Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 40 VIERNES DE ESTRENO VIERNES 27- -7- -2007 ABC Disney Cruella De Vil, obligada a dejar de fumar La multinacional del ratón no incluirá más tabaco en las producciones de la marca Disney, además de rebajar humos a Touchstone y Miramax POR PEDRO RODRÍGUEZ ras haber enseñado a fumar a medio mundo con todo ese derroche de glamourosa nicotina en las películas clásicas de Hollywood, la industria del cine de Estados Unidos empieza visiblemente a rebajar humos. Esta semana, el conglomerado Walt Disney se ha convertido en el primer gran estudio dispuesto a no llevar el tabaco a la gran pantalla. Nada de personajes fumadores en los largometrajes bajo la marca Disney, para consternación de Cruella De Vil y sus últimas 101 caladas. Además, la multinacional del ratón también se ha declarado dispuesta a limitar y disuadir secuencias humeantes en futuras películas para adultos de sus productoras Touchstone y Miramax. De acuerdo a la lógica peliculera expresada por el ejecutivo jefe de Disney, Robert A. Iger, un villano puede ser malo sin necesidad de fumar y también los héroes pueden ser chulos sin fumar La decisión de Disney se produce después de que la todo- poderosa Motion Picture Association of America (MPAA) -la patronal del sector cinematográfico en Estados Unidos- -decidiera en mayo empezar a computar el consumo de cigarrillos como si fueran escenas de sexo o violencia a la hora de adjudicar la clasificación moral de cada película. Aunque sin faltar presiones de grupos antitabaco que quisieran una obligada clasificación R para películas con tabaco. La mayor parte de los estudios de Hollywood no tiene claro todavía cómo equilibrar las regulaciones de la MPAA con la libertad creativa de sus directores. Intentando aprovechar al máximo la dispensa sobre la incorporación de tabaco en determinados contextos históricos. Aunque recientes estadísticas sobre caladas en las producciones de Hollywood indican un consumo de tabaco en la gran pantalla similar al filmado en los años cincuenta. Los drásticos esfuerzos saludables del conglomerado Disney no se limitan al tabaco sino que se extienden también a cuestiones de dieta. La empresa se ha marcado como objetivo eliminar para el 2008 las grasas nocivas de todas las comidas servidas dentro de sus parques de atracciones e impedir el uso de sus personajes para promocionar productos alimenticios poco aconsejables. De hecho, la empresa ya ha optado por no renovar un acuerdo de diez años que tenía con la cadena McDonald s para promocionar películas junto a menús infantiles de fast- food T Cruella De Vil, una de las más malas de Disney ABC