Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL VIERNES 27 s 7 s 2007 ABC Dimite el ex hombre fuerte de Abbás e Israel en la Franja de Gaza Mohamed Dahlan colaboró de forma estrecha con Tel Aviv en los últimos años HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Mohamed Dahlan presentó ayer su dimisión por escrito al presidente Mahmud Abbás como jefe del Consejo de la Seguridad Nacional y consejero presidencial, unos cargos para los que fue nombrado el 18 de marzo de 2007, y que le conferían autoridad para supervisar todos los servicios de seguridad palestinos. Paradigma de la corrupción de Fatah y de la colaboración con Israel, Dahlan nació en Jan Yunis, al sur de Gaza, en 1961, en el seno de una familia de refugiados expulsados de Israel en 1948. Desde muy joven se implicó en la resistencia y, tras pasar cinco años en las cárceles, donde aprendió hebreo, fue deportado. Entonces inició en Túnez una carrera meteórica a la sombra de Yaser Arafat, aunque éste acabó retirándole la confianza, momento que aprovechó Dahlan para asociarse con Abbás. Regresó a Gaza en 1994 después de haber participado en las negociaciones de Oslo, y Arafat, que entonces todavía lo apreciaba, lo designó jefe de la Seguridad Preventiva, desde donde inició una lucha sin cuartel contra Hamás que ha perdurado hasta ahora. Aunque es imposible saber qué hay de cierto en cada una de las acusaciones que le hacen sus muchos enemigos, es creencia común que Dahlan ha colaborado directamente con Israel en los últimos años y se ha aprovechado de un sinfín de concesiones mercantiles en ventajosas condiciones que le han hecho millonario. Hace sólo unos días el primer ministro Salam Fayad le ordenó que devolviera al erario público decenas de millones de dólares que había recibido para las fuerzas de seguridad. Su rival Yibril Rayub, que también milita en Fatah, sostiene que todo el mundo sabe que Dahlan es un agente de Israel siendo ésta una de las acusaciones más leves de las que ha sido objeto. Su acercamiento a Israel se vio compensado con el apoyo de Estados Unidos y el Reino Unido, países que sostuvieron financieramente el aparato de seguridad particular de infausta memoria que Dahlan creó en Gaza hace unos años. La estrella de Dahlan cayó una vez más a raíz de la ofensiva que permitió a Hamás hacerse con el control de Gaza el 14 de junio, después de que la franja se viera envuelta durante meses en una lucha abierta entre las policías palestinas y las milicias fundamentalistas. Durante la derrota de Fatah, Dahlan se encontraba en Alemania donde fue operado de las rodillas. Actualmente está ingresado en un hospital. Una comisión que se creó para investigar esos sucesos determinó que Dahlan era responsable de lo ocurrido y debería dimitir o ser destituido. Dahlan optó ayer por presentar su dimisión, aunque alegó que lo hacía por motivos familiares y médicos, sin asumir por tanto ninguna responsabilidad. Como sea que Dahlan tiene un gran ascendiente en sus relaciones con Abbás y además cuenta con el apoyo de Israel, sus rivales creen que no pasará mucho tiempo antes de que vuelva a algún cargo de responsabilidad. La dimisión no suscitó comentarios en Israel y el informativo más largo de Radio Israel, la emisora oficial, ni siquiera mencionó que Dahlan, de 46 años, había dimitido. Dahlan es el segundo líder palestino que dimite a raíz de lo ocurrido en Gaza, después de Rashid Abu Shabak, un estrecho aliado de Dahlan. Por otra parte, la aviación israelí mató ayer a tres milicianos de la Yihad Islámica en un ataque con misiles contra un vehículo. Lucha conta Hamás Mohamed Dahlan, junto a un militar palestino, en una foto tomada en octubre del año pasado REUTERS Mueren quince soldados al estallar un polvorín en Siria a causa del calor EFE DAMASCO. Al menos quince soldados han muerto y otros cincuenta han resultado heridos a causa de una explosión de munición en un cuartel militar sirio cerca de la ciudad de Alepo, norte del país, informó una fuente oficial siria, que pidió el anonimato. La explosión fue consecuencia del calor extremo que sufre esta región cercana a la frontera con Turquía y no de un acto terrorista. La mayoría de los heridos lo son de carácter leve y han sido atendidos en hospitales de Alepo, que se encuentra a unos 15 kilómetros del campamento, por cortes causados por cristales, según un comunicado oficial del ejército. La mayoría de estos militares heridos dejaron el hospital poco después de ingresar y de ser curados por los médicos, aunque un número indeterminado ha ingresado en unidades de cuidados intensivos debido a la gravedad de sus quemaduras. Todavía se desconoce la cantidad de explosivos, principalmente proyectiles de artillería, que han estallado, pero los testigos han asegurado que la detonación se pudo escuchar a varios kilómetros. El comunicado oficial descartó de plano la posibilidad de que se trate de un sabotaje y lo atribuyó a la extrema sensibilidad del material explosivo almacenado en el cuartel a las altas temperaturas. Sin embargo, según el canal de televisión qatarí Al Yasira, la explosión se debió a un incendio declarado cerca del cuartel. Paradigma de la corrupción de Fatah, se sospecha que se embolsó millones de dólares del Ejército