesta electoral de los populares. Todas las medidas irán encaminadas, según explicó el líder de la oposición, a fomentar la libertad y la igualdad de oportunidades entre los españoles. Se trata de construir lo que dio en llamar un orden y estructura de convivencia liberal frente a un Gobierno, dijo, que se ha dedicado a sestear que no da soluciones ni explicaciones, que no asume responsabilidades y le echa la culpa a otros sentenció ante los cursillistas, en su mayoría, jóvenes. Quizá por ello comparó la gestión del Gobierno con la de Pepe Gotera y Otilio dos personajes de tebeo. Luego vino el turno de las preguntas. La primera fue sobre la Diputación de Álava, que vuelve a manos del PNV por la falta de apoyo de los socialistas vascos al PP. Lo de Álava es singularmente grave. Es un enorme error político que pagarán en su día dijo en referencia al PSE, tras recordar que los populares han apoyado al alcalde socialista de Vitoria. Segunda pregunta: ¿Cuál Zapatero y Pepe Gotera Muy duro se mostró a la hora de evaluar la actuación del Ejecutivo en el apagón de Barcelona. Siempre vemos a un Gobierno instalado en la chapuza, incapaz de dar la talla, que abandona a los ciudadanos, va a ser su primera medida en caso de que llegue a gobernar? Recuperar los consensos nacionales. Trabajar en pro de esa nación de ciudadanos libres e iguales. Sobre cuál sería su primer viaje internacional contestó que no sería ni Cuba, ni Venezuela, ni Bolivia, ni hablar de la Alianza de Civilizaciones ironizó. Hay quien se interesó por la situación del PP catalán tras la marcha de Piqué. Rajoy no le citó, prefirió hablar de futuro al contestar que ha visto en el partido claridad de ideas, personalidad, capacidad para defender lo que se cree y piensa. Ganas, ilusión y coraje. Vamos a defender la España constitucional y la autonomía catalana Medidas enérgicas Rajoy se reunió ayer en Madrid con el primer ministro francés, François Fillon, en la embajada del país vecino AFP El presidente del PP de Lérida sigue el camino de Piqué y dimite de su cargo en el partido M. A. PRIETO BARCELONA. Comprometido con el proyecto de Josep Piqué y por una cuestión de coherencia el presidente del PP en Lérida, Jordi Montanya, anunció ayer formalmente su dimisión como responsable provincial, si bien, de momento, mantendrá su escaño de diputado en el Parlamento catalán. Montanya, que se ha puesto a disposición del nuevo presidente del PP catalán, Daniel Sirera, admitió ayer que las dimisiones de Piqué y de su hombre de confianza, Francesc Vendrell, le cogieron por sorpresa. Yo albergaba el convencimiento- -señaló- -de que se impondría la razón y el partido, de ninguna manera, prescindiría de un activo tan importante como Josep Piqué Precisamente por sentirse identificado con el proyecto del ex ministro, Montaya argumentaba que su renuncia es lo mejor para Sirera y para el partido De hecho, nada más tomar posesión del cargo, Sirera acometió la renovación de las estructuras del partido en Lérida y Gerona, dos provincias azotadas por crisis internas, que han derivado en calamitosos resultados electorales. María José Horcajada asume la presidencia provincial, si bien será Pilar Arnalot la encargada de recuperar Lérida como coordinadora de campaña. Decidido a implicar a todas las sensibilidades para evitar fracturas internas que puedan distorsionar los resultados de las próximas generales, el presidente del PP catalán se mostró respetuoso con la decisión de Montanya. Todavía queda por aclarar el futuro de Francesc Vendrell- -que en principio renunciará a su acta de diputado en septiembre- -y de Montserrat Nebrera, el fichaje estrella de Piqué, que ha anunciado que sigue, pero que podría estar tentada de crear su propia corriente interna de cara al próximo congreso.