Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS JUEVES 26- -7- -2007 ABC La cordura de Springfield POR ANA MERINO Lisa Simpson redime a la pequeña ciudad de Springfield cuando toca el saxofón. Entre sus dedos musicales y su aliento de niña prodigio la cordura aprende a dibujar el ritmo de las cosas. La música le ayuda a digerir el mundo absurdo de los adultos irresponsables y a su vez se abstrae de una infancia rodeada de niños que no la comprenden. A Lisa le ha tocado ser la inteligencia sin maldad que se cuestiona el presente. Es vegetariana e izquierdista, la niña impregnada de filosofía budista que tal vez pudiera de mayor salvar a su propio país de sus lamentables y caricaturescos presidentes. Lisa es una gran lectora, una niña buena que también se equivoca, se pelea con su hermano Bart, se enfada y se lamenta. Pero es paciente y cariñosa y aunque reconoce las profundas diferencias que separan su universo del de sus padres, nunca deja de quererlos. Tal vez por eso Lisa sea el eje central que permite la supervivencia de la serie, el pálpito de cordura intelectual que da equilibrio al humor satírico, desgarbado y corrosivo de los otros personajes. También existe otro personaje capaz de fabricar armonía. En este caso su instrumento es la paciencia anudada al ritmo cotidiano del hogar. Marge Bouvier Simpson representa la cordura familiar. Una madre que renuncia a muchas cosas por tres hijos y un marido al que quiere pese a todo. Su serenidad nos reconforta, y la paciencia infinita que siente por el cafre de Homer nos sorprende. Sin embargo, esta entrega sacrificada a la causa familiar desespera a sus hermanas gemelas Selma y Patty. No ven a Homer como al hombre ideal. Reconocen sus defectos y le martirizan para que sea consciente de la suerte que ha tenido al casarse con Marge. ¿Por qué el mundo de Springfield tiene tan pocas mujeres? Es cierto que Lisa y Marge son los personajes con más integridad y sensatez de toda la serie, y que su visión de las cosas aporta el equilibrio en muchas de las historias. Son las damas de la moraleja con la que se cierra un cuento que trata de interpretar a través de la sátira una sociedad en decadencia. Por otra parte, los otros personajes femeninos que destacan en la serie giran en torno al falso estereotipo de la mujer sola y amargada. Patty Bouvier pasa las horas fumando cigarros y despreciando a su cuñado Homer, mientras hace exámenes oculares para otorgar o denegar los permisos de conducir. Su hermana Selma, otra fumadora empedernida, no ha podido soportar la soledad y se ha casado y divorciado dos veces mientras se consuela con la compañía de una iguana que tiene de mascota. La frustración que transpiran las dos gemelas coincide con la de la maestra de Bart, Edna Krabappel. Otra mujer fumadora, divorciada y dolorida por las circunstancias. Cuando Matt Groening inventó la ciudad de Springfield se olvidó de las posibilidades que tenían las mujeres como personajes. A Lisa le dio la inteligencia pero no la capacidad para cambiar el mundo. A Maggie le dio la paciencia maternal pero no el espíritu crítico capaz transformar su propia familia. Con Patty y Selma quiso homenajear a las brujas y reconocer su incapacidad para entenderse con las mujeres. Edna tal vez fue un espejismo distorsionado de los años en los que la escuela era un infierno. La cordura de Springfield depende de Lisa, de que pueda escapar de los dibujos y reivindicar sus sueños sin que suenen a parodia.