Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27- -7- -2007 40 riencia seguro que le servirá, y mucho, al frente del Patronato del Prado, y no oculta su gran afición al arte, que le ha llevado a atesorar una de las mejores colecciones no sólo de España, sino a nivel internacional. -Usted mantiene una estrecha 67 AL GRANO Un apasionado por Goya y por Herrera el Joven Plácido Arango se confiesa muy aficionado a Goya. También a Herrera el Joven. Le entusiama su Apoteosis de San Hermenegildo del Prado. Tengo la enorme fortuna de poseer El sueño de San José de este artista dice con orgullo de coleccionista. -No creo que sea posible exportar el modelo. El Prado sólo es una pinacoteca, mientras que el Metropolitan cubre un abanico muy extenso de disciplinas y además es un museo privado. Pero sí hay cuestiones de administración y organización que se podrían tomar. -No es por eludir su pregunta, pero me acabo de incorporar esta mañana y es pronto para hablar de necesidades. En cuanto a lo que le falta, siempre faltan medios. Pero al Prado y a la Getty. El Museo se financia básicamente a través del Estado y los ingresos por entradas. ¿Qué le sobra? Absolutamente nada. vinculación con el Metropolitan a través de su Patronato. ¿Ve viable exportar parte de ese modelo museístico al Prado? ¿Qué necesita el Prado? ¿Qué le falta? ¿Qué le sobra? -La idea de elegir a John Brealey partió de Alfonso Pérez Sánchez, que era director del Prado. Ayudé a contactar con él y financié parte de la operación. Fue muy difícil conseguir que Brealey se tomara un año sabático (era jefe del Departamento de Restauración del Metropolitan) para trabajar en el Prado. Es cierto que hubo cierta polémica. Algunos consideraban que no había que tocar el cuadro. Pasó igual con la Capilla Sixtina. Pero el resultado fue magnífico. Le contaré una anécdota. Cuando le dijeron al presidente del Gobierno, Felipe González, en medio de una crisis de Gobierno, que un señor había venido a restaurar Las Meninas dijo: Si desaparece el perro, el Gobierno se cae -Usted jugó un papel importante en la restauración de Las Meninas no exenta de polémica. -Confío enormemente en los profesionales. No tengo criterio museográfico. Me parecieron excelentes las exposiciones de Tintoretto y de Patinir. En cuanto a las compras, la adquisición de El Barbero del Papa de Velázquez fue espléndida. Miguel Zugaza me pidió opinión sobre temas de mercado. El cuadro es una joya. Hay que aprovechar las oportunidades. Sobre la compra de la colección Naseiro, me pareció brillante. Fue una suerte para el Prado que decidiera desprenderse de su colección. Para Naseiro no debió ser fácil. Hay obras excepcionales como un bodegón de Van der Hamen. Arango visitó ayer las obras de ampliación del Prado junto al ministro de Cultura, el director del museo y Rafael Moneo. César Antonio Molina halló una obra de Georges de La Tour en un despacho de la antigua sede del Cervantes. Hoy cuelga en el Prado. Dice Zugaza que ha llegado al Prado no con un pan sino con un cuadro debajo del brazo ¿Cómo valora la línea expositiva y la política de compras del museo? ¿Y la futura recuperación del Salón de Reinos? -Aún soy un presidente neófito, pero he oído que en 2008 se empezará a trabajar. Será un espacio estupendo. -Hay quien cree que luciría mucho más exponiendo el cuadro solo en una sala. ¿Qué opina? ¿Qué piensa del proyecto de ampliación de Moneo? -Es estupendo, pero seguro que seguirá siendo controvertido. Rafael Moneo ha tomado riesgos y hay un enorme esfuerzo y trabajo detrás. El Claustro luce totalmente recuperado. Mi valoración es muy positiva. -Yo lo veo bien como está. Cualquier velázquez necesita compañía. Y está rodeado de obras espléndidas. ¿Cómo ve la entrada del arte moderno y contemporáneo en el Prado? Primero fue Picasso, después Thomas Struth y doce artistas españolas vivas. -Vi la exposición de Struth, y me pareció una idea excelente. Se daban unos juegos inteligentes que dinamizaron el museo. ¿Ve acertado que el Casón del Buen Retiro sea finalmente un Centro de Estudios? -Sí, es acertado. Con la ampliación se ha ganado mucho espacio expositivo. -Espero que todo sea fácil. Las batallas se presentan cuando se toman decisiones que después pueden ser controvertidas. Cuando ocurra, espero resolverlo. Él hablaba más de lucha que de peleas. Éstas no las hay. -Decía esta mañana el ministro que Uría tuvo que librar muchas batallas. ¿Viene usted bien protegido?