Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26- -7- -2007 40 67 Valle- Inclán viaja a Nueva York de la mano del Centro Dramático Nacional JULIO BRAVO erardo Vera ha tratado de abstraerse en las últimas semanas de la vorágine política que le rodeaba- -el relevo en el Ministerio de Cultura y los consiguientes nombramientos- porque tenía en mente una importante cita: el estreno en el prestigioso Lincoln Center de Nueva York de Divinas palabras el montaje de la obra de Valle- Inclán que el propio Vera estrenó hace unos meses en el Centro Dramático Nacional. Es la primera vez que el CDN viaja a Nueva York dice orgulloso. Divinas palabras se podrá ver desde hoy y hasta el sábado en el Rose Theater, dentro del festival que celebra estos días el prestigioso Lincoln Center; el certamen comenzó el pasado día 10 y la compañía española presentará su montaje como clausura. La intrigante obra del subversivo autor español Ramón del Valle- Inclán (con estos términos se refieren los responsables del Lincoln Center al montaje que se ofrecerá en español, y con prácticamente la misma compañía- -Pilar Bayona sustituye a Alicia Hermida- -que lo hizo en Madrid) Divine words G era casi ritual. Algo había en el espectáculo de ceremonia extraña, bastante turbia, bastante pasional, energética y esencial, y eso hacía que el espectador se quedara entregado a lo que estaba viendo Personalmente, Gerardo Vera cree que este Divinas palabras es un punto de inflexión en su carrera. Hice un trabajo muy físico y muy emocional con los actores. Les exigía una dedicación y una entrega que les hacía en ocasiones rebelarse, pero que es donde yo me siento cómodo como director. Tiene que ver con la obsesión que tengo de hacer las cosas con verdad y apelando a los sentimientos. Es muy difícil que intereses al público a partir de personajes que dicen pero no sienten. Y eso es algo que en el cine ocurre mucho Asegura Vera que este Divinas palabras fue también una especie de piloto de futuros montajes. Quiero que el CDN sea para todo el mundo; que tenga una vocación popular, con obras que no segreguen a ningún tipo de público. Quiero ver obras de integración de espectadores, que atraigan a los jóvenes al teatro, pero también a la gente madura, a los mayores. Y con una sensibilidad contemporánea Confiesa orgulloso que los responsables del Lincoln Center Festival se quedaron muy impresionados cuando vieron nuestro montaje de Divinas palabras Vino una comisión a ver la función un domingo y a mí ya me llamaron del ministerio el miércoles o el jueves diciéndome que en Nueva York querían la producción, y que le querían dar un sitio importante con la clausura. Es algo muy importante porque es la primera vez que una compañía española actúa en Nueva York en un festival de estas dimensiones. Es entrar por la puerta grande Admirador confeso- -casi devoto- -de Valle- Inclán, se siente especialmente orgulloso de poder llevar al autor gallego a Nueva York. Yo dirigí Divinas palabras cuando estaba en la facultad. Y hace poco, la madre de Ana Zamora (el padre hizo la música en aquel montaje) me regaló el libro original de la colección Austral, que yo usaba como libro de dirección. Ese amor por Valle, que es un autor de una envergadura internacional, me lleva ahora a un festival de envergadura. Es muy bonito Por la puerta grande Divinas palabras es uno de los trabajos de los que más orgulloso se siente Gerardo Vera. El director del CDN ha firmado desde su llegada dos montajes: el de la obra de Valle y Un enemigo del pueblo de Ibsen. Para la temporada próxima prepara El Rey Lear con el actor argentino Alfredo Alcón como protagonista. Son tres montajes complementarios, con tres estilos distintos, pero que caminan en una misma dirección. Yo quería hacer un Valle, quería hacer un clásico contemporáneo como es Ibsen y quería hacer un Shakespeare Son, también, asegura, tres miradas que tienen que ver con lo que yo creo que tiene que ser un teatro nacional para la ciudadanía, y que concite el mayor número de voluntades y de públicos. Divinas palabras tuvo mucho público joven. La prueba de fuego son los institutos, que siempre dan mucho miedo por el lenguaje que emplea Valle, por el desnudo final de Mari- Gaila; y el silencio Tres miradas Jesús Noguero y Elisabet Gelabert, el Séptimo Miau y Mari- Gaila, en Divinas palabras ABC Más información sobre el festival en: http: www. lincolncenter. org