Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27- -7- -2007 Fernando Hierro será el encargado de nombrar al nuevo seleccionador nacional El ex jugador internacional será director deportivo de la FEF desde septiembre 85 El líder confía en resistir a Evans en la contrarreloj de mañana El madrileño se muestra esperanzado en aguantar la presión y ganar su primer Tour J. GÓMEZ PEÑA CASTELSARRASÍN. A Johan Bruyneel, director del Discovery, le gusta navegar por internet. Así se enteró de lo de Rasmussen. Contador era el líder. Ya habían cenado. Llamó a su elegido. Se lo dijo. No temía alterarle. Contador es un tipo sereno. No salió de amarillo, pero sí subió al podio con ese maillot al final de la etapa. Sin euforia: Me hubiera gustado ganarlo en el Aubisque Pero bueno, para ser primero hay que ser segundo Contador desfiló ante una batería de cámaras. Mismas preguntas. Mismas respuestas: ¿Está usted limpio? ¿Ha pasado todos los tests antidopaje? ¿Explique su relación con la Operación Puerto El madrileño le está cogiendo el hábito a las preguntas con filo. Desde luego que estoy limpio. He pasado sin problemas todos los controles y me exculparon de la Operación Puerto Luego hizo su reflexión: Es triste que a un líder del Tour le pregunten si está limpio. Todo esto es una lástima La siguiente pregunta fue igual de directa. Venía de Dinamarca, el país del líder destronado, de Rasmussen. ¿Conoce a Ferrari? ¿Ha trabajado con él? Ferrari es el médico de la polémica. El de Armstrong y Vinokourov. Y dicen que el de Rasmussen. No, no sé ni cómo es físicamente. Mis médicos son los del equipo. Sólo trabajo con ellos Ya no hubo más dardos Tener un minuto y 53 segundos sobre Evans está bien, pero no es definitivo. Será difícil. Evans es algo mejor que yo contra el crono. Pero con la motivación de ser el líder, creo que puedo conseguirlo. Una crono de 55 kilómetros es muy larga. Pero estoy mentalizado Pensaba en el sábado, en el minuto y cuatro segundos que le arañó el australiano en la crono anterior. Y sobre todo, pienso ahora en descansar, en el masaje, en sentarme a ver una película con Noval (su compañero de habitación) Tiene 24 años y maneras de viejo ciclista. Cauto. Sosegado. Nacido para líder. Después de Contador pasó Bruyneel. A rebufo. Tampoco tenía dudas. Alberto es algo menos que Evans en la contrarreloj. Pero se encuentra muy bien. Y le sobra motivación Bruyneel ya ha ganado varias veces el Tour al volante de Armstrong. Mañana guiará al de Pinto, del pueblo que ya prepara la traca. Contador lo sabe: Antes de la fiesta hay que ganar el Tour. Aunque sé que si soy segundo o tercero la afición va a estar conmigo. Lo he notado estos días El australiano Cadel Evans disputa la última contrarreloj de la carrera, el pasado sábado AFP Cadel Evans s Segundo en la clasificación general UN BIKER QUE SUEÑA CON PARÍS El australiano, forjado en la dureza de la mountain bike se jugará con Alberto Contador, en la etapa cronometrada de mañana, la victoria en el Tour POR EDUARDO SÁNCHEZ Cuando, hace diez años, Cadel Evans era sólo un ciclista lactante sin definir que luchaba por hacerse un hueco en la mountain bike nadie en su sano juicio habría previsto que este biker australiano, nacido hace 30 años, estuviera a punto de rozar con sus dedos la gloría de París. En un Tour de Francia necesitado de ídolos y de victorias épicas, el australiano y el actual lídes de la carrera, Alberto Contador, se jugarán la victoria final en la contrarreloj de mañana, 55,5 kilómetros entre las localidades de Cognac y Angouleme. Como Óscar Freire o Alejandro Valverde, Evans tuvo sus inicio en el ciclismo de las ruedas gordas En 1998 y 1999 se alzó con dos victorias en la Copa del Mundo de Mountain, e incluso fue séptimo en los Juegos Olímpicos de Sidney. Pero en ese lado oscuro del ciclismo, el reconocimiento profesional y el económico resultan inalcanzables. Esa situación le llevó a dirigir sus pasos, como a tantos otros, a la lucha en la carretera. Así, en 2001 ficha por el equipo Saeco, pero no sería hasta 2002, gracias a su salto al Mapei, donde lograría sus primeros éxitos. Fue en el Giro de 2002, su primera gran Vuelta por etapas, donde incluso logró vestir la maglia rosa por un día, pero varias roturas de clavícula cortarían en seco su evolución. En 2004, tras su fichaje por el T- Mobile, Evans, un gregario del éxito, supo encontrar la continuidad necesaria para labrarse un nombre en la ruta. El australiano resu- CAHORS- ANGOULÊME Etapa 18 Côte de Salvezou (246 m) Côte de Lavercantière (288 m) Côte de St- Martialde- Nabirat (205 m) Côte de St- Cyprien (277 m) Journiac (131 m) 211 km Angoulême 72 m Cahors 109 m 4 4 4 4 0 km 15 24 39,5 66 70,5 87 168,5 192 211 km ABC S S En 2006, Contador y Evans se disputaron el Tour de Romandía en la última contrarreloj: ganó el australiano citó a golpe de pedalada. En ese año lograría una victoria de etapa en el Tour de Alemania, lo que llevaría al equipo Davitamon- Lotto a hacerse con sus servicios. En un 2007 en el que sólo destaca su segundo puesto en la Dauphine Libere, Contador es el último obstáculo para que el australiano logre su primera grande El único precedente entre ambos combatientes no resulta nada esperanzador para el interés del español. En la Vuelta a Romandía (Suiza) de 2006, Contador partía como líder en la quinta y última etapa, una contrarreloj sobre 20,4 kilómetros con salida y meta en el Estadio Olímpico de Lausana. La ventaja de 24 segundos sobre el australiano, tercero en la general, hacía prever que la victoria se dilucidaría entre el propio Contador y el segundo clasificado, Alejandro Valverde. Pero en el enfrentamiento entre dos de las más firmes promesas del pelotón español, Evans supo aprovechar su mayor poderío físico y se alzó con la victoria, que se fraguó en los últimos cuatro kilómetros del recorrido. La general final quedaba encabezada por el australiano, con el español a 27 segundos. Ya lo avisaba Contador en este Tour tras perder más de un minuto respecto al australiano en la contrarreloj de la 13 etapa, del pasado sábado: Evans es uno de los máximos favoritos a la victoria Pero la gloria de París ya ha demostrado que no respeta nombres. Mareuil- sur- Belle (115 m) St- Cyprien (57 m) Dignac (148 m)