Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26- -7- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 77 CAMBIOS EN LAS PRECIPITACIONES EN EL SIGLO XX Latitud 400 N a 700 N Lluvias Contribucion de la actividad humana Incremento +62 mm 50- 85 Lluvia total (1961- 90) Cambio observado (1925 a 1999) 600 mm CANADÁ EUROPA RUSIA Latitud 0 a 30 N 0 0 Lluvias Contribucion de la actividad humana ZONA SIN DATOS Decreciente- 98 mm 20- 40 Lluvia total (1961- 90) Cambio observado (1925 a 1999) 1.400 mm Litros por metro cuadrado Latitud 00 a 300 S Lluvias Contribucion de la actividad humana Incremento +82 mm 75- 120 %1.445 mm ABC Cambio observado (1925 a 1999) Lluvia total (1961- 90) La actividad humana alteró los patrones de lluvia durante el siglo XX Un estudio revela por primera vez la contribución del hombre al régimen de precipitaciones en algunas regiones del planeta ARACELI ACOSTA MADRID. No eche la culpa al hombre del tiempo porque es el hombre, en mayúsculas, es decir, las actividades humanas, las que han provocado un cambio en los patrones de precipitación a lo largo y ancho del globo. Si la influencia humana en el cambio regional de temperaturas ya había sido demostrada, una nueva investigación deja sentada ahora, por primera vez, la huella humana sobre los patrones de lluvias en el siglo pasado. Los cambios inducidos por el hombre no habían sido detectados en estudios globales de precipitación, en parte porque la sequía en algunas regiones compensaba la humedad en otras, reduciendo la señal global, dicen los investigadores en Nature Esta huella que han ido dejando los hombres pasa por un incremento de la lluvia y la nieve en las regiones del Norte, condiciones secas en las áreas tropicales al norte del Ecuador y un aumento de las precipitaciones en las zonas tropicales del sur. En el estudio, dirigido por Xuebin Zhang y Francis Zwiers, de la División de Investigación Climática del Instituto Ambiental de Canadá, han participado también investigadores de otros seis centros de Estados Unidos, Reino Unido y Japón. Los científicos estudiaron los efectos combinados que los cambios en las concentraciones en la atmósfera de los gases de efecto invernadero y aerosoles sulfatados han tenido en la precipitación global durante el siglo pasado. Los gases de efecto invernadero y los aerosoles sulfatados son producidos por la quema de combustibles fósiles. las condiciones medias en grandes regiones, y se comparan con los cambios anticipados debidos a la influencia humana sobre el clima, los científicos han determinado que el cambio climático inducido por el hombre ha causado la mayoría de los incrementos de precipitaciones observados al norte del paralelo 50, una franja que incluye Canadá, Europa del Norte y Rusia. Los investigadores aportan cifras precisas sobre la contribución antropogénica a ese incremento de las lluvias entre los paralelos 40 y 70 norte: nada más y nada menos que dos tercios de culpa en una horquilla que va del 50 al 85 por ciento. Y el cambio observado en la precipitación total anual es de 62 litros por metro cuadrado entre 1925 y 1999. En el hemisferio sur, hasta 30 grados de latitud, el incremento observado, de 82 litros por metro cuadrado, se achaca en su mayoría al hombre, entre un 75 y un 120 por ciento. Las actividades humanas también han hecho importantes contribuciones a la sequía observada en una amplia región al norte del Ecuador, como México, Centroamérica y África septentrional. Aquí el descenso de lluvias se ha cifrado en 98 litros por metro cuadrado, y la contribución humana se cifra entre un 20 y un 30 por ciento, siendo la mejor estimación un tercio. Unos cambios que sin duda han tenido efectos significativos sobre los ecosistemas, la agricultura y (Pasa a la página siguiente) Los modelos recogen una caída de lluvias en España Si bien este estudio no recoge datos concretos para la banda latitudinal de España y sur de Europa, José Manuel Moreno asegura que los modelos han apuntado a una caída de las precipitaciones en nuestro país, y probablemente se comprobará. Y es que en este estudio las latitudes intermedias han quedado en claroscuros -dice- pero lo que sí está claro es que la contribución antropogénica estará en el mismo orden, entre un 50 y un 85 por ciento. En Midiendo la culpa Durante el siglo XX, los registros climáticos indican que hubo cambios importantes en los patrones de precipitación en todo el globo. Si nos fijamos en el capítulo dedicado a Europa del informe del IPCC se trazaba claramente una línea divisoria entre el norte y el sur de Europa. Así, las temperaturas aumentarán de manera más acusada en el norte en invierno, mientras que en el sur, centro y este del continente los mayores rigores se vivirán en verano; las precipitaciones crecerán en el norte y se comportarán de forma contraria en el sur, afectando de la misma manera a la productividad agraria y forestal que, en este último caso, también decaerá en el centro y este de Europa, mientras que la escorrentía aumentará en el norte y disminuirá en el sur.